27central7

Patricia “Tati” Meda: “Es muy lindo poder transmitir lo nuestro con la música y el baile”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace más de 20 años de mudó a Mercedes con su familia • Empezaron a participar en los desfiles gauchescos y ella comenzó a bailar folclore • Estudió el profesorado de danzas y fundó la escuela “Nuestra señora de las Mercedes” • Un repaso por la vida de una mujer que transmite la cultura argentina.

27central7
Tati es la directora de la Escuela “Nuestra Señora de las Mercedes”

Por Berta Laura

En el living de su casa se respira tradición argentina…Las fotos, los cuadros y la mayoría de los adornos tienen algo bien nuestro que me hace sentir en una casa de campo. Se nota que es un hogar donde aman los caballos y la cultura folclórica, y también se nota que fueron transmitiendo esa pasión a las distintas generaciones, porque son grandes y chicos los que aparecen en varias fotos de desfiles gauchescos.

Esa casa que describo es la de Patricia “Tati” Larrosa y su marido Carlos Meda, una pareja que llegó en 1989 a Mercedes buscando la tranquilidad que en Moreno no encontraban, sobre todo pensando en sus hijos Santiago y Martín que en ese momento tenían 12 y un año, respectivamente. “Ya veníamos pensando en mudarnos y aprovechamos que mi hijo mayor empezaba la secundaria”, dice y cuenta que ya conocían esta ciudad porque su marido es abogado y su profesión lo obligaba a venir por lo menos dos veces por semana.

Sin embargo, la adaptación no fue nada fácil. “Me costó un poco adaptarme porque en Moreno teníamos todo. Allá vivíamos en el centro y nos vinimos a un barrio que en esa época no tenía nada. A mi hijo más grande le costó también porque tenía todos sus amigos en Moreno, pero una vez que echó raíces se adaptó y después no se fue nunca más, ni siquiera para estudiar afuera”, relata.  

Y esa mudanza a Mercedes realmente significó un cambio en la vida de los Meda porque empezaron a realizar nuevas actividades. “El primer año que estábamos viviendo acá vimos el desfile a caballo de la fiesta del 25 de mayo y no podíamos creer la cantidad de gente montada. Entonces empezamos a pensar que queríamos estar ahí”, cuenta. Así fue como vendieron la moto que tenían y se compraron un caballo para empezar a desfilar.

Paralelamente, Tati comenzó a bailar folclore junto a Zulma Gallego y armaron un pequeño cuerpo de danza en el que al principio eran todos familiares. “Mi marido tocaba la guitarra y había armado un conjunto, entonces él tocaba y nosotros bailábamos. Toda la familia, hasta mis hijos y sus amigos”, señala y habla de lo que más le atrae del folclore: “Es muy lindo poder transmitir lo nuestro con la música y el baile, y también poder incluir a la juventud”.

27central5
Una parte de sus afectos: su marido, su hijo Santiago, su nuera y sus dos nietos.

Enseñanza

Esa pasión por transmitir lo nuestro la llevó a Tati a estudiar el profesorado de danzas en el Instituto de Arte Folclórico (IDAF) y fundar su propia escuela de baile que primero se llamó “Agrupación Cultural Histórica” y después cambió el nombre a “Nuestra Señora de las Mercedes”.

La escuela de Danzas Nuestra Señora de las Mercedes funciona en la Escuela N°1 los lunes y miércoles de 19 a 21. Además de presentarse en distintos eventos de Mercedes, suelen viajar a otras ciudades a mostrar su baile. Por ejemplo, en mayo del año pasado estuvieron en la Fiesta de la Vendimia y en el 2010 fueron parte de la Fiesta del Bicentenario en Yapeyú, Corrientes. “Ahí bailamos en el escenario mayor antes de Soledad. Todos estaban nerviosos y nadie se animaba a subir al escenario, pero al final todo salió lindo”, cuenta Tati y recuerda que ese baile fue algo imprevisto, porque en realidad desde la intendencia de Yapeyú los habían invitado a desfilar. “Cuando estaba viajando me preguntan si llevaba música y me dicen que también íbamos a bailar. Ni bien llegamos nos tuvimos que poner a ensayar, sobre todo porque iba con la gente grande y se ponían muy nerviosos. Pero fue una experiencia muy linda y un desafío para todos”. 

– ¿Qué es lo que más te gusta de enseñar?

– Me gusta la relación que uno va teniendo con la gente, porque más que una escuela es una familia. Hay gente que hace muchísimos años que está y muchos son gente grande, entonces yo tengo la paciencia de buscarles danzas que sean suaves para que las puedan hacer de acuerdo a la capacidad de cada uno. También hay chicos con capacidades diferentes, pero son muy fáciles de enseñar y me dan menos trabajo que los adolescentes.

– ¿Cómo se mantiene económicamente la escuela?  

– Es todo un esfuerzo, porque juntar plata cuesta y yo no cobro mucho. A los que van a rendir examen les tengo que cobrar una cuota fija porque me lo exige el instituto, pero lo otro es variable. Y todo eso lo uso para comprar telas, arreglar el equipo o colaborar en la escuela. Cuesta pero salimos a flote de a poquito. También trato de que la gente no gaste mucho en trajes porque sino es muy costoso.   

Familia

Tati está casada con Carlos Meda, tienen dos hijos: Santiago (34) y Martín (22), y dos nietos, Tomás (7) y Mateo (5), hijos de Santiago.

“Mi nieto mayor también baila, lo pude enganchar…vamos a ver qué pasa con el más chico”, dice con una sonrisa que permanece en su rostro mientras habla de su rol como abuela: “Los nietos son maravillosos. Cuando era joven y escuchaba a las abuelas babearse por sus nietos pensaba que exageraban, pero ahora estoy en el mismo papel. Te cambian la vida, porque vos crias a tus hijos pero con los nietos es diferente”

Trascender las fronteras

En agosto del 2006, Tati y su marido integraron un grupo que viajó a Italia llevando música y baile típicos de Argentina. “Una profesora conocida nuestra de Moreno nos propuso viajar a un festival de danzas folclóricas de todos los países. Viajamos con gente de Moreno, Merlo, Castelar y otros lugares. Estuvimos todo agosto recorriendo el sur de Italia”, cuenta y recuerda la experiencia: “Se te ponía le piel de gallina porque bailábamos frente a diez mil personas. Además compartíamos los escenarios con gente de Alemania, Polonia, Indonesia y un montón de países, y también compartíamos almuerzos y cenas porque estábamos todos alojados en escuelas. Fue increíble poder llevar nuestra cultura”. 

En televisión

En 1996, Tati y Carlos empezaron con el programa televisivo “Noches Criollas” que se emitía por el canal Santa María. Llevaban de invitados a músicos y grupos de baile y también mostraban imágenes de jineteadas y distintos eventos. Luego el programa pasó a Telered y empezaron a emitirlo desde el Teatro Argentino. Incluso en esa época también se transmitía en San Miguel, por lo que tenían un abanico de público bastante grande.

Durante algún tiempo “Noches Criollas” también se vio por Cablevisión y luego volvió a Telered hasta que en el 2005 decidieron no salir más al aire, porque consideraron que ya habían cumplido un ciclo.

27central4

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •