Un silencio preocupante

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Algunos sectores hay cuestionados la ausencia de ingenieros ferroviarios para el diseño de esa obra, otros hablan de improvisación, etcétera, etcétera.

Muchos aún no pueden creer que la zona más delicada de la obra de la autopista Luján Mercedes esté en crisis por un error de cálculo. Parece que los ingenieros que hicieron todo el diseño de esa obra (cortar las vías, apuntalar el puente y demás) no tomaron en cuenta el ancho de todas las máquinas que se utilizan en esas vías. Solo lo hicieron en función de una de ellas y habrán pensado que eran todas iguales: error.

Algunos sectores cuestionan la ausencia de ingenieros ferroviarios para el diseño de esa obra, otros hablan de improvisación, etcétera, etcétera.

No es la primera vez que un ingeniero yerra un cálculo (aunque es de esperar que sea la última); de hecho a metros de ahí existe un puente construido hace cerca de 80 años que tiene un problema similar: es tan angosto que dos camiones juntos no pasan. Los mercedinos y todos los lugareños conocen el puente.

Lea también:  Estado policial

Lo que preocupa es que solo existen trascendidos y fuentes no gubernamentales que hablan del error. El Director Nacional de Vialidad Javier Iguacel –quien hace poco remitió un video hablando virtudes de la obra y elogiando a Comesaña- se silenció en el Twitter cuando a diario informaba los avances asombrosos de la obra.

Lo que preocupa es que muchos medios que aún continúan fustigando los errores de De Vido y compañía nada han dicho de esta situación. Medios que otrora contaban los ladrillos que ponía la gestión Randazzo, ahora se hacen los distraídos y solo hablan de los 44 marineros del submarino.

Los funcionarios y representantes de las fuerzas nada dicen y nada parecen proponer, no ya para resolver el problema del puente que –se insiste, puede pasar- sino de tomar alguna resolución para los habitantes de esta zona que se quedaron sin trenes. Y ahora por tiempo indeterminado.

Cuando en CABA o el Gran Buenos Aires se cortaba el servicio de trenes por alguna obra, se reforzaba el servicio con ómnibus más económicos y más frecuentes que los habituales. Aquí no se hizo nada de ello.

Lea también:  Nada nuevo bajo el sol

Así como se implementó que General Rodríguez tuviera un tren a Moreno; bien se podría haber hecho lo mismo entre Mercedes y Luján. Es cierto que en principio eran 10 días y tal vez (solo tal vez) no se justificaba poner en marcha semejante dispositivo por un puñado de días. Pero ahora se sabe que el problema continuará y no es justo que los mercedinos y los vecinos en general de la zona oeste se hayan quedado sin trenes, sin respuesta y sin explicación.

Cuando se habla de la pluralidad de medios se habla de esto. De un sistema que le permita a los pequeños medios del interior informar a la población (y por intermedio de las web al mundo) de los acontecimientos que muchas veces los grandes medios omiten. O se hacen los distraídos.

Les puede molestar a los amantes del actual gobierno nacional y provincial, pero es claro que los gobernantes cuentan con un blindaje mediático que el kirchnerismo nunca tuvo.

El silencio no es bueno. Habitualmente es cómplice. Y los argentinos eso ya lo aprendimos.

  Compartir:

2 comentarios

Deja un comentario

*