Un logro difícil de igualar

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La meteórica vida política de Wado De Pedro lo instala como el primer dirigente político mercedino en muchos planos.

Por Javier Guevara

La meteórica vida política de Wado De Pedro lo instala como el primer dirigente político mercedino en muchos planos. Ese hito ha quedado opacado por una disputa política pocas veces vista. Los méritos de este joven mercedino han sido generadores de manifestaciones peyorativas por parte de algunos convecinos para quienes -tal vez- la imagen de Wado los pone frente a sus propios fracasos.

A punto de integrar el panel de oradores de apertura de las Jornadas de Actualización de Derecho Civil a realizarse en la ciudad, De Pedro fue designado como secretario general de la Presidencia de la Nación.

Estaba previsto que el diputado mercedino integre el panel de oradores que abrían las jornadas por varios motivos: como diputado nacional formó parte de la comisión bicameral que reformó y unificó el Código Civil y Comercial de la Nación; es el representante del Poder Legislativo en el Consejo de la Magistratura de la Nación; y es abogado, con un master en políticas públicas.

La carrera de Wado tuvo logros importantes en años recientes. Fue el primer caso de un mercedino que ocupe un lugar de tanto privilegio en la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires (octavo lugar). El Congreso Nacional Justicialista –que se reunió en mayo de 2014 en Parque Norte– lo eligió Vicepresidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista. Wado también es apoderado del Justicialismo bonaerense.

Y ahora es el primer mercedino es ocupar la secretaría general de la Presidencia.

Y todo ello con menos de 39 años. Que es la edad que cumplirá el próximo mes de noviembre.

¿Alguien recuerda algún mercedino que en un proceso democrático haya realizado una carrera política tan brillante? De ser aporreado por las fuerzas de seguridad en la crisis institucional del 2001, a ser secretario de la presidencia en el 2015. Una carrera única no solo en Mercedes, sino –tal vez– en el país.

A fines de los 90, el PJ mercedino estaba orgulloso de contar a un reconocido dirigente gremial, como lo era Carlos Etchehún, en el ‘triunvirato’ de la CGT y en Consejo Nacional del partido.

En el gobierno de Raúl Alfonsín existieron secretarios y subsecretarios de Estado (como Pety Dulevich y Roberto Bigatti, por nombrar solo a dos).

Pero por primera vez en 32 años de democracia un joven nacido y formado en esta ciudad, tiene la relevancia política a nivel nacional que adquirió De Pedro al convertirse –el pasado miércoles– en secretario general de la presidencia.

Independientemente de las simpatías o antipatías políticas, la designación de Eduardo Wado de Pedro en la Secretaría General de la Presidencia, debería ser una noticia recibida con orgullo y admiración por toda la población.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*