Tras su hazaña, la gente gritó: Pastorini

  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Shares

Derrapando • Espectacular aparición de Alcibiades Pastorini en 1940 con su Chevrolet peleando la punta con los grandes en su debut en el Turismo de Carretera • Su regreso a Mercedes lo convirtió en nuevo héroe de nuestra ciudad.

Por Alberto Félix Hassán

Habían pasado once años desde la irreparable pérdida que sufrió Mercedes con la partida de su gran ídolo automovilístico Paris Giannini, producida den la primera etapa del Gran premio Nacional, el 25 de enero de 1929 en Carmen de Areco.

Nuestra ciudad había quedado huérfana, hasta la década del ´40 en que la aparecen Alcibiades Pastorini-Antonio Manzone, además de Adolfo Perazzo-Daniel Urrutia.

Alcibiades “Pólvora” Pastorini, nació el 24 de abril de 1912, sintiendo desde pequeño la atracción por los autos, las motos y los aviones, concretando su debut en el TC a sus veintiocho años de edad.

En ese estreno de Gran Premio, acompañado por Urrutia llega décimo noveno; en una carrera done también corrió la dupla mercedina Alberto Merlino-Carlos Oso,

►Pelea en la punta

La transmisión radial de Luis Elías Sojit, relata la aparición de un debutante que va peleando con los mejores. No es otro que el mercedino Alcibiades Pastorini que con su cupé Chevrolet nº 58, hace temblar los relojes, instalándose en plena lucha con los consagrados ases del momento. Pese a tener algunas detenciones en el camino, “Pólvora” arribó a Tucumán en el final de la Primera Etapa, en el duodécimo puesto, aunque en la segunda volcó rompiendo el diferencial para llegar a Jujuy, quince minutos después del tiempo establecido para cerrar el tramo.

Habiendo salido de Mercedes con el esceptismo de todos y con muchas dudas acerca de su futura producción, retornan a la ciudad como verdaderos héroes, dignificados como tales por la radio y los diarios capitalinos.

Después de reparar el auto que ahora es azul, van a las 1000 Millas Argentinas de diciembre de 1940, donde hacen un carrerón, estando continuamente adelante, para llegar sextos detrás de Esteban Fernandino –p.-, Víctor García, Ernesto Blanco, Oscar Gálvez y Rosendo Hernández; llegando detrás suyo Juan Marchini, y nada menos que Juan Manuel Fangio.

Mercedes está conmocionada, al volver a tener com en las épocas de Giannini un piloto netamente ganador.

►Carrera truncada por la guerra

Las 12 horas de Rafaela, es su tercera y última carrera en el TC, ya que la 2º Guerra Mundial impone la pausa para esas competencias.

Entonces Alcibiades, surca el cielo de Mercedes con su avión, pasa raudamente con su moto, o acelera su auto como nadie.

En 1942, cuando hacía sus tradicionales piruetas motociclísticas, se accidenta en el campo de Bell y se teme por su vida. Sólo la atención y el cariño de quienes lo atienden en el Hospital Dubarry con los doctores Manlio Gioscio y Justino Novaro a la cabeza.

El duro trance le arranca parte de su vida, dejándole percances imborrables como la pérdida de la visión en uno de sus ojos. Pastorini transita las calles de la ciudad con un reconocimiento pleno de la gente y el refugio de su esposa María Elena Engroba y toda su familia.

Diez años después inaugura una estación de servicios muy moderna para la época, en la curva de RN5 de entrada a Mercedes que pasa a llamarse, desde entonces “La Curva de Pastorini”.

►Reconocimientos

En la década del ´50, ya con las 500 Millas en marcha, se le realizan distintos homenajes y reconocimientos por su arrojo y capacidad. En 1955 nace su hijo Alcibiades Alberto, y en 1966 se radica en Ramos Mejía, no sin antes pasar por el reportaje-Derrapando, de éste incipiente cronista del Diario El Oeste, que lo entrevistó en la Carpintería Telesca/PAstorini de calle 18 entre 37 y 39.

El día 8 de agosto de 1967, a los cincuenta y cinco años de edad, el gran Alcibiades se fue por propia determinación hacia una estrella lejana, cansado de vivir de esos maravillosos recuerdos de sus años jóvenes de la fama, para pasar luego a una profunda tristeza, recibiendo el escriba la gratitud de su señora esposa María Elena -y también de toda la familia Pastorini- que se llegó varias veces a la Tienda La Favorita para agradecerle a quien esto escribe los recuerdos y donarnos todo el valioso material fotográfico y gráfico de las vivencias del sensacional “Pólvora”.

Solo queda agregar, que su sobrino, Pedro Pstorini, tiene una cupé de TC, con la que quiere rendirle un homenaje a tan destacado deportista.

Autor: Redacción

  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Shares

1 comentario

Gracias Alberto por tu recordatorio, y por mantener el interés periodustico intacto como en los primeros días . Solo agregar que Pedro (coco para los íntimos y familiares) que era mi primo falleció luego de pelearle a una dura enfermedad. Quedan sus hijas y sobrinos

Deja un comentario

*