“Siempre estuve vinculado a la música y me encanta esto”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Confiesa el ex músico de La Minga y de Las Polillas de Poliéster • Los fines de semana se dedica a hacerle sonido a las bandas • Su pasión por la música y su perenne asistencia a comprar instrumentos a la casa de música le valió un puesto de empleado en Mar And´s • Cómo arrancó con el rubro y las bajas ventas en épocas de macrisis.

Por Agustín Castro

El último domicilio de la mayor casa de música de la ciudad de Mercedes es en la 12 entre 21 y 23, frente al Conservatorio de Música, nada menos, luego de haber empezado en la casa de la 43, del propio Aníbal, un negocio chiquito que se empezaba a dedicar al rubro, un rinconcito en el que los músicos mercedinos fueron equipándose de instrumentos y de todo el equipamiento que conlleva a gastar las monedas en una pasión que hace que le metan fichas a sus sueños.

Tras atravesar la puerta, hay una desinformación bellísima de instrumentos de todo tipo, consolas, cajas, placas de sonido, micrófonos, púas y detrás, dos empleados que siempre esperan con una sonrisa y un mate de por medio, para aconsejar a quien se acerque con la inquietud de gastar una moneda en lo que más les apasiona: la música.

Alexis y Marcos. Este último acerca un cajón de percusión para sentarse, luego de haber atendido a uno de los músicos más célebres de la ciudad: Oscar Rossello, que de a poco se iba alejando con su hijita Romanella y un peluche de Peppa Pig.

Con algunas interrupciones telefónicas, se fue dando comienzo a una charla en la que Marcos repasa su vida y cómo llegó a estar frente a ese mostrador, un lugar tan anhelado por tantos músicos de la ciudad que te contacta con grandes personajes de la cultura musical mercedina y foránea, como el mismísimo Charly García.

El equipo de producción audiovisual de Umbral, que tiene con su hermano Pablo y amigos.

El caso de Marcos Pórfido es muy particular. Nació el 26 de enero de 1990, cuando en Argentina Canal 11 era reemplazado por la firma Telefé, Menem decía que iba a hacer todos los cambios necesarios, pedían la renuncia del Secretario de Comercio, Andreoni no firmaba el acta de unidad sindical y una multitud se agolpaba en las puertas de la CGT, solicitando un bono solidario, entre desmayos y sofocones por el calor. Repartían chequeras de 20 mil australes que no llegaron a satisfacer la demanda popular. Además, ese día moría a actriz Ava Gadner y hubo un eclipse de sol a las 17.38 que no impidió a Mercedes dar a luz a otro mercedino.

Fue criado en el barrio Lapenta, en la calle 15 entre 32 y 34, en la casa de sus padres: Guillermo Pórfido y María Teresa Rosales, padres también de Pablo y María Cristina. Se trataba de un barrio común donde los chicos se juntaban en la plaza de la 9 y 30 con una banda integrada por Manuel Kostecki, Leo Brione, el Chicho Pedalino, Martín Bojorge, Maxi y Gonzalo Novelli, Nahuel Russo, Adrián Bonavita y otros.

11/11/11 en Speed King, cuando tocaba con Las Polillas de Poliester (gentileza de Ponele el Ojo)

Fue al Colegio San Antonio hasta noveno grado. En esa institución lo invitaron a irse. “Jamás me echaron, me dieron la invitación a irme”, cuenta entre risas. “No acepté pero no hubo caso tampoco”. Quiso dejar el colegio porque perdía a sus compañeros de toda la vida. Sin embargo, continuó estudiando para evitar la deserción escolar. Primero, segundo y tercero de la secundaria lo hizo en varios colegios. Nacional, de donde a la semana lo echaron y empezó a trabajar. Siguió la secundaria en Normal y terminó en la escuela Media diurna, de donde se egresó en el 2009.

Termino la secundaria y ya estaba trabajando en la veterinaria de Galván. Allí trabajaba atendiendo al público, administrativo, limpieza y ayudante de veterinario. Llegó a dedicarse posteriormente a la peluquería canina (corte de pelo, baño de perros). Y a la par consiguió un trabajo por intermedio de su cuñado Gastón Godoy, que trabajaba para Arcor, le consiguió un puesto para hacer repartos. Con estos trabajos estuvo alrededor de 6 o 7 años.

  • ¿Cómo empezaste a vincularte con la música?
  • Empecé tocando instrumentos. Me acuerdo que iba a lo de Mar And´s a comprar instrumentos. Y sobre todo a probarlos. Venía y tocaba una cosa. Y probaba las cuerdas.
  • ¿Ya tenías armada alguna banda?
  • Sí. Empecé tocando en La Minga con Rodri y Dani Actis, Sebas Rojas y el “Negro” Víctor, que está en Las Polillas ahora. Después toqué en las Polillas también.
Multiinstrumentista: “Trabajando acá probas todos los instrumentos y aprendes a tocar de todo, pero nada bien”, declara.

Después de un tiempo en Las Polillas de Poliéster, Marcos abandona por momentos la idea de tocar en recitales y lo dejó en stand by por un tiempo, más que nada “por el laburo”. Se refiere a sus horarios de comercio en la casa de música y el hecho de hacerle sonido en vivo a las bandas que tocan los fines de semana. “Eso me consume todo el tiempo, más que nada los fines de semana. Porque vos ensayas y todo y decís que los fines de semana vas a tocar y no podes porque tenes que laburar porque tenes la fiesta de tal cosa. O en un casamiento”, confiesa.

  • Entonces vos empezaste a trabajar acá porque venías mucho como cliente. Y pasaste a ser empleado…
  • Claro. Un día viene Andrés (uno de los hijos de Aníbal) y me dice: “Mira, se va Luisito y me quedo sin gente. ¿Me haces el aguante?” Y yo le dije: “olvídate, me encanta”. Todo el tiempo hablo con músicos, vienen, se toman dos mates, charlamos un rato, probamos pedales, probamos guitarras, bajos y estoy en lo que me gusta.
  • Y de alguna manera Alexis (el otro empleado) empezó así también…
  • También. Cuando el local estaba en la calle 43. Todos arrancamos yendo a lo de Aníbal. Después pasó a la 18 entre 25 y 23 y después nos vinimos para acá (calle 12)
  • ¿Y este boliche cuándo se inauguró?
  • Hace dos años y medio más o menos. Es mucho más grande. Está a otro nivel. Hay que terminar de acomodar cosas porque nos quedaron sin acomodar a parte de percusión y todo eso. Teníamos que armarlo arriba.
  • ¿Cómo está el tema de la venta hoy?
  • Está re tranquilo. Está bien que el músico es alguien muy particular ¿viste? El músico quiere algo y viene y lo compra. Hay clientes que vienen, pasan y nos dicen: “che ¿cómo va, todo bien? ¡uh! ¡Tenes eso! Me lo llevo. Es muy particular. Se está yendo todo por las nubes. Bastante costoso. Pero bueno. El músico quiere algo y lo compra. Y tenes el día que decís “no vendí nada o vendí dos encordados” o viene un músico y te dice: “no, mira esa viola, ¿cuánto vale?” 30 lucas y se la lleva.
  • ¿Cuáles son tus proyectos?
  • Ahora estoy como en una encrucijada viendo el tema de los sonidos en vivo. Qué voy a hacer con eso. Este finde tengo la Fiesta de la Torta Frita.
  • ¿Trabajas para la Municipalidad?
  • No. Yo hago sonido privado. La Muni nos contrata y nosotros prestamos el servicio. Como lo puede contratar a Poroto (Fernández), que estuvo en la Fiesta del Arraigo. Laburamos bastante con la Muni pero contratados.
  • ¿Qué pasó con el tema de la sala de grabación que tenían en tu casa?
  • La sala de grabación que teníamos en mi casa la había hecho para mí. Para grabar mis temas. Siempre tocaba todos los instrumentos. Hice un poco de guitarra, un poco de bajo. No toco ninguno bien (risas). Pero le doy un poco a todo. Trompeta, todo menos cantar. Flauta traversa he tocado, contrabajo. Al estar tanto tiempo acá con tantos instrumentos vas aprendiendo. Agarro y me pongo a tocar. Y hacía las composiciones de mis temas y los quería grabar. Empecé a laburar y laburar, iban los pibes a casa y preguntaban por qué no lo alquilaba para ensayar. Y empecé a alquilar la sala. Empecé a grabar discos para ver qué onda los temas. Nada profesional porque no estudié ni nada. Y me empecé a quedar yo sin tiempo para mí. Empezó a ser como un laburo, me cansé y dije basta.
En su casa, grabándose sus canciones en la salita de grabación que se construyó.

Marcos Pórfido está casado hace tres meses con Sofía Sandoval. La propuesta fue pública en el medio de uno de los carnavales mercedinos, donde su novia pasaba como bailarina de Lesionados por el Corcho. “Como la identificaba mucho el tema de los corsos, se me ocurrió que lo que a ella más le gustaba era algo que tenga que ver más con ella. Era algo que venía planeando hacía rato. Siempre fui medio así del amor, medio Sandro. Después nos pegamos palos un montón de veces y uno medio que deja de hacer esas cosas pero era como que esta vez había que apostar de nuevo y vamos a hacer algo lindo. Fue medio planeado y medio espontáneo. Y la verdad que resultó re lindo”, recuerda quien hace 5 años que está con su pareja, con quien se casó el 26 de enero por civil, el día de su cumpleaños y el aniversario de casados de sus suegros, si tendrá coincidencias la vida. O no.

  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 comentario

La verdad es que siempre fuiste un crack y una excelente persona, una pieza muy importante en el comienzo de Las Polillas. Gracias siempre!

Deja un comentario

*