“Nunca me había tocado en un lugar tan grande”

  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

El director de protección civil fue destacado como Embajador de la Paz, pero no pudo recibir la distinción porque se encuentra en una misión humanitaria • Relató su trabajo actual en el centro de refugiados más grande del mundo.

Esteban Chalá es socorrista y asistente humanitario, director de protección civil de Mercedes y padre de dos hijos. Es presidente y fundador de CEPA Argentina (Cuerpo de Evacuación y Primeros Auxilios) y cuenta en su historial con decenas de intervenciones en zona de guerra o desastres naturales. El día del maestro debía recibir el reconocimiento como embajador de la paz por parte del Comité de UPF pero no pudo estar presente ya que se encuentra realizando tareas de coordinación en el mantenimiento del campamento de refugiados Kutupalong en Bangladesh, convocado por la ONU. Se trata del centro de acogida más grande del mundo, que alberga principalmente al pueblo rohinyá; la comunidad musulmana más cuantiosa de Birmania perseguida por el régimen militar de ese país. “Por recomendaciones me llamaron a trabajar acá y mi tarea es el mantenimiento de las operaciones en el campamento de refugiados”, comentó Esteban vía whatsapp. Su desempeño tiene que ver con el mantenimiento de caminos, provisión de suministros, movimiento de maquinaria pesada para la realización de obras, etc. Todas funciones ligadas al sostenimiento operativo del campamento, lo cual no es poca cosa ya que allí se alberga a más de 1 millón de personas.

Durante su tiempo en el país sud asiático, su labor en protección civil continúa sin interrupciones de la mano de algunos coordinadores y varios voluntarios, con quien Esteban se comunica “todos los días para mantener la línea de trabajo”. Sin embargo, y aunque rodeado de miles de otros voluntarios y asistidos, Esteban allí se encuentra sin ningún otro familiar, amigo o conocido con anterioridad: “estoy solo, sin familiares ni compañeros de ningún lado”,  comentó. En este contexto, haber sido reconocido como embajador para la paz por el comité de UPF (Universal Peace Federation), adquiere todavía una relevancia mayor, puesto que la postulación la realizan otros embajadores a modo de gratitud y reivindicación de las labores humanitarias. Fue postulado por el embajador para la Paz Christian Hernán Oreb, Coordinador General de la Red Cooperar de Organizaciones de la Sociedad Civil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la mención se entregó con motivo de celebrar el día internacional de la amistad, y tuvo lugar el pasado 11 de septiembre en CABA. Esteban manifestó que el reconocimiento fue recibido por su esposa, Sandra Caso, mientras él presenció el momento vía videollamada. “Es un reconocimiento muy importante porque se realiza a nivel mundial”, dijo.

“Mis días comienzan a las 6 de la mañana, a esa hora arrancamos hacia el campamento puesto que por razones de seguridad no podemos estar allí de forma permanente. Hasta llegar tenemos aproximadamente 2 horas de viaje, y estando allí trabajamos en diferentes puntos en los cuales las tareas ya están programadas. Tenemos equipos de ingenieros, supervisores y personal de reparaciones; quienes son los encargados del mantenimiento de caminos puesto que estamos en una zona montañosa con muchos desprendimientos de tierra y tormentas constantes, tenemos que construir rápidamente para dar facilidad a la gente del lugar y hacer que  el espacio sea lo más seguro posible dentro de este contexto. Terminamos el día alrededor de las 20 horas, si es que no sucede ningún imprevisto”.

Consultado acerca de la duración de su actual labor humanitaria, Chalá comentó que “nunca lo terminan de definir, porque responde a cómo se van dando las tareas. En principio, yo venía por dos meses, estoy por cumplir el primero pero aún falta para definir cuándo volvería”.

Esteban posee un curriculum extenso si de experiencia en asistencia humanitaria hablamos. Desde hace 25 años desarrolla tareas para diferentes asociaciones a nivel nacional e internacional, como Cascos Blancos Argentinos, Naciones Unidas para sus agencias OIM (Organización Internacional para las Migraciones) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Realizó más de 36 misiones internacionales en zonas de guerras o desastres: en Haití, Sudán del Sur, Libia, Siria, Túnez, República Dominicana, China, Ecuador, Chile, El Salvador, Costa Rica, México y Panamá. Cabe aquí el interrogante acerca de cuándo supo que quería entregar su vida al socorro de terceros. Al respecto Esteban comentó que “siempre supe que quise hacer esto. Empecé siendo scout, luego me incliné por la atención pre hospitalaria, participé en asociaciones de ayuda agente en situación de calle. Siempre estuve muy metido en lo social”.

“Aquí todo me llama mucho la atención, trabajo con gente con mucha experiencia; pero lo más sorprendente para mí es el tamaño del campamento. Te pares donde te pares, ves campamento, es algo inmenso. Nunca me había tocado en un lugar tan grande, con tantos refugiados, es un inmenso desafío”, expresó.

  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

Deja un comentario

*