“Wilder Deluca nos puteaba si no íbamos a la clase de guitarra”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Declaraba “El Moco”, apodo que le valió llevar los mocos colgando cuando era un niño •  Creció en el barrio de La Trocha, donde hoy organiza el “Rock en el Galpón” •  Fue alumno de guitarra y se desempeña en el bajo •  Malditos Federicos, Looser, La Big Family, Dry Mouth y Revolver son 5 de sus grandes creaciones •  Organizó el último Mercedes Rock y tocó en el primero.

Por Agustín Castro

La puerta del garaje de la casa de la 24 se abre y sale “El Moco”, apodo un tanto escatológico que se ganó de chiquito porque cree que andaría con los mocos colgando.  Dentro del garaje, hay una guitarra o bajo enfundado apoyado sobre un amplificador y mucho desorden del cual se disculpa. Atravesamos una suerte de pasillo y parece que entras a otra dimensión con un plasma que plasma el partido del barza contra el Munich. “Me encanta el fútbol”, confiesa y pone la pava. “Estamos en un torneo amateur con la marca Goodyear de la 16, el de la Chancha Rinaldi. Soy central y DT. Justo este sábado empieza el campeonato y me reparto entre el fútbol y el rock n´roll”, cuenta.

Adrián nació el 16 de noviembre de 1974 en Mercedes. Su padre falleció en el ´89. Era ferroviario jubilado y antenista. Casualmente falleció en un accidente cayendo de una antena. Su madre es jubilada del Servicio Penitenciario. Se llama Nilda Gutiérrez. Tiene dos hermanos: Sergio, jubilado penitenciario y Nora, empleada municipal.

Se crio en el barrio de La Trocha, más específicamente en el Barrio San José. Era la calle 25 donde corta el portón de la cárcel. Allí jugaba mucho con Daniel Castelli, Carlitos Siri, los Vila, todos chicos que ahora se fueron a vivir a Mar del Plata. Allí vivió hasta los 17 años.

El jardín de infantes lo arrancó con el “Cabeza” Martínez en la calle 44 y 27. La primaria la hizo en la Escuela 2 y un año de la secundaria en Nacional de donde lo echaron. Terminó en San Patricio. “Mi mamá me llevó de la oreja porque me habían expulsado de Nacional. Y yo no quería saber nada. Uno tiene prejuicios desde afuera y desde adentro del Colegio. No quería entrar al colegio. Estaba el Lechón. Y ese año vino a la puerta Fabián Dufourquet que ahora falleció. Y me dice: ´ ¿vos sos el pibe nuevo?, “sí”, le digo y me llevó y me presentó a varias camadas de compañeros. Terminé con 21 años el secundario. Imagínate que estuve a cargo de mis compañeros en Bariloche. Los padres fueron unos inconscientes. Ni en pedo le dejo hoy a un hijo a un pibe de 21 años. No sé por qué pasó. Hoy no lo entiendo. Te lo juro. Yo entré y era compañero de Martín Nossa, el ´Gato Révora´, Ramiro Cárdenas, Rosendo Uncal Basso, Espil, una pandilla, Manassi, el Lolo Lione, los dos hernánde, era una banda importante. Promo ´82. Y después tuve un montón de compañeros más. Sebas Mones Ruiz, por ejemplo, y me terminé recibiendo con Peto Baldoni, con Sergio López Escriba, con Hernán Tassara, que tiene la heladería, un montón de pibes con quienes la pasé bárbaro en la secundaria”.

Residió en La Plata durante 3 años estudiando periodismo. Resultó ser un fracaso, según cuenta, porque la facultad de periodismo de La Plata estaba muy politizada y sus docentes se adherían a todos los paros, por lo que no tenían clases nunca. De 7 u 8 meses de ciclo lectivo tenían uno. Y mucho tiempo libre para armar bandas. Se juntaban a tocar con los platenses. Corría el año ´87. Una época de hiperinflación que hizo que Adrián se volviera a Mercedes ya que no le alcanzaba la plata para mantenerse. Para esto, trabajaba en el Servicio Penitenciario de La Plata a los que les tuvo que pedir permiso para volver a su ciudad natal. No lo dejaban volver. En La Plata, conoció al padrino de su hija más chica, con quien iba a ver a Los Redondos. Se había ido a vivir con él padeciendo un mal de amores. Blas D´Ángelo era un abogado platense con quien había engendrado una gran amistad. Vivían en pleno centro de La Plata, en una época “medio oscura” en la vida de Adrián, quien gastaba mucha plata. Entonces se replanteó quedarse y morir o volver. Era una época de excesos.

  • ¿Ya andabas metido en el rock n´roll?
  • Sí, ya andaba con la guitarrita. Con Gustavo Zoni, compañero de la segunda promoción, nos juntábamos todos los sábados a escuchar un programa de rock en la FM, que la teníamos que ubicar con la antena de la radio. Siempre escuchábamos rock n´roll. Me acuerdo que éramos compañeros de Luis Azparren, que eran grandes guitarristas. Y le propuse ir a aprender a tocar. y fuimos a nuestro primer profesor que fue Wilder Deluca. Nos tenía cagando. Nos veía en la calle y nos cagaba a puteadas si no habíamos ido a clase. Fue mi único profesor. Habré estado 6 meses aprendiendo con él. Y después me mandé sólo.
  • ¿Pero vos aprendiste guitarra de una o empezaste con el bajo?
  • Yo tocaba la guitarra. Yo soy guitarrista. Después que tuve varias formaciones. Con la primera persona que toqué fue con el “Negro” Mandrini. Y creo que el conmigo. Éramos bata y viola. Nada más. Imagínate el quilombo que hacíamos.
  • ¿Salieron a tocar?
  • No. Ensayábamos en la peluquería que tiene en la 6 y 15. Ensayábamos en el patio y el patrullero pasaba a cada rato (risas). El negro tocaba con la bata del hermano, que es un gran baterista también. Tocaba con una Caf de cuatro cuerpos que se caía a pedazos. Yo tenía una viola con un amplificador que le decíamos la estufa. Después de los 15 minutos ponías la pava arriba y te hacías unos mates. Era de 15 watts. Sonaba y no sabes lo que pesaba eso. Antes era más difícil comprar un equipo. La primer viola que tuve se la compre al “Rata” Mármol. Una SG como la de Angus (Young, violero de AC/DC). Me acuerdo que la pagué 10 pesos y era el hombre más feliz del mundo.
Con la “Big Family” en los comienzos

Luego se fue mezclando con otros músicos: Aguado, el “Tucho”, con quienes se presentó en el año 1986 en el primer Mercedes Rock, armado por la JP, chico, amateur, donde tocó también Wilder, el “Cabeza”. Era un evento más familiar que tenía un escenario chiquito que se ubicaba frente al palacio municipal, mirando para el lado del teatro y la gente sentada en los bancos de la plaza. También se presentaron en el patio del Colegio Nacional. La banda se llamaba “Aparelo Potencial”, nombre puesto por el “Flaco” Aguado. El “Moco” tenía 18 años.

Después de dar muchas vueltas, la banda desembocó en “Looser”, una banda que tocaba mucho afuera. “Fue una época difícil donde todo se manejaba más de boca en boca.  Me acuerdo que cuando salíamos a hacer la pegatina ver cartelitos chiquitos que decían: ´Soda Stereo´en no sé qué barcito. Íbamos a Buenos Aires a ver videos. Teníamos  canales de tv y no teníamos programas de televisión. Íbamos a un lugar que se llamaba Cotorras en Capital y veíamos videoclips. Era como verlo en vivo. Las cosas que hacíamos pr ver un poco de rock. ,mi primer remera de Iron .  me la compré en John Lennon, un boliche de Flores”, recuerda. Looser se debatía entre estilos musicales. Con el “Bagre”, el “Moco”, se querían tirar más al grunge al estilo Alice In Chains, Faith No More, Pearl Jam; mientras Tucho y “El Mono” eran más el trush que estaban haciendo al estilo de Metallica. Buscaban un cambio. “Me acuerdo que para sacar los temas de Metallica teníamos que rebobinar el cassette y hacerlo lo más parecido posible. A veces grabábamos los ensayos”, cuenta mientras busca uno que le regaló una chica que le quedó de recuerdo.

