26peperina

Peperina: de Serú Girán al centro mercedino

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El 30 de marzo de 1987 María Cecilia Martínez abrió el negocio con la ayuda de sus padres • Dos años más tarde, con su actual marido Adrián Marenco, decidieron expandirse • Esta semana ese emprendimiento cumple un cuarto de siglo. 

26peperina
Cecilia Martínez y Adrián Marenco –la emprendedora pareja- junto a Mateo, el primero de sus hijos.

 

 

Corría enero de 1987 y María Cecilia Martínez estaba recién egresada del Colegio Secundario. Con 17 años a cuestas y todo el futuro por delante se debatía entre estudiar fonoaudiología o comenzar un emprendimiento comercial. Sus padres apoyaban cualquier decisión. Me decidí por el negocio porque tenía el apoyo de mi papá, la sociedad con mi mamá y toda una vida por delante para cambiar de opinión si quería si esto que había elegido no me convencía.

Dicen que lo más cuesta es tomar una decisión, y una vez que Cecilia la tomó encaró ese camino con toda la fortaleza de la juventud. Con mi mamá buscamos local,  marcas de ropa que nos gustaran, algunos muebles, algo de acá, algo de allá y fuimos armando nuestro primer negocio. Pero la palabra final la tenía papá que era quien financiaba el proyecto, recuerda hoy Cecilia. Confiesa que el nombre de Peperina se lo debe a su hermano Sergio (titular de la firma Agomar). En esa época era fanático de Charly García y de Seru Giran, así que nos sugirió el nombre de Peperina, para esa aventura. Muchos de quienes hoy se visten en el local pueden no conocer que tal nombre deviene de uno de los grandes éxitos de esa banda de los 80.

El lunes 30 de marzo de 1987, con muchas expectativas, nervios y ansiedades abrió sus puertas Peperina en el local de la galería en 25 casi esquina 24 donde aún hoy- persiste.

Una de nuestras principales marcas de aquella epoca fue Miel y Limón. Fuimos aprendiendo mi mamá y yo a vender, a comprar, a crear, a sortear situaciones, a manejar objeciones, a hacer trámites bancarios, a administrar el dinero, a proyectar las siguientes temporadas,  todo de a poco y a puro pulmón, recuerda hoy Cecilia. 

De familia a familia

Por aquellos días Cecilia ya había iniciado su relación sentimental con Adrián Marenco un joven que trabajaba en otro negocio de la zona. En diciembre de 1989, a dos años de su inauguración y cuando Peperina se consolidaba como un comercio que vendía ropa para damas, juntamos nuestros ahorros para que el proyecto se agrande y abrimos Peperina Juniors, con ropa para niños, rememora.

En julio de 1991 y con 22 años Cecilia recibe la peor de las noticias: fallece su madre, socia y compañera. Tuve que hacerme cargo de todas las decisiones, pero por suerte ya contaba con Adrián, como sostén y juntos pudimos salir adelante.

Y vaya si fue así: el emprendimiento comercial nunca paró de crecer incorporando marcas, cambiando otras, y hasta locales comerciales. Pasamos crisis, hiperinflación, diferentes gobiernos, siempre tratando de adaptarnos lo mejor posible a la situación y queriendo brindar un buen producto, en óptima relación precio-calidad y un excelente servicio al cliente, destaca la hoy exitosa comerciante.

Con el nuevo milenio Peperina tuvo otro punto de expansión: abrió Peperina Productos Discontinuos en calle 24 entre 25 y 27.

Pero no solo el negocio fue creciendo: la familia también. Aquella joven pareja que fue aprendiendo todos los secretos de una exitosa vida comercial hoy tiene cuatro hijos. Los dos mayores ya empiezan a colaborar con nosotros en los locales, y también dos sobrinos resalta muy feliz Cecilia.

Hace una breve pausa en su relato y piensa como revisando las imágenes grabadas a lo largo de un cuarto de siglo. Es momento de agradecer a tanta gente que pasó por estas puertas. Clientes, amigos, empleados; todos: los que fueron parte desde un comienzo y los que se incorporaron después, dice y recuerda especialmente a Analia Barroso y Albana Figueroa, fueron parte importante en este local de Galería Metro que hoy cumple 25, y nuestras clientas las extrañan, dice y saluda especialmente a las actuales, Milagros y Roxana. A los clientes, no podemos agradecer a cada uno, pero si en general, a tantos que nos visitaron y que hoy traen a sus hijos y algunos hasta sus nietos. En lo personal, agradezco a mis padres y a mis suegros, con los que siempre contamos, confirma.

Llegado el momento del balance Cecilia, una de las fundadoras de Peperina, señala:  Hoy puedo decir que este emprendimiento me llenó de satisfacciones y siento en este momento alegría y emoción profunda. El proyecto que empezamos con mi madre, casi como un juego, se hizo muy real y muy serio. Tanto que parece un hijo más.  A veces nos dan dolores de cabeza, pero en el balance,  nos llenan de orgullo. Hoy puedo decir que la segunda opción fue la mejor.

De regalo

Para festejar los 25 años esta semana Peperina ofrecerá un descuento del 25% para pagos de contado efectivo. Además ya están trabajando con los nuevos productos de la colección invierno 2012, con todas las tarjetas de crédito, en 3 cuotas sin recargo y también las cuentas corrientes habituales.

 

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •