María Evangelina Cabral: “La política es estar al servicio de los demás”

  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

De niña, solía jugar a la pelota con su primos y hermanos • Quedó embarazada en su adolescencia, lo que casi no le permite continuar en un colegio privado  • Se recibió de contadora en la UNLU y al poco tiempo comenzó a trabajar en el Servicio Penitenciario • Pelusa González la invitó a participar activamente en la política.

Por Agustín Castro

El 11 de enero de 1975, la dictadura militar chilena, al mando del General Augusto Pinochet, libera a Clodomiro Almeyda, Jorge Tapia Valdés y otros tres hombres que acompañaban al gobierno popular y socialista del entonces ex presidente Salvador Allende. Fueron expulsados a Rumania.

Ese mismo día nacía en Mercedes María Evangelina Cabral, hija de Norberto Cabral y Nora Lapenta, quienes posteriormente dieron vida a sus tres hermanos: Esteban, Mariano y María Emilia. Evangelina es la más grande de los cuatro. De niña vivió en el centro de la ciudad, en la calle 20 entre 23 y 25, hasta que su padre Norberto compró un terreno en los alrededores del Club Estudiantes, donde decidió vivir con su familia. En ese momento, en el barrio del club, no habitaba mucha gente y el predio estaba rodeado de verde, lo que implicó un cambio brusco en el seno familiar, que pasó de la ciudad al campo. Allí Evangelina jugaba con sus primos oriundos de la ciudad de Lobos y con sus hermanos varones. Criada entre varones, jugaba al fútbol y sacaba los cardos del campo con palas y rastrillos.

Fue al Colegio San Antonio durante toda su escolaridad, institución donde se egresó en el año 1992, quedando un grato recuerdo de sus compañeros, así como un sabor amargo al recordar que casi no pudo terminar el secundario a causa de su embarazo adolescente. Había quedado embarazada de Juan (25). La institución, dirigida por monjas, no permitía la asistencia de alumnas embarazadas. Pero tuvo la suerte de que justo en ese momento, la dirección había pasado a manos de Carlos Pérez, que había sido profesor de química y física de San Antonio. Pérez fue quien le permitió terminar con sus estudios secundarios, haciendo gala de la materia que enseñaba. Fue así que Evangelina empezó a asistir a la escuela estando embarazada hasta el nacimiento de su primer hijo, que dio a luz durante las vacaciones de invierno. “Tuve la suerte de poder terminar el secundario con mis compañeros de toda la vida”, agradece hoy.

En 1993 empezó a la carrera de contaduría en la Universidad Nacional de Luján. Ya estaba decidida de antemano a hacer esa carrera porque tenía una tía que estudiaba lo mismo, a quien le gustaba observar trabajando en dicha profesión. Fue así que empezó a estudiar mientras dejaba a su hijo en un jardín maternal que quedaba a la vuelta de su casa.

Su padre se había quedado sin trabajo. Para seguir solventándose los estudios, empezó a hacer procuración en un estudio jurídico que ya no existe más. Posteriormente, trabajó en el estudio de arquitectura de Swinnen, y luego, en la distribuidora de cerveza de Raúl Barnetche y Daniel Pavoni. Hasta que se recibió en el año 1999 de licenciada en administración en la UNLU.

Siguió estudiando para obtener el título de contadora pública, un tramo más intenso que el anterior. Se les dificultaban sus tiempos porque tenía trabajar, paralelamente a la finalización de sus estudios terciarios, ya con su segundo hijo Mateo (14), nacido en el año 2003, el mismo año en que se casó con Martín Picolomini, padre de Mateo y de su tercer hijo, Santino (12). Ese mismo año ingresa al Servicio Penitenciario, donde trabajaba su madre como asistente social, quien se jubila dejándole el lugar a su hija. Allí empezó el curso para realizar pericias contables civiles y laborales, generando una clientela profesional entre psicólogos, abogados y médicos.

  • ¿Cómo empezaste a participar activamente en la política?
  • Me empezó a interesar la política desde más grande. En un momento me afilié al radicalismo cuando Pancho Torres era candidato a intendente. Pero después no tenía mucho tiempo. La política te lleva mucho tiempo. Tenes que participar en reuniones y actividades. Pero bueno, después dejé y empecé a hacer un poco más actividades sociales.
  • ¿Cuáles?
  • Iba a los barrios a repartir alimentos y ropa. Ya cuando empezó Lucas Fal me sentí muy identificada con él. A pesar de que es de mi promoción no lo conocía. Pero me empecé a sentir identificada con esas políticas y con las de este gobierno. Me involucré de lleno. Pelusa González es el presidente del Pro acá en Mercedes. Él me convoca para formar parte de la lista y no lo dudé ni un minuto. Acepté porque me pareció un desafío muy importante.

María Evangelina Cabral participó como segunda candidata a concejal por la lista de Cambiemos en las últimas elecciones legislativas, debajo de José María Comesaña.

  • ¿Cómo viviste las últimas elecciones?
  • Durante las PASO estaba preparando un viaje. Pero me presenté a los timbreos y todo el tiempo estaba participando en actividades. Yo vi que la gente al principio se mostraba un poco tímida. Querían que los escuches. Sentí como que habían perdido la esperanza. Se notaba un cierto temor. Después de las PASO fue un cambio rotundo. La gente se empezó a manifestar más abiertamente. Y la verdad es que esperábamos que nos vaya bien pero nos sorprendieron los resultados. Toda la lista es muy buena. Gustavo Mangoni es presidente de Cerelmer, Esteban Biaggini tiene mucha presencia con los jóvenes, Marilina (Bustelo) ha trabajado mucho con los barrios, Sabrina (Viñales) con el tema rural. Es muy buena la conformación de la lista. Toda gente honesta y trabajadora.
  • ¿Qué te parece la política comunal de hoy?
  • Por los resultados en las últimas elecciones creo que los vecinos de Mercedes no están conformes. Creo que con las buenas intenciones no alcanza. El municipio recibe fondos del Fondo de Infraestructura Municipal. Este año va a recibir alrededor de 273 millones. Pero hay algo que a la gente no le termina de llegar. Las obras no terminan de llegar. Habría que preguntarle a la gente. No te sabría decir qué es lo que no les gustó.
  • ¿El Municipio recibe la plata suficiente?
  • Mucha más que la que le llegaba al anterior intendente. Yo creo que la gente pide un cambio. El tema de la intendencia paralela que veían, que no lo vean al ex intendente Selva en las inauguraciones, que lo veían a Juani al lado del funcionario de turno; creo que eso a la gente no le gustó. Era parte de la política que se vivía a nivel nacional. La gente votó un cambio y ese cambio ahora lo representamos nosotros.
  • En los medios hay un caso paradigmático en los que se habla de falta de recursos que tiene que girar la provincia a la municipalidad y que no se hace lo suficiente como para solventar las supuestas falencias que Cambiemos le imputa al gobierno comunal en el caso del Hogar Abelito.
  • Eso no tiene nada que ver con la cuestión recursos (ver recuadro)
  • ¿Qué crítica le haces al gobierno de la Provincia al mando de María Eugenia Vidal?
  • Yo te cuento que hace 14 años que trabajo en el estado provincial. Te puedo contar cómo fue el último año del gobierno de Scioli y como es hoy. Yo conocí gente de la Unidad (Penitenciaria 5) y en otros ámbitos también, que hacía dos años que no iba a trabajar. Era un estado ausente. Yo veo que hoy el estado está presente. Nosotros recibimos recursos. Los internos reciben alimentos. No recibían alimentos.
  • Convengamos que es un gobierno que tiene la cuestión seguridad como bandera
  • Bueno, a eso mismo. Había empleo de la Policía y empleados del Servicio Penitenciario que tenían sentencia en causas penales que estaban trabajando. O sea que había una falta de control en un montón de ámbitos. Sé que en el hospital había empleados con licencia psiquiátrica y vivían en Brasil. El estado empezó a controlar algo básico que son los empleados. Empezó a hacer una depuración importante en los lugares que se consideraba que había corrupción en la policía y en el Servicio Penitenciario. A días de asumir se escapan tres internos de alta peligrosidad involucrados en el caso de la efedrina directamente relacionada con la droga. El nivel de corrupción en el que se encontró María Eugenia Vidal fue increíble. La crítica más importante es que empezó a poner orden. El nivel de obras que hay hoy en la Provincia de Buenos Aires para fomentar la producción y para poner orden en un montón de establecimientos provinciales, no tiene precedentes. A su vez, este año, más allá de que se aumentan impuestos inmobiliarios, se bajan alícuotas para actividades productivas y se fomenta un montón el desarrollo.
  • ¿No te parece que es un estado generador de desempleo, lo que se traduce en un achicamiento del estado?
  • Hacía dos años que esa gente no iba a trabajar. Eso no es quitar una fuente de trabajo. Es ser justo con el que asiste a trabajar todos los días. Te daba bronca ver a la gente que no iba a trabajar y no hacía nada. Hoy se jubilaron cobrando 40 mil pesos. Eso no es achicar el estado.
  • ¿No es ajustarlo?
  • No. No es ajuste. ¿Vos sabes que un montón de gente que ante esta situación de mayor control pidieron el retiro voluntario? Eso no es ajuste del estado. En el 2015 algunos estaban en condición de monotributo y los pasaron a planta permanente porque sabían que no iban a ser gobierno. Todos esos casos se revaluaron. No es dejar a la gente sin trabajo. Había un montón de contratos ficticios, un montón de contratos con gente que no iba a trabajar. En el Congreso se detectaron 200 casos de personas que no iban a trabajar.
  • ¿No crees que hay una enorme cantidad de despidos?
  • No. Despidos no. Son contratos que no se renovaron. Hay un montón de gente que estaba contratada y que no iba a trabajar. Eso no es despido.
  • ¿Que autocrítica le haces a tu espacio a nivel provincial y nacional?
  • Se puede mejorar mucho. Hay mucho camino por recorrer. Argentina se estaba aislando cada vez más con las políticas que tenía. El desempleo se tapaba con empleo público.
  • ¿Respecto del endeudamiento externo?
  • Antes se solventaba con la emisión de moneda. Sabemos que Boudou con otros socios habían comprado la fábrica que emitía billetes. Sabemos que la inflación que se había transmitido en el 2015 no era la real porque el INDEC estaba manipulado. Vivíamos en un estado irreal.
  • ¿Hoy no se manipula el Indec?
  • Creería que no. Confío que no. Que desde el gobierno se está fomentando la transparencia. Creo que está costando bajar el índice de inflación. El índice de este año es igual al del año pasado. Si el gobierno quisiera mentirle a los cuidadanos diría que la inflación está bajando.
  • ¿El gobierno reconoce que hay inflación?
  • Yo creo que sí.
  • Y si hay inflación, ¿por qué no hay un adecuado aumento de salarios y se niegan paritarias?
  • Con la cláusula gatillo que tienen un montón de gremios los salarios aumentan en el mismo porcentaje que la inflación.
  • ¿Crees que al sector trabajador le alcanza el salario?
  • No te puedo decir. Te puedo hablar de mi situación particular. El que trabaja y se esfuerza puede ahorrar. No sé si le sobra. Hay un montón de cosas que venían atrasadas. La luz no se ajustaba hace mucho.
  • Les quitaron los subsidios a todos los servicios.
  • Estaban subsidiados pero no había diferenciación en los subsidios. Estaba subsidiada para el que vivía en un country como para el que no.
  • Ahora no hay subsidios para nadie
  • Ahora está la tarifa social. Hoy podes ir a Eden y que te den la tarifa social. Y eso es para la gente que tiene menos recursos.
  • No pueden pagar la luz porque no tienen trabajo, ¿cómo solucionas el tema de la gente que queda marginada del sistema laboral?
  • Tampoco había empleo genuino y había inseguridad. No te puedo hablar en concreto porque no recuerdo todos los índices de memoria.
  • ¿Qué proyectos políticos y personales tenes?
  • Mi próximo proyecto es desempeñar bien mi tarea de concejal, ponerme al servicio de los vecinos y poner toda mi experiencia para desarrollar mi trabajo lo mejor posible. Proyectos políticos no tengo. Es mi primera experiencia concreta en política, así que no tengo otros proyectos.
  • ¿Qué es la política?
  • Estar al servicio de los demás. Yo estaba tranquila en mi casa leyendo un libro y de repente me involucré en algo que para mí es un desafío. Quiero llevar adelante este desafío lo mejor que pueda. Todas las cosas que conseguí, las conseguí con esfuerzo y dedicación y es a lo que estoy acostumbrada. A trabajar desde que me levanto hasta que me acuesto. Pero estoy trabajando bien y estoy contenta con esto.
Lea también:  Polémica por ataque a un mural

 

 

 

Hogar Abelito: “Se solventa con fondos municipales”

En una nota publicada la semana pasada, la Secretaria de Desarrollo Social salió al cruce del bloque Cambiemos. Alegó que los fondos que manda la Provincia de Buenos Aires son insuficientes para poner el hogar en condiciones.

“Hicieron una nota en El Nuevo Cronista en esta semana. No tiene nada que ver con la nota que me hicieron a mí. Yo dije algo y ellos no lo interpretaron o lo malinterpretaron. Eso fue a raíz de una denuncia que hubo por parte de Sabrina Selva. En ningún lugar se habló concretamente de lo que pasó. Ella llegó al hogar y vio a un menor con un adolescente que tenía los pantalones bajos. Ese es el caso concreto. A su vez, nosotros nos reunimos con la directora del Centro de los Derechos del Niño. Nos manifestó que los adolescentes y los niños tenían que estar separados. Y fuimos a ver con otros concejales si realmente estaban separados. Ellos habían sugerido que a los baños habían que readecuarlos. Fuimos también a ver eso,  pero no más. No fuimos a