Padre Abrey: “Esto es tierra de nadie”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El párroco puso de manifiesto que la iglesia sufrió la intromisión de desconocidos, la rotura de bancos, paredes escritas y la suciedad de botellas, entre otras cosas • Indicó que las autoridades aún no lo recibieron.

El párroco de la Basílica Catedral, padre Marcelo Abrey, brindó una importante cantidad de entrevistas con los medios locales. El tema  convocante fue la inseguridad. Es que desde hace tiempo atrás, sobre todo en la época de verano, los jóvenes utilizan como lugar de reuniones la plaza principal y las escaleras de la Basílica. Pero la situación no están en la mera utilización de un espacio público, sin en el mal estado en el que se encuentran al día siguiente, ya sean pintadas, o la aparición de botellas u otros elementos arrojados en el lugar.

Uno de los casos para resaltar es el ingreso a por calle 27 de desconocidos que forzaron la entrada.

“He querido hablar con las autoridades pero no están o no nos encontramos o me dicen que después lo vamos a hablar, en fin hay cosas que no están funcionando porque yo ya lo he dicho: los fines de semana todo el sector contiguo a la Iglesia Catedral es tierra de nadie”, manifestó el sacerdote y enumeró que “se escuchan peleas, botellazos, motos. Es que la Iglesia Catedral se volvió ahora el estacionamiento de toda la ciudad porque colocaron el estacionamiento bien cerca de la Iglesia para que cuando recemos apreciemos todos esos ruidos de escape, que nadie controla; también tenemos cerca freidoras de pati, y no sé que más; y han escrito las paredes de la catedral, rompieron bancos. Además, no solo se encuentra alcohol, botellas sino también profilácticos y de todo”, dijo indignado.

También indicó que “en los horarios de las misas vienen los conciertos de rock, y cerca de la Iglesia debería haber, por ley, un espacio a la redonda un respeto hacia esas personas que están haciendo oración” y añadió que “los domingos a la mañana la plaza es una borrachería”.

“Yo lo que pido es que haya más presencia a la noche. Porque de día vos los vez por todos lados, pero cuando llega el momento de velar por la seguridad desaparecen todos. Entonces, ¿quién cuida esto?”, cuestionó.

“Tenemos un cartel que nos han puesto haciendo propaganda, pero a mí no me han consultado. Son todas cosas que se pueden hablar, y que se pueden solucionar hablando con respeto a las creencias de los demás y por el bien de cada uno. Así que habrá que cuidar la parte que nos toca”, remarcó.

“Pareciera ser que las cosas están siendo hechas a propósito”, expresó y recordó que “la Iglesia es un monumento que es de interés municipal y que está en los jardines de la municipalidad”.

Manifestó, además, que los feligreses se quejan ante él pero que no ha podido entablar diálogo alguno con las autoridades municipales.

►En los corsos también

En la entrevista también hizo referencia a lo que se vive durante los corsos mercedinos. “Ahora viene el carnaval y no les quiero ni contar lo que pasa acá alrededor. Si las cosas se hacen, yo no critico si es que se tiene cierto respeto y cuidado. Ahora con los pomos de nieve llenan todo con espuma por los agujeros. Después viene la gente a misa, pero ¿quien limpia?”, manifestó y preguntó: “¿Tenemos que cerrar la catedral con rejas?”

Por último contó que ya se encontraba “rebalsado” por la situación. “La gente me plantea esto y yo estoy para educar, para servir, para formar, prevenir y cuidar los valores. Soy sacerdote, no autoridad municipal ni concejal. Hoy soy la voz de los que trabajan”.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •