Violencia de género a la Justicia: “Se dio un efecto dominó que ha llevado a que se haga la denuncia”

  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    16
    Shares

Así lo expresó el doctor Luis Baraldo Victorica, a cargo de la UFI N° 5 del Departamento Judicial de Mercedes, especializada en la temática • Habló de la visibilización de la problemática y el abordaje • Se instaura en los procesos el tratamiento a los violentos para evitar nuevos hechos.

Por Yesica Landola

La cuestión de violencia de género no es algo nuevo, aunque sí más visible en el último tiempo. Más allá de las luchas de empoderamiento hacia el género femenino que se vienen dando de unos años a esta parte, también hay entes gubernamentales y no gubernamentales que acompañan, asesoran y buscan proteger a las mujeres de este flagelo.

El hecho de que se conozcan cada vez más casos – y la mayoría trágicos – no es una cuestión de moda. Por el contrario, forman parte de la visibilización de una problemática que es tan antigua casi como la historia misma de la humanidad, pero que fue naturalizada por siglos.

El pasado 3 de junio, se realizó una nueva convocatoria del #Ni Una Menos, movilización en la que se exige desde hace cuatro años medidas urgentes contra la violencia de género y a favor de la igualdad de derechos.

 

Denunciar

En el Ministerio Público Fiscal de la Departamental Mercedes existe una Unidad Funcional de Instrucción, especializada en lo que refiere la violencia de género. Se trata de la UFI N° 5 a cargo del doctor Luis Baraldo Victorica.

La fiscalía se encarga de recoger las denuncias referidas a amenazas, lesiones leves, desobediencias a órdenes judiciales, impedimentos de contacto, violación a la ley 13.944 (de alimentos), entre otros delitos que en sí no están vinculados a la cuestión.

  • ¿Cómo se puede identificar cuándo hablamos de una cuestión de violencia género?
  • La cuestión de poder sobre el otro son las que marcan las cuestiones referidas a la violencia de género. Siempre pongo un ejemplo para que se comprenda más que todas las definiciones judiciales. Algo que se ve en más de la mitad de las denuncias de amenazas es una frase en concreto, y que creo que define esta cuestión: “Vos sos mía o no sos de nadie”. Con más o menos aditamentos es la frase que define esa relación, que es desigual, ese hombre que no ve a la mujer como su par, su pareja, como persona sino como una cosa que no tiene voluntad, no tiene libertad para decidir si continúa con esa relación o no; que no va a tener libertad para estar con sus hijos siquiera, o en el trabajo con sus compañeros, con la familia. La mujer en esas relaciones es “la cosa”, la que va a cocinar, la que va estar en la cama cuando él quiera… Eso es la violencia de género.
  • ¿Cómo se abordan los delitos que llegan a ser denunciados a la UFI a su cargo?
  • Los delitos denunciados que llegan a esta UFI se abordan con perspectiva de género. Y para los delitos que llamamos graves, como pueden ser homicidios, femicidios, abuso sexual, lesiones graves o gravísimos pasan a ser investigados por las fiscalías que se denominan ordinarias.

En nuestro caso el abordaje que hacemos es el siguiente: la intervención nuestra está dada a partir de una denuncia o de oficio por una intervención policial, que puede ser tanto de la comisaria o la gente que pueda realizar la denuncia en la propia fiscalía. Hay un oficina que funciona de lunes a viernes de 8 a 14 horas, que es una muy buena posibilidad por la inmediatez que tenemos ya que se hace incluso dentro del mismo edificio y si es un caso urgente, o que amerite cierta gravedad hay una comunicación directa con nosotros, y hasta se puede dar llegado el caso un contacto directo con nosotros y acelerar los tiempos.

  • ¿Cómo es hacer un abordaje desde una perspectiva de género?
  • Ello se basa en tener en cuenta esas relaciones de poder desigual o entreverlas. Si hablamos de hace veinte años atrás la justicia tenía lo que se llama la “prueba tasada”. Si iba a probar un delito para poder llegar a una condena se requerían dos testigos. Históricamente el único testigo no sirve para condenar.
Lea también:  El hockey del MRC en la liga de Lica

Hoy eso se cambió, más allá de que la forma en la que un juez pueda expresarse también realizando un razonamiento lógico de las pruebas para llegar a una conclusión. En estos casos, muchas veces el único testimonio es el de la mujer. Estas cosas pasan en el 90% de los casos ocultas entre las cuatro paredes de la casa, en lugares en los que se buscan que no haya testigos y demás. Y no solo hablamos de lesiones, daños, abusos sexuales, sino también de casos como el arrojo de un plato de comida porque “está frío”, exigir por ejemplo el planchado de ropa, golpear a los niños sin justificación. A veces el vecino no se entera que esto ocurre.

Hoy, desde lo judicial, esa perspectiva es incorporar un montón de elementos o detalles que ponen a la mujer en esa situación desigual, y que quizás tampoco logre otros testigos para justificar. Sin embargo, las lesiones, informes de psicólogos o peritos oficiales, determinados dichos de terceros que no son presenciales pero que dan cuenta de una situación violenta, y demás indicios para demostrar lo que la mujer vivió, y que en algún momento que se anima a denunciar.

La víctima llega acá aturdida, confundida por las veces que fue golpeada, y muchas consideraciones que se tienen que ver desde este marco tan particular. Estas situaciones hoy se ven con otros ojos que antes no se tenían.

  • ¿Hay mayor cantidad de denuncias porque hay más delitos o qué es lo que se dio para que en el último tiempo sean más las mujeres que se animan a denunciar?
  • Considero que es una cuestión de conocimiento. Y esto está implicado también el periodismo a través de la difusión. Más allá que los casos mediáticos suelen ser los más truculentos, sí han desnudado una realidad.

Que en la escuela se enseñe, que haya cada vez más información sobre el tema, las organizaciones que se han creado, han generado un efecto dominó que ha llevado a la gente a animarse a denunciar. Pero sobre todo, y es algo a remarcar, ha instado a que esa mujer al menos consulte, se asesore en diversos organismos que ojalá tengan más difusión, donde la gente pueda saber sí es algo a denunciar, si es algo que requiere algún tipo de asistencia y recibir consejo, guía, según corresponda.

Y ello llevaría a que se esté dando una suerte de blanqueo de situaciones que han estado, pero hoy hay más facilidad denunciar.

  • Está muy instalada en la sociedad eso del “no te metas”, que “la única denuncia que vale es la de la víctima” o “te podés meter en un problema”. ¿Quiénes pueden denunciar?
  • En principio es la víctima la que debería denunciar y quien tiene que poner en conocimiento el delito.

Pero también lo pueden hacer otras personas. Hay ciertos profesionales que por cuestiones de secreto profesional hay cosas que no pueden hacer, pero sí puede un padre preocupado por su hija, un hijo, otro familiar… Lógicamente en algún momento tendré que llegar a ese testimonio de la víctima, quien si está en una situación de violencia quizás no quiera denunciar, no se anime, no se atreva. Depende del tipo que se esté denunciando a veces nos podemos ver impedidos de proseguir.

Caso por ejemplo de las lesiones leves, que se denomina de instancia privada. La víctima es la que tiene que decir si quiere o no seguir con la causa por más que haya existido el delito.

Existen cuestiones, que considero que la gente tiene que saber, que es que el fiscal – en ocasiones – evaluando el caso y las circunstancias concretas en las que se encuentra la persona y justificándolo, puede promover de oficio la acción penal. Estos casos son cuando se observa a la mujer sometida, doblegada, con voluntad viciada o anulada por el violento; casos donde puede haber peligros para ella misma o incluso para los hijos.

