“Nunca sentí tanto apoyo a los músicos como ahora”

  • 217
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    217
    Shares

El cantante de música popular argentina folklórica de nuestra ciudad, estudia abogacía y trabaja en el Peaje • Narra sus inicios en la música hasta la formación de su banda actual con la que prepara un disco • El 23 de marzo actuará en la Vigilia del 24 de marzo

Por Agustín Castro

En su casa de la 5 y 56, Sebastián abre la puerta y pone la pava. Llena el termo que queda a un lado. Se ven varios cuadros suyos cantando, colgados en la pared. La imagen de León Gieco pausado en un plasma y su logo “SG” abundando en todo el ambiente.

El cantante de música popular argentina folklórica cuenta que le faltan dos materias para recibirse de abogado, una carrera que empezó haciendo con Gustavo Zoni, músico amigo suyo ya recibido. Como tiene que viajar solo a cursar le cuesta más tomar la iniciativa. Con otro era como más insistente el asunto para no abandonar. Se pasó a la sede de Jáuregui para no viajar tan lejos. “Estamos re cansados de viajar. Me quedan dos materias: Doctrina Social de la Iglesia, porque es católica ¿viste? Y Forense II. No sé si alguna que se me haya vencido porque este año no curse. Acá no podes rendir libre es privada y vale 6 lucas y pico”, cuenta el cantante nacido el 10 de abril de 1982 en la Clínica de Mercedes, hijo de Nancy Alday y Jorge Alberto Giovanetone, madre y padre de sus otro cuatro hermanos: Emiliano, Iván, Marianela y Franco.

Con su familia: hermanos, padres, cuñados

Se crio en el barrio Malvinas, en la calle 16 y 55. Fue a la escuela 30 en primer grado, pero antes concurrió al Jardín cuyo número no recuerda, pero se acuerda que había un vagón en la 8 entre 55 y 53.

Segundo grado lo paso en la Escuela 2. La secundaria en industrial, donde se egresó en el año 2000 de técnico electromecánico. Tenían hasta 6° año.

En el año 2001 empezó a estudiar la carrera de derecho. “Siempre trabajé igual con mi viejo. Mi viejo es el que hace las perforaciones en “Perforaciones Tito”, los pozos para el agua potable, no de pozo de baño. También de pileta. Yo laburé mucho con él”, confiesa.

  • ¿Qué se te dio por estudiar derecho?
  • En realidad me fui anotar primero a la Universidad de La Plata en la carrera de arquitectura. Ahí sería más o menos la onda de Técnico electromecánico. Y todavía no estaban las inscripciones y no sé qué. Y después un amigo me dice de estudiar derecho. Con el tiempo a Gustavo (Zoni) lo conocí en la combi. Íbamos y volvíamos. Pero siempre trabajé. Nunca fue mi prioridad el estudio. Porque siempre, gracias a dios, tenía trabajo.
  • Pero en el colegio eras un relojito
  • Si. Nunca me llevé una materia. Jamás. Una sola en sexto: elecrotecnia. Esa sola y la di al toque. Siempre me gustó estudiar pero nunca fui muy dedicado. Hasta ahí.

Sebastián tiene dos hijos: Dante (7) y Manuel (3), con su pareja Melisa Borda, con quien hace 14 años que esta. “Tuvimos un par de años de novios y decidimos irnos a vivir juntos, así que nos alquilamos una casita y ya nos habíamos comprado este terreno (señala su casa). Gracias a dios tenemos nuestra casa”, agradece.

Con la familia de su pareja, los Borda.

Hoy está trabajando en el peaje de Olivera como tesorero. Hace 8 horas rotativas con dos francos semanales, en tiempos de conflicto con los aumentos, a lo que dice: “hoy los mercedinos están muy enojados”.

  • Y más con el tesorero…
  • (ríe)
  • ¿Cómo ves realmente la problemática suscitada en este conflicto?
  • Lo que pasa es que yo estoy del otro lado. No puedo opinar mucho. El beneficio de la persona que va a trabajar a Capital o a Luján lo tiene. Ellos te reintegran el 100% de las pasadas. Lo que pasa es que tenés que pasar 36 veces al mes. Si vos trabajas en Luján pasas cuarenta y pico de veces. Los que no tienen el beneficio de que te reintegren el 100% es el que va a pasear a Luján, que viaja 2 o 3 veces al mes. El tema es que la gente se la agarra con el empleado. No tienen nada que ver. Nosotros somos la cara visible. Se la agarran con el chico que está en la cabina. Pasan, a veces los insultan, los escupen, los filman para ver si reaccionan, ¿entendés? Eso no tiene nada que ver.
  • Con el tema de la música ¿cómo arrancaste?
  • A los 6 años arranqué con Osvaldo Wilches. Habré ido un año más o menos. Y dejé porque era como que no me concentraba, no estudiaba. Luego me enseñaron los hermanos Barraza, gente que tocaba folklore. Ellos fueron los que me enseñaron a mí a tocar la guitarra. Y de grande siempre nos sentábamos en la vereda a tocar sin saber nada. Y una vuelta mi hermano me decía que cante algo. Me puse a cantar un tema, una balada y se quedó enloquecido como que cantaba bien. Y les dije que sí. Que me gustaba cantar y tocar la guitarra. Empecé canto en los talleres de Nati Zabala y el año pasado fui al taller de canto de Amarilis Díaz, que está en La Trocha. Y en sí lo que me gustaría es cantar y no tocar nada. Además de la guitarra, toco el bajo, el charango, el ukelele.
  • ¿Cómo arrancaste con la banda actual?
  • Antes de esta banda tenía otra banda que se llamaba Revolución Folklore. Éramos 7 pero se nos complicaba ponernos de acuerdo. Se fue disgregando pero sin perder la amistad. Nos encontramos en todos lados. Y me abrí solo. Hoy me acompañan Nicolás Cócaro, que toca el piano, y Ema Tomasone que toca la percu.
  • ¿Qué repertorio están haciendo?
  • Ahora estamos haciendo folklore, pero no el tradicional. Tenemos temas de Bruno Arias, Luciano Cañete, de Javi Caminos, Rally, de Los Nocheros, de Abel Pintos. Esa onda nos gusta. Salen muy copados.
  • ¿Tienen algún proyecto de grabación?
  • Estamos grabando con Dieguito Velásquez en In Room, un disquito de 10 temas.

Todos cobres. No quise meter míos. Pero todavía no los laburamos con los chicos. Más que nada para promoción. Va a ser un disco que ni siquiera lo voy a vender. Lo voy a regalar. Para distribuir en las radios. Para difusión.

  • ¿Cuándo sale eso?
  • Yo le calculo dos meses. Lleva tiempo, más cuando tenes muchos horarios en los laburos y todo eso.
  • ¿Hay alguna fecha cerca?
  • El 23 de marzo voy a ir con un amigo a cantar en la Vigilia del 24 de marzo. Lisandro Pauli me va acompañar tocando la armónica. Vamos a hacer unos temas para el día de la memoria. Nos convocó Agustina Silvestre así que vamos a hacer un tema de León Greco y después vamos a hacer con otro amigo que hace Canto Surero, tipo recitado, que se llamó Roberto Lezea. Si puede va a venir a hacer un recitado que hace Horacio Guarany, después del exilio en el primer Luna Park que hizo. Hizo un recitado muy bueno. En la canción que vamos a hacer se llama “Estamos prisioneros carceleros”. Así que va a estar bueno. Ese día está el Festival de la Curva del Pajarito y la Fiesta del Arraigo en Agote que no sabemos si vamos a estar. Hay de todo hoy en Mercedes y eso está muy bueno. La verdad que nunca sentí tanto apoyo a los músicos como ahora.
Con sus mejores amigos del barrio: Maxi Santana, Alejandro Morales y Jesús “El Kechu” López.
  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  • 217
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    217
    Shares

Deja un comentario

*