santana-1

“Pasamos tres años de mucha angustia”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Alejandra Santana, madre de Agustín Cañelas, uno de los jóvenes que absueltos en el juicio • Relató lo que pasaron en este tiempo, y espera que se haga justicia para la familia del joven olavarriense. 

santana-1

 

Si bien para a la familia de Darío Duarte fue doloroso conocer el fallo, para las familias de los imputados que fueron absueltos la situación fue distinta. Luego de tres años y medios del hecho les llegó la tranquilidad de que sus hijos fueron absueltos.

Alejandra Santana, madre de Agustín Cañelas, resaltó que “nosotros supimos desde el primer día lo que había pasado. Agustín estuvo ese día pero él no se peleó, sí vio lo que había pasado y lo que nos contó a nosotros fue lo mismo que declaró y sostuvo el mismo relato hasta el final. Todavía no entendemos por qué lo involucraron de esa manera. Gracias a Dios los jueces que nos tocaron en el Tribunal fallaron según las pruebas que había y se dieron cuenta que no había elementos para acusarlo a Agustín”.

Según indicó, “toda esta situación tuvo a la familia nerviosa por tres años y medio. El martes fue el peor día porque teníamos miedo de que así como en su momento lo metieron preso injustamente, se lo condenara de la misma manera. Estamos muy agradecidos al Tribunal así como a la doctora Fernanda Montero que desde el primer día le creyó a Agustín e hizo todo para demostrar qué lo habían involucrado injustamente”.

“Nosotros no entendíamos nada cuando llegó la policía a los pocos días del hecho y se lo llevó detenido. Quedó en Alberti un mes y quince días, donde íbamos todos los días a llevarle comida y agua a él y otros presos. El comisario de Alberti, por suerte nos contuvo mucho y nos dio apoyo, dejándonos llevarle lo que necesitaba Agustín. Por suerte después se lo dejó en libertad y tratamos de recomponernos de la mejor manera posible. Agustín logró tener permiso para trabajar, firmando todos los meses y pidiendo permiso para hacer los viajes. Afortunadamente sus empleadores entendieron la situación y le permitieron trabajar, sino no sé que hubiera pasado”, manifestó Santana remontándose a lo vivido durante estos tres años.

“Pasamos tres años con mucha angustia e impotencia. Después del fallo quedamos todos shockeados. Tuvimos miedo porque podía pasar cualquier cosa, y temíamos la injusticia. Llorábamos todos ese día, y cuando escuchamos que lo absolvieron fue un alivio tremendo”.

“Nosotros entendemos el dolor de la familia de Duarte. Pero Agustín no le pegó y mucho menos estuvo involucrado en su muerte. Esperamos que se haga justicia también para ellos. Todavía falta la instancia del juicio de menores. Deseamos que se conozca la verdad y se haga justicia para todos”, concluyó.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •