Nada nuevo bajo el sol

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Lo acontecido en el Consejo Escolar es preocupante. Y es que Cambiemos –quien tanto se gasta hablando de la República- virtualmente ignoró a la minoría del FpV y le otorgó el cargo de vicepresidente, el único que no tiene firma de ninguna naturaleza.

Lo acontecido en el Consejo Escolar es preocupante. Y es que Cambiemos –quien tanto se gasta hablando de la República- virtualmente ignoró a la minoría del FpV y le otorgó el cargo de vicepresidente, el único que no tiene firma de ninguna naturaleza. Es un suplente en las sesiones que Ana Darritchón se ausente. Y nada más.

José Luis Pisano y Matías Gómez entendieron que les correspondía la tesorería y la vice presidente pero la mayoría automática de Cambiemos ignoró parcialmente el pedido y les dio la vice presidencia. O sea que ni siquiera vino el ofrecimiento de parte de ellos.

Es cierto: Cambiemos ganó. Pero así como se criticaba a CFK por entender que una victoria electoral no era un cheque en blanco, aquí corre lo mismo.

Una república se equilibra no ignorando a las minorías, sino dándoles mayor participación. El sistema utilizado por la Argentina no es –de por sí- equitativo en la representación ya que –para que se entienda- los votos que obtiene la mayoría valen más que los de la minoría. Y sino basta el ejemplo de lo sucedido en la última elección. Con 20 mil votos Cambiemos ingresó 6 ediles, o sea que cada 3.400 votos logró llegar a un concejal. Poco más que eso obtuvo 1País que no logró ingresar ningún edil.

Ahora bien: son las reglas de juego, injustas, pero son así.

Pero si luego los dirigentes ignoran las minorías representativas que llegan a los cuerpos colegiados, se ingresa en un peligro terreno donde el ganar una elección se transforma en un ‘Toma todo’ de la perinola.

Eso hacía –equivocadamente- el peronismo y el kirchnerismo. Cambiemos afirmó que venía a revalidar la república, pero no será con los mismos métodos que antes cuestionaban que van a revalidar. Porque no se trata de sonrisas, o modales, sino de métodos.

En el fondo el tema es ideológico: hay quienes creen que el disenso es la mejor forma de llegar a una mejor síntesis. Y hay quienes creen que el disenso es una forma de interrumpir el progreso. Y ahí se instalan regimenes filo autoritarios, democráticos cierto, pero filo autoritarios.

La democracia es algo más que concurrir a votar bienalmente. Eso fue lo que no entendía un sector del kirchnerismo y tampoco parece entenderlo el macrismo. La democracia es disenso y consenso, es que las mayorías conduzcan y que las minorías controlen. No es con la suma del poder político y público que se saldrá de la crisis política e institucional en la que nos encontramos. Sino con gestos y actitudes que hasta aquellos que piensen distinto pueden tener algo de razón.

Caso contrario nos conduciremos irreductiblemente a aquel axioma que alguien dijo: “Para los enemigos, ni justicia”.

El gesto de Cambiemos en el Consejo Escolar es decidido anti democrático. Pueden ponerle el nombre que quieran ponerle. Pero demostraron no ser mejores ideológicamente que aquello que cuestionaron.

 

 

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*