Día del Periodista

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

http://www.eleskritor.blogspot.com

Esencia. Qué palabra que se va perdiendo con el paso de los años. Se va desfigurando cuando aparece el maldito dinero, el vil metal. En pos de ganancias más acumuladas, se va perdiendo el foco sobre la pureza de las actividades, haciendo que las mismas muten en virtud de lo más cómodo que es alcanzar una tremenda calidad de vida, sacrificando la calidad del hacer.
En el día del periodista he visto tremendos discursos sobre la libertad de prensa y el periodismo independiente y la duda acerca de la existencia de ambas utopías se hace cada vez más fuerte en virtud del método cartesiano.
Me pregunto yo: ¿existe la tan anhelada libertad de expresión cuando se condena a una persona por sus dichos, por más aberrantes que sean? Existe la independencia en el periodismo cuando las empresas periodísticas dependen a 100% de los auspiciantes que le dan vida al medio?
Cada vez Descartes se me hace más gigante. Me lo imagino en una gigantografía como acto del periodismo independiente. Una imagen de Descartes haciendo así con las dos manitos, como diciendo “¿Dónde está la independencia y la libertad de expresión?
Creo que tenemos que reflexionar sobre eso. Más un día como hoy, en el cual se conmemora el nacimiento de La Gazeta de Buenos Aires, el primer periódico patrio fundado por el abogado y periodista Mariano Moreno, asesinado en alta mar por alguien que lo quería callar. Nada ni nada menos que su compañero de la Primera Junta, Cornelio Saavedra. Lo mandó en una misión diplomática hacia Inglaterra. Durante la embarcación sufre una descompensación y lo curan con veneno, una orden emanada del propio Cornelio.
Acá se pueden hacer miles de metáforas con quienes quieren acallar las voces disidentes y molestas al statu quo vigente en una época determinada. Sin embargo, hay periodistas que luchan día a día por enfrentarse a la verdad a cualquier precio. Incluso la propia vida, como la que le costó al reportero gráfico, José Luis Cabezas, que congeló una imagen que le costó la vida. O al propio Rodolfo Walsh, que inventó un género literario, la novela de no ficción, que después utilizó Truman Capote en “A Sangre Fría”, contando un hecho sucedido en la realidad pero contado narrativamente como una novela: es el caso de “Operación Masacre” (1957), que narra el asesinato a mansalva de un grupo de personas en un basural, durante la dictadura de Aramburu. Y la famosa Carta a la Junta Militar de 1977 que le costó la vida.
Por eso, antes de hablar de periodismo independiente y de libertad de expresión, hay atrás toda una historia sangrienta y nacional, que hay que revisar para no repetir. Para que se pueda hablar sin pelos en la lengua y sin la necesidad de poner un manto “moral” e hipócrita sobre las cuestiones que nos afectan a todos.
Una hermosa profesión como esta se honra de esta manera. Sacando a la luz lo que el poder no te deja mostrar porque no le conviene. Teniendo de aliado a un pueblo que espera información rigurosa y sin falsas y dolosas confusiones en detrimento de la verdad y a beneficio del bolsillo del editor.
A todos aquellos los que luchan por hacer un periodismo responsable y sin la necesidad de venderle alma al diablo, feliz día.

Autor: Agustín Castro

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Abogado, periodista y artista. Integrante del grupo Otra Vez Vos

Deja un comentario

*