Mercedes en emergencia agropecuaria

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El decreto rige desde el 1 de enero hasta el 31 de julio • A partir ayer los productores deben presentarse en la Casa de Campo para que se evalúe cada situación particular y sean declarados en emergencia o desastre agropecuario. 

El último martes, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, firmó el decreto que establece el “estado de emergencia y/o desastre agropecuario para las explotaciones agropecuarias” bonaerenses.

El mismo rige desde el 1º de enero hasta el 31 de julio de 2009, y de esta forma habilita a los chacareros a solicitar las excepciones impositivas provinciales (inmobiliario, ingresos brutos) y la postergación de pagos de créditos solicitados al Banco Provincia. También abre la puerta para reclamar postergaciones en la liquidación de gravámenes nacionales como bienes personales, renta presunta y ganancias.

Para analizar estas medidas que involucran al partido de Mercedes y a la ciudad en particular, el intendente Carlos Selva se reunió en su despacho con representantes de los bancos Provincia y Nación, de la Sociedad Rural Regional Mercedes y de la Estación Experimental del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia. También estuvieron presentes el director de Planeamiento y Producción, Oscar López, y el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Denápole.

Según explicó Selva, a partir de ayer lunes los productores deberán retirar las planillas correspondientes por la Casa de Campo que funciona en la planta alta de la Estación Centralizadora de Ómnibus, donde se les indicará la documentación que hay que elevar al Ministerio de Asuntos Agrarios. “Las instituciones van a ir acercando a cada uno de los productores, porque más allá de que la medida abarca todo el partido, la situación directa va en forma individual sobre cada uno de los posibles damnificados por esta situación”, señaló el jefe comunal.

La Comisión Evaluadora, reforzada ahora por las demás instituciones, hará la evaluación y la distinción de si es desastre o es una emergencia. De acuerdo a lo explicado en un medio nacional por el secretario de Agricultura bonaerense, Emilio Monzó, una vez declarada la emergencia en la provincia de Buenos Aires, el productor individualmente se presenta y puede solicitar o la emergencia, si está afectado más del 50 por ciento, o el desastre, si está afectado más del 80 por ciento de su producción.

Al hablar de los papeles que deberán ser presentados, Selva detalló que “hay una serie de documentación que se debe cumplimentar”. Se debe demostrar ya sea la titularidad o el arrendamiento del campo, y la identificación catastral de las parcelas. En base a esto será la Comisión la que tenga la responsabilidad de elevar al Ministerio la evaluación del perjuicio.

►El decreto

El decreto firmado este martes por Scioli contempla la posibilidad de que el actual fenómeno climático que afecta a gran parte de los productores agropecuarios se prolongue en el tiempo.

La medida, además, constituye el paso previo para que los productores puedan acogerse a los beneficios de la resolución 33/2009 del gobierno nacional, que contempla la prórroga por un año en el pago de determinado tributos para quienes se encuadren bajo la figura de emergencia agropecuaria.

En tanto, a los productores con pérdidas superiores al 80 por ciento se les condonará sus compromisos fiscales tanto a nivel nacional, provincial y municipal.

En los considerandos del decreto, las autoridades bonaerenses señalaron que la situación de emergencia “permitirá atenuar el impacto económico producido” en el campo y recuerda que “el dictado de normas de necesidad y urgencia, cuando medien circunstancias que así lo justifiquen, ha sido objeto de reiterado ejercicio en la práctica institucional argentina”.

“La gravedad de la situación hace menester recurrir al dictado de una norma de necesidad y urgencia a fin de atender la situación planteada, sin perjuicio de la intervención de las Comisiones Locales de Emergencia Agropecuaria y la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de la Provincia de Buenos Aires”, destacó Scioli en los fundamentos del decreto.

Quedó expresamente aclarado que la aplicación del decreto y el acceso a sus beneficios “queda supeditada a la presentación de las declaraciones juradas de Emergencia o Desastre que hagan individualmente los productores afectados”.

El decreto instruye al Banco de la Provincia y a la Agencia de Recaudación (ARBA) para que adopten las medidas necesarias para la efectivización de los beneficios contemplados en el decreto.

En el caso del Bapro, durante el período de vigencia del decreto, que va del primero de enero de este año al 31 de julio próximo, se posterga el pago de las cuotas de los créditos que hayan tomado con esa entidad los productores perjudicados por la falta de agua.

Mientras que ARBA suspenderá el cobro de los tributos provinciales en los casos de productores declarados en emergencia, dejará de cobrarlos a los contribuyentes que reciban la declaración de desastre.

La medida sostiene que la “grave situación” ocasionada por la sequía “ha sido evaluada oportunamente por el servicio técnico específico del Ministerio de Asuntos Agrarios mediante información meteorológica (estadística y satelital), informantes calificados, chequeo a campo e imágenes satelitales y en la consulta sobre la magnitud de los perjuicios sufridos en la producción o capacidad de producción a Comisiones Locales de Emergencia Agropecuaria”.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •