“Quiero crear un hogar y granja para los animales”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace siete años llegó a Mercedes y empezó a encontrarse con una fuerte problemática de perros abandonados y con necesidades de atención • Comenzó a formar una ONG y trabaja junto a un grupo de personas para salvar a los animales en situación de calle.

Por Yesica Landola

Paula Hechenleitner es mercedina por adopción y una de las proteccionistas de gran compromiso con la atención de animales en la vía pública. Tiene un hijo, Maximiliano de 31 años, que vive actualmente en CABA.

Nació el 29 de octubre de 1965 en Capital. Completó los estudios primarios y secundarios en barrio Norte. Siempre fue buena con las manualidades y tal vez por eso se dedicó a la gastronomía y artesanía. Comenzó a incursionar en sus primeros trabajos realizando servicios de catering y posteriormente se dedicó  a la joyería artesanal. Trabajó en la calle Florida durante muchos años. Un día decidió moverse de lugar.

A través de una persona que fue su clienta conoció la zona de Tomás Jofré como punto para poder desarrollarse laboralmente. Así llegó a Gowland, donde se estableció hace siete años.

“Lamentablemente no pude trabajar en Tomás Jofré como pensaba. Me pedían años de residencia en la ciudad para armar un puesto. Tenía un contrato de cinco años en la casa, un problema familiar de salud, y la respuesta fue negativa”, lamentó.

Así fue que se dedicó al rubro gastronómico primeramente en Tomas Jofré y posteriormente en restaurantes y bares de Mercedes.

En su estadía en el partido empezó a observar con preocupación la situación de los animales. Y de a poco comenzó a trabajar en el tema.

“Había tenido dos perros nada más en toda mi vida. Y apenas llegué a Gowland me regalaron a Fidel”, recuerda. Al año de vivir en la zona comenzó a preocuparse más arduamente en el cuidado de los animales.

Comenzó a conformar la ONG Vida Animal Gaja con la intención de ocuparse de los animales de la zona rural. “En Mercedes había unas cuantas proteccionistas. Quería comenzar a trabajar en la zona en un principio pero no se dio como esperaba. A través de las redes sociales y la página de adopciones me mantengo al tanto y concurriendo ante las urgencias”, señaló y agregó: “Somos un grupo de personas que buscamos ayudar en la medida de nuestras posibilidades”.

Paula es vegetariana. “No creo que sea necesario comer cadáveres de animales. Estoy en contra de la caza, los zoo, los acuarios. Busco aportar un granito de arena para no fomentar la explotación. Es el dinero el que causa este daño. Las pieles de los animales las usan las personas de alto poder adquisitivo por ejemplo; no veo necesario comer ciervo, liebre o cualquier otro animal porque no estamos en medio de la selva. De hecho sí tomo leche de la vaca, que le compro a una señora que ordeña a mano, y si como  huevos son de mis gallinas que ponen cuando quieren. El resto no es necesario”, explicó.

  • ¿Cómo empezó en concreto tu preocupación por animales domésticos en la calle?
  • Vi más de cerca el sufrimiento, el maltrato, el abandono, el poco amor y empecé a levantar perros de la calle. Los tenía en tránsito, fui dándolos en adopción. Ese es mi trabajo en concreto.

Trabajamos con la veterinaria La Marca en la que tenemos una cuenta que solventamos con la colaboración de la gente.

  • ¿Qué repercusión tuviste con el inicio de la ONG?
  • Al principio fue difícil hasta que la gente me empezó a conocer. Empecé sola, después las chicas se fueron sumando. La gente empezó a ver que acudíamos a los pedidos de ayuda y así empezaron a conocernos y se hizo más fácil.
  • ¿Pudiste terminar de conformarla?
  • Todavía estoy a la espera del número definitivo. Es complicado todo el trámite, pero la decisión fue armarla como ONG pensando en las ventajas para poder construir algo a futuro y lograr a apoyos de cualquier nivel. Más allá de las urgencias a atender, es proyectar algo para ver cómo podemos cambiar realmente el futuro de los animales.
  • ¿Cuál es tu proyecto?
  • Sabemos que no es la solución, pero dada la cantidad de animales abandonados y en riesgo y las pocas posibilidades de tránsito que hay – porque sabemos que puede ser largo y permanente – el proyecto es una granja educativa y hogar de tránsito para animales en riesgo.

No solo rescatar animales en peligro domésticos, sino también ganado, aves, caballos.

Desde ese lugar se podría trabajar de otra manera, mucho con lo que es la educación de niños y adultos

Que los animales tengan un lugar donde vivir en familia si no se da la oportunidad de conseguir un hogar. Incluso se los puede entrenar para interactuar en distintos ánimos como geríatricos, y demás.

Los animales abandonados terminan muriendo. Todos los días.

Como es un proyecto un tanto ambicioso en principio apostamos a un lugar para poder transitar los animales, ya sean cachorros, viejos, accidentados o enfermos.

  • ¿Cómo solventan todas las acciones?
  • La gente colabora con los gastos veterinarios cuando son casos que lo requieren. En la veterinaria La Marca la cuenta está a nombre de Vida Animal, y nuestra veterinaria de cabecera es Paula Deluca. Y también nos donan muchas cosas.
  • Además de rescatar animales ¿Qué otras actividades hacen?
  • Hacemos charlas en los colegios, difundimos la castración, el valor de una vida.

