antenas-telefona-celular

Cuatro propuestas inspiradas en París para abordar la contaminación electromagnética en Mercedes

  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

El Parlamento francés aprobó una serie de medidas muy similares a las presentadas al Concejo Deliberante hace dos años • Aunque el cuerpo las ignoró, nunca es tarde para ponerlas en práctica.

(Por CFG) Una reciente ley francesa (ver aparte) gira sobre puntos que la población de Mercedes conoce a través del debate que tuvo lugar en estos años a partir de la resistencia vecinal a los intentos de instalación clandestina de antenas de telefonía celular. Básicamente, salvando las distancias y las épocas, cuatro medidas de la ley aprobada en el Parlamento galo están incluidas en el documento de sugerencias que la comisión “Vibromancia” elevó al Concejo Deliberante de Mercedes: censo de antenas, medición de campos, freno a la ampliación del wi fi y campañas de concientización al público.

antenas-telefona-celular
Francia hará un censo de antenas y una medición de campos en todo el país.

Fue evidente el desinterés del Honorable Cuerpo en el aporte de estos vecinos. Por un lado, el pedido de banca participativa para explicar las propuestas, nunca tratado, fue archivado recientemente luego de dos años en espera. Por otra parte, la sanción de dos ordenanzas en el año 2012 sobre antenas de telefonía celular no recogió ninguna de sus sugerencias.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la nueva legislación no resolvió las periódicas movilizaciones barriales contra los proyectos de instalación de antenas, nunca es tarde para poner en práctica una agenda de posibles iniciativas.

Censar, medir, planificar

Las siguientes son medidas prácticas, que no implican inversiones millonarias ni la paralización de las comunicaciones, y que están en sintonía con la ley aprobada en Francia (para quienes sólo se contentan con el conocimiento de origen foráneo):

1. Control de Radiaciones: Un comité técnico municipal debe controlar el nivel de emisiones periódicamente, y prevenir posibles focos de excesiva concentración. Esto permitirá trazar un mapa de campos a nivel local, y buscar emplazamientos óptimos para los nuevos mástiles y transmisores. El equipamiento básico para esta tarea NO es inaccesible: se puede comenzar con menos de 50 mil pesos.

2. Censo sobre las fuentes de emisión (antenas y torres, líneas de alta y media tensión, transformadores): Esta información debe ser recogida y expuesta en una página de internet para su fácil consulta. No es una tarea titánica: Mercedes no tiene la compleja maraña de dispositivos que tienen las grandes urbes. En EE.UU esta información se encuentra totalmente sumariada y disponible para el público (www.antennasearch.com). Allí también es pública la localización de futuras torres y antenas pendientes de aprobación.

Estas dos medidas serán crecientemente importantes por dos motivos:

• En primer lugar, para planificar un saneamiento en el futuro, desactivando focos de contaminación peligrosos (un trabajo reciente de la Univerisidad de Guadalajara coincide con la investigación de Mercedes: la combinación de campos triplica los riesgos asociados con la exposición de campos electromagnéticos).

• En segundo lugar, para poder tener bases técnicas que permitan decidir sobre la conveniencia de ubicación de las antenas en el futuro.

Actualmente, ambos problemas están a la deriva: instalar una nueva antena es una aventura sin final conocido, repleta de conflictos con el entorno; y los vecinos que, como en la zona céntrica, están expuestos a un cóctel de radiaciones (transformadores, antenas de telefonía y wi fi, todo junto), no tienen esperanzas de que algún día se pueda iniciar un plan de saneamiento de la zona sobre bases científicas.

►Informar, recomendar, prevenir

Dos medidas más son casi gratuitas. Se trata de gestos simbólicos, de advertencias de las autoridades que permiten amplificar el cambio social necesario para abordar el problema:

3. Frenar la ampliación del wi-fi: Se debe hacer oficial una advertencia pública para evitar la proliferación innecesaria del internet inalámbrico, sobre todo en escuelas y en lugares donde concurran niños por largas horas. Las microondas del wi-fi no sólo son daniñas para la salud: también dificultan enormemente la concentración de los estudiantes. Los hogares también son víctimas de la falta de conciencia: mucha gente vive con el módem encendido las 24 horas, y algunos hasta lo tienen en su dormitorio.

4. Lanzar campañas de educación sobre los riesgos de los CEM: Se debe informar en extenso sobre los riesgos que trae aparejada la utilización de celulares para la salud, sobre todo en niños y niñas menores de 13 años. Hace falta un verdadero cambio cultural, que revierta la tendencia a una relación adictiva con los celulares. También fomentar la utilización de elementos atenuadores de la radiación, como el uso del altavoz y el accesorio “manos libres”.

No son soluciones mágicas: son apenas un primer paso para comenzar a estudiar el problema en serio. Y estar en sintonía con lo que sucede en el mundo.

Autor: Redacción

  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

1 comentario

Deja un comentario

*