Con Dry Mouth, una banda con Santana en la voz y su hijo en la viola.-

Para esto Adrián se estaba separando de su esposa. Y se va a vivir sólo. Luego convivió con una novia y se separó nuevamente. Hace 15 años que esta viviendo sólo y reflexiona: “Me di cuenta de que no puedo vivir con nadie”. Para esto la casa se convirtió en “un antro: el Cara, el Peca, el Bagre, yo, Pablo Rubio, un periodista que tenía un programa de radio. Me había llegado un disco de Mal de Parkinson y entramos a escuchar eso. Y decidimos hacer una banda entre 12. ¿Y qué nombre le ponemos? El nuestro era antipolicía y yo trabajaba en el Servicio Penitenciario y lo sabían todos. “Malditos Federicos” quedó. Eran los malditos federales en rigor de verdad, que el “Mono” Perreti se pensó que se lo decíamos a él. La cuestión es que debutamos en La Usina. Hacíamos temas de Megadeth, de Sumo, era una mezcla. Nahuel Fusco se acuerda y siempre me dice que con el “Colorado” Logiódice que ese día terminaron presos. Ahí se escuchó Mal de Parkinson por primera vez”.  La cuestión es que Malditos Federicos fue mutando y cambiando gente: entró El Turco, el Bagre, el Moco y Millo. Se pudrió la momia por unas grescas entre los integrantes que no me dejan contar en detalles.

“Revolver”, una banda tributo a Los Beatles es uno de sus últimos proyectos

Paralelamente a los “Malditos” se va gestando la “Big Family”. En un cibercafé de la avenida 29 nace. Con Gustavo Zoni eran asiduos visitantes de ese lugar, donde conocieron a quienes erían sus futuras esposas. Allí “el Moco” conoció a la mamá de Bianca, Julieta. Los dos originales de la Big Family, que luego, haciéndole honor al nombre de la banda, sumaron a un montón de músicos mercedinos como Amarilis Díaz, Arturo Bustos Berrondo, “Pirucho” Díaz, “Pali” Passaro y otros tantos. “Hay gente que pasó por la banda que ni me acuerdo cómo se llama. Había un flaco de barba que tocaba el teclado, por ejemplo. Zapábamos blues. La primera presentación fue en La Usina. Gustavo se queda sin bajo y le tuve que hacer el aguante. Pasó el Peto, Guillo Grassi, andaba Marcelo Meny dando vueltas. Y nos hicimos una gran familia”, recuerda añorando.

  • ¿Cuál fue la primera formación de la Big Family?
  • Estaba Flavia Díaz, una hermosa mujer por dentro y por fuera. “María de Mercedes” en el Facebook era la novia de “Millo” Harosteguy, el primer batero. Yo en el bajo y Gustavo en la viola. Un día lo hicimos cantar a Selva cuando asumió la intendencia. Después tocamos en varias oportunidades. En una de ellas Hernán Casciari nos dedicó unas palabras hermosas en un panfleto.
  • ¿Qué proyectos tenes?
  • Y mira. Estábamos tocando con Revolver, con Dry Mouth, donde tocaba con mi hijo Iván, y estamos organizando el “Rock en el Galpón” con la Muni y el “Mercedes Rock” con la Comisión de Músicos Mercedinos. Estamos haciendo muchas cosas desde ahí. Porque la gestión nos lo permite. Dry Mouth se disolvió porque los integrantes estaban con otros proyectos pero con Revolver continuaremos y con la vuelta de Looser.
“Looser”, una banda que tuvo por el 1995
  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*