No todo color de rosas en el timbreo

  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

La presencia de Andrés Ibarra –concuñado de la concejal Evangelina Cabral- les garantizaba a los Cambiemos locales tener un funcionario de alto renombre en el timbreo. Varios de los timbreadores se quedaron preocupados por el recibimiento de la gente.

La presencia de Andrés Ibarra –concuñado de la concejal Evangelina Cabral- les garantizaba a los Cambiemos locales tener un funcionario de alto renombre en el timbreo. Junto con el su esposa la diputada nacional mercedina Carla Picolomini y el resto de los concejales y funcionarios salió a timbrear la zona del barrio Trocha.

Y si bien dieron explicaciones bastante elocuentes respecto de las tarifas y los problemas cambiarios, el mal humor se percibió en algunos vecinos a quienes las sonrisas y los buenos modos de los dirigentes amarillos ya no los convence.

“Esto está muy difícil, no llegamos a fin de mes… podría aflojar con el aumento de tarifas” fue uno de los reclamos más comunes que escucharon. No existieron situaciones preocupantes la percepción de los funcionarios y concejales presentes es que el idilio se está rompiendo. “A ver si hacen de una vez por todas las 2: ustedes lo prometieron” dijo uno de los vecinos claramente informado de la suerte de botín político de la inversión prometida.

Lea también:  Humor gráfico en el Taller del Sol

Si bien hacia afuera contaron que los vecinos los recibieron muy bien, aunque les plantearon la situación “complicada” en la que viven en materia económica a pesar de lo cual “seguían apostando” a las gestiones nacional y provincial; varios de los timbreadores se quedaron preocupados por el recibimiento de la gente.  Y se escucharon algunas palabras fuertes de transeúntes que reconocieron el marketing político. “Menos timbre y más laburo gritó un ciclista”. Los caminantes no lo escucharon (o lo escucharon y lo ignoraron), pero dejó en evidencia que lo que parecía un simpático sistema de acercamiento a los vecinos, comenzó a declinar.

Habrá que ver si se repite.

  Compartir:

Deja un comentario

*