Mutilaron el caballo de niño de 13 años

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El hecho ocurrió entre la noche del lunes y la madrugada del martes • El miércoles familiares y vecinos se reunieron frente al Destacamento pidiendo justicia • La comunidad se solidariza y realizarán acciones para comprar un caballo para el niño.

Entre la noche del lunes y la madrugada del martes, inescrupulosos robaron un caballo que se encontraba en un corral que existe desde hace tiempo en el predio ferroviario del ferrocarril Sarmiento de la localidad de Gowland. Enfrente, mora la familia propietaria. Su propietario era un niño de 13 años que con mucho esfuerzo, y con la ayuda de su familia y amigos hacía un mes que había logrado adquirir al animal. Era aquel que había soñado y trabajado duro por tener.

La tormenta hizo que la familia dejara atado al animal para su protección, sobre todo ante la probabilidad de caída de granizo para que no sufriera ninguna lesión. Hasta alrededor de la 1 de la mañana el animal estuvo en el lugar, según observaron quienes habían estado en la vivienda compartiendo una cena.

Pero a las 6 de la mañana, cuando el padre de familia salía para ir a trabajar observó que el animal no estaba y dio aviso al resto de la familia. Y a su vez, varios amigos tomaron conocimiento del hecho y comenzaron a buscar al animal. Se trataba de un tordillo blanco.

Enzo Lucero, el joven dueño del caballo – cuyo nombre era “Comadreja” – comenzó a buscarlo. Encontró un rastro que lo llevó, con todo su coraje entre las vías del ferrocarril y de allí en dirección a las cavas de la conocida reserva del arroyo Balta. Allí se encontró con el horror: habían mutilado y despostado al animal que tanto amaba.

Por el hecho se inició una causa judicial por “Abigeato”, con instrucción de la UFI N° 6 a cargo del doctor Luis Carcagno.

Dolor

Destrozado, fue en busca de familiares y amigos que posteriormente realizaron la denuncia policial correspondiente en el Destacamento de Gowland.

El hecho causó gran conmoción en la comunidad, al punto de que en la tarde noche del miércoles muchos vecinos se acercaron hasta el Destacamento para conocer las novedades del caso, pedir justicia por el hecho y medidas preventivas para que este tipo de aberraciones no vuelvan a ocurrir. Hasta el momento, si bien se estaba investigando no había novedades respecto a la autoría del hecho.

Daniel Lucero, padre de Enzo, dueño del caballo

Daniel Lucero, padre del niño, contó: “El domingo volvimos de la  Rural, la pasamos muy bien. Y el lunes nos encontramos con esto” y agregó: “La gente que lo mató sabía lo que hacía. Le sacaron bien los cuartos y lo trabajaron muy detallado. El cuchillo que usaron era muy bueno y todo”

“Nosotros vamos a seguir hasta el final. A mi hijo le hicieron mucho daño, y al animal lógicamente también. Para nosotros el caballo era parte de la familia”, expresó.

Además, la solidaridad no se hizo esperar. Los vecinos comenzaron a idear acciones solidarias para ayudar al niño a volver a tener un caballo, ya que lo apasionan estos animales, realizar destrezas y participar de desfiles gauchos. Si bien son conscientes que no podrán devolverle el animal que tanto apreciaba y luchó por conseguir, aspiran a devolverle las esperanzas y animarlo a continuar con la pasión que tiene a tan corta edad.

En cuanto a la presencia vecinal en el lugar, Lucero indicó: “la gente vino porque no quieren que esto siga pasando. Todos tienen animales mansos. No tenemos conocimiento de que hayan pasado más cosas. Pero no queremos más hechos”.

Las iniciativas solidarias son muchas, y se darán a conocer en los próximos días por distintos medios de difusión para todos los que quieran colaborar con esta causa.

Una fuerte amistad

Según cuenta la familia, a Enzo desde muy pequeño le encantan los caballos. Comenzó a realizar algunas tareas rurales para poder estar cerca y además le gustaban los desfiles.

Cuando hace un mes pudo finalmente adquirir a “Comadreja”, ya domado por un reconocido vecino de la zona, su felicidad fue plena. La docilidad del animal animaba a una férrea amistad que se estaba dando. Hacía una semana que lo habían llevado al lugar de donde fue sustraído.

Enzo se pudo dar el gusto de desfilar con su caballo el pasado domingo 7, en la Expo Rural. Pero la emoción duró poco porque al otro día ocurrió la tragedia.

“Imagínense lo que fue para mi hermano de 13 años ver a su animal así, destrozado, con el corazón partido en mil pedazos y lleno de tristeza. De verdad que no tengo palabras, ya no me sale nada. Estamos todos muy mal, tristes, llenos de odio e impotencia”, expresó su hermana Julieta.

Enzo junto a “Comadreja”, el caballo que logró comprar con mucho esfuerzo
  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*