Lea también:  Amplían propuestas de preservación patrimonial

En otras instancias hay que pelearla, pero se justifican correctamente dando cuenta que la víctima requiere que el Estado salga a asistirla y así continuar con la causa.

  • ¿Qué cambió en los últimos años para tratar la temática?
  • Hoy se está llevando adelante, en el marco de una fuerte campaña de información contra la violencia, distintos encuentros, conferencias, jornadas de distintas instituciones. De esta forma se llega a un mayor conocimiento y preparación de cada una de las partes que están involucradas en el tratamiento de estos temas.

Incluso el gobierno provincial ha creado Mesas locales, con referentes en Mesa provincial, para atender todas las cuestiones de violencia de género. Con esto se pretende que, sobre todo la mujer que sufre violencia, pueda encontrar canales para darle solución a ese flagelo. A veces podrá judicial, otras no. Y para esos otros casos hay muchas organizaciones que prestan asistencia. Y estas organizaciones, además, se han unido, interrelacionado con lo cual cualquier mujer que llegue a alguna de ellas va a encontrar asesoramiento. Con esto además, se busca evitar una revictimización de esa mujer que se animó a buscar ayuda, a preguntar aunque sea sobre su situación. A través de esa interrelación se conduce de una manera más natural hacia los pasos que debe seguir para salir de lo que está viviendo, que puede ser una denuncia penal o civil, una ayuda económica o cualquier tipo de asistencia.

En el Poder Judicial, desde lo penal, estamos relacionados con todas estas instituciones ya que si nos quedamos con la parte penal, la ley y todas las convenciones internacionales piden prevenir, erradicar y sancionar la violencia contra la mujer; nuestro camino termina en el juicio con una condena eventualmente. Pero hoy nos interesa que la mujer que se quedó sin casa, que no tiene trabajo, y demás sea asistida para que no ocurra que una vez que rompe el círculo de la violencia no lo pueda sostener en el tiempo y recurra a volver con el violento. Hoy todos estos organismos tratan de dar ese apoyo una vez que inició el proceso de salir de esa situación y por ello se hacen las derivaciones al CAV, al CABAJ, ONGs, acción social del municipio, o demás instituciones.

  • ¿La violencia de género es una cuestión cultural, social, biológica?
  • Creo que la gran concepción, sacando algunos casos patológicos, es que la violencia se aprende. El hombre, de por sí no es violento, aprende a serlo. Y sin dudas aprendió a serlo dentro de una familia. Y de ahí surge la concepción de que al violento, si se lo ayuda a desaprender los conocimientos adquiridos pueda llegar a ser un no violento.

Creo que esa cuestión está aún muy verde, pero se empezó a visualizar. Podemos ayudar a la mujer constantemente, pero ¿y el violento? Si no va a ser ella, que logre romper el círculo, tendrá otra pareja o a sus hijas y seguirá siendo violento. Hoy es muy importante tratar de atender a esa tercera pata de esta cuestión que es el violento.

Se están comenzando a abrir oficialmente, incluso en Mercedes, realizar terapias grupales para estos hombres. Y a través de ello se busca revertir su condición de violento. Hoy en las causas judiciales contamos con las herramientas para poder exigir exámenes psicológicos y la recomendación de algún tipo de tratamiento.

Hay casos en que las parejas vuelven a convivir, o se siguen relacionando por los hijos y se da otro tipo de relación. La intención es que esa persona no repita la conducta, y por ello es importante que se haga un tratamiento.

Hoy por hoy esa es una de las esperanzas en que estas situaciones se reviertan.

 

Denuncias en la UFI 5

De las denuncias que recibe la Unidad de Instrucción, por su especialidad, los datos que se desprenden, en un balance general, son los siguientes:

  • 500 aproximadamente son las denuncias que ingresan. De las mismas:

– 200 son vinculadas a cuestiones de género y familia

– 100 son vinculadas a hechos de violencia hacia la mujer en sus distintas formas.

  Compartir:

Deja un comentario

*