La sensibilidad que podemos tener quienes somos proteccionistas no lo tiene toda la sociedad, pero sí al menos el respeto por la vida.

Comencé con las charlas el año pasado. Tuve muy buena repercusión, interés de parte de los chicos.

Esta idea es poder seguir con esto pero también apuntar a los adultos. Es cierto que el chico es el futuro. Pero más allá del convencimiento que pueda tener el chico, otro apego, cariño, entender que puede formar parte de la familia, lo que significa una castración y demás quien toma las decisiones hoy es el adulto.

Entonces es importante también llegar a los adultos con explicaciones científicas, porque no tiene que ver con el fanatismo como muchos piensan.

Un animal no castrado, en un lugar con este pensamiento es padre o madre de cachorros que terminan abandonados porque no son deseados, porque crecen más de la cuenta o mil y un razones que ponen.

  • ¿La problemática es con perros adultos o cachorros?
  • Lamentablemente nadie adopta perros adultos, perros de muchos años en la calle y ellos terminan quedándose con las que somos proteccionistas. Es una realidad.

De hecho no tengo cachorros, porque los cachorros logran un hogar aunque tampoco es una regla general.

Cuando me comprometo con un caso lo hago hasta el final. No puedo volver a dejarlo en la calle. Por más que sean casos terminales, al menos darle la posibilidad de que sea dignamente.

  • ¿Y cómo se logra revertir tanta cantidad de animales en las calles, la mayoría abandonados?
  • Yo no creo que la solución definitiva sea solo castrar. Es una parte más de una cadena de compromisos desde la gente y el municipio. La gente debe adoptar con conciencia, responsabilidad en tenerlos porque los animales que se adoptan son para siempre. Pasa por un tema de educación.

La realidad es que a veces se tienen más perros de los que se pueden. Pero no es una planta. Requiere de atención, vacunas, atención veterinaria y no es tan fácil como se cree. Es un compromiso más complejo del que tenemos que ser conscientes.

Mucha gente tiene más animales de los que puede, o adopta a los que se agregan a la casa, y lo hacen con buena intención pero después se dan cuenta que no alcanza y que requieren de gastos y atenciones que no están en los planes.

Con una buena alimentación sería más que suficiente para que el animal esté bien. Tengo el caso de los perros que tengo en casa, no tengo que llevarlos al veterinario porque al estar bien alimentados están bien de salud.

  • ¿Cuántos casos atendés en promedio por día?
  • Son muchos. Hay días que atiendo más, otros que ido cuatro o cinco veces por día por el mismo caso. Ahora tengo menos tiempo, pero he llegado a atender cuatro casos por día en Mercedes. Es decir, fuera de lo que es la zona Gowland.

En la zona rural a diario me han llamado para ir a ver perros. Según la época. Con el calor empieza el tema de los perros agusanados. Hay cuatro casos por día como mínimo, y ya me estoy armando el botiquín porque se viene la época.

El año pasado me robaron el maletín pero la gente colaboró mucho y ya lo pude tener nuevamente porque es algo que necesito para llevar conmigo y dar los primeros auxilios.

  • ¿Cómo es el compromiso de la gente en los casos de animales que tienen familias y que ustedes intervienen?
  • En algunos casos la gente se compromete. En otros lamentablemente no. Y en esa situación hago lo que puedo en el momento.

Lamentablemente no puedo hacer el seguimiento de todo.

Ya el pedir ayuda es una señal de gente preocupada. Pero entiendo que la situación económica es complicada. Muchas veces cubrimos casos de perros que tienen familia, pero no podemos dejar de auxiliarlos más allá que la intensión era que sea solo para los abandonados.

Hay gente que en vez de pedirte ayuda casi te lo exige. Pero hay que entender que esto es un voluntariado. Hace seis años mi tiempo es para los animales, pero no es una obligación.

Es importante que la gente entienda que estoy superada en número, en gastos.

Deberían colaborar un poco más dentro de sus posibilidades. No es llamar a las proteccionistas porque ellas pueden. La realidad es que no podemos más. No somos indiferentes ante lo que ocurra, pero es difícil. Y cada día se hace más difícil.

  • Hablás de tus perros ¿Cuántos animales tenés hoy?
  • Hoy tengo veinte perros alojados en mi casa.

Yo no pido para mis perros, sino para los que están en la calle, en tránsito en otras casas. Tengo cinco perros discapacitados entre ellos, muchos que requieren atención especial. Y nadie los quiere.

  • ¿Cuál sería el mensaje para la sociedad?
  • Adoptar con el corazón es muy importante. Los perros adultos pueden llegar a dar tanto amor como un perro criado desde chiquito.

Hay que darles y darse la oportunidad con ellos, de la fidelidad y su amor incondicional que te brindan entre otras cosas.

  • ¿Cuáles son tus proyectos a futuro?
  • Hoy gracias a Dios tengo trabajo, pero ya pronto tengo que buscar una casa

Seguir con el proteccionismo, ver qué construcción a futuro se pueda hacer para que se acerque más a una solución.

No pierdo la esperanza de conseguir un lugar para hacer un hogar para ellos.

 

Colaboración

Los interesados pueden acercar su donación a la cuenta en la veterinaria La Marca.

También pueden colaborar con alimentos, frazadas, cuchas, colchones, abrigo y todo lo puedan donar. Se pueden contactar por Facebook “Paula Hechenleitner o teléfono al 011- 1567958842

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  Share:

Author: Yesica Landola

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

16 comments

Deja un comentario

*