Un cuarto de siglo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy se cumplen 25 años de la aparición del primer ejemplar de El Nuevo Cronista • Breve reseña política de un cuarto de siglo de vida política mercedina.

(Por Javier Guevara) Por estos días se cumplen 25 años de la primera publicación de El Nuevo Cronista. Y dicho así parece poco tiempo. Llevado en números son más de 1.300 ediciones, y en páginas cerca de 100 mil.

En aquellos días fundacionales existieron infinidad de inconvenientes que hicieron pensar que la idea de lograr que el primer ejemplar saliera a la luz el día que se recordaban los 500 días de la presunta llegada de Colón a esta parte del planeta. En aquel tiempo se decía ‘Día de la raza’ y nada hacía presumir que en algún momento se pusiera en tela de juicio la terminología tan estigmatizante.

Estos pagos eran gobernados por un hombre que había ganado por tercera vez consecutiva la intendencia y la UCR iniciaba una crisis que lo comenzaba a alejar del protagonismo político vernáculo.

Hacía muy poquito había llegado un hombre del sindicalismo al HCD, bonachón, querible y capaz de convencer a una piedra: Carlos Américo Selva.

Poco tiempo después apareció el FrePaSo que junto con el Modin pasaron a ser fuerzas con importante acompañamiento popular. El FrePaSo se convirtió en la Alianza que se impuso en las elecciones de 1997.

Y cuando todo parecía indicar que Julio Gioscio perdía luego de imponerse consecutivamente en 4 elecciones aquel concejal sindicalista –a punto de romper con el ejecutivo- se volvió a unir con Gioscio para asegurarle la victoria al PJ ante la oleada aliancista que casi le permite al radical Gustavo Novak quedarse con la intendencia. Corría el año 1999 y apenas un puñado de votos separaron al pediatra del veterano cirujano.

Las elecciones del 2001 traerían aparejada una sorpresa para la ciudad: en las últimas internas del PJ para definir el candidato (que fueron abiertas por primeras vez en la historia) la lista que impulsaba Carlos Selva y lideraba David Valerga se impuso por un voto ante la encabezada por Darío Durand apadrinada por Gioscio. “Fueron dos votos, pero dijimos uno para que se queden más calentitos”, dijo Selva entre risas en un festejo en el club Unión días después de oficializada la victoria.

En el 2001 –voto bronca mediante- el justicialismo metió 7 ediles al cuerpo, 5 de los cuales eran propios del selvismo; los que sumados a un grupo de concejales que se alinearon a los nuevos vientos, le arrebataron al caudillo justicialista la presidencia del cuerpo (que fue para Carlos Selva a pesar del malestar de Gioscio) y poco después le redujo el presupuesto eliminando varios cargos políticos. Fue el principio del fin para Gioscio.

Selva nunca logró encolumnar al PJ detrás suyo; de hecho la mayor oposición que tuvo en su gobierno fue la de Martín Zubeldía quien –en el 2009- y luego de la crisis del campo se sumó al kirchnerismo local con bastante resistencia de la militancia local. Aquel gesto de Zubeldía nunca fue bien interpretado por Selva ni el selvismo. Y fue así que en el 2011 –ante la irrupción del FMpV- varios dirigentes que habían sido opositores a Selva se alejaron rápidamente.

En aquellas elecciones del 2011 Selva obtuvo un fuerte apoyo de la clase media mercedino que odiaba (y odia aún) todo lo que tenga que ver con el kirchnerismo. Esa fue la diferencia para obtener la victoria.

La del 2015 es historia reciente y llena aún de preguntas: Ustarroz le ganó a Fal por un puñado de votos. “Ellos tienen más votos que nosotros” dijo Lucas horas después del comicio cuando varios lo impulsaban a no aceptar la derrota.

Todo parece indicar que Cambiemos se impondrá cómodamente en las próximas elecciones. Pero como queda en claro, la historia política continuará escribiéndose sola y mañera.

Y esperemos seguir pudiendo contarla.

  Share:

Author: Javier Guevara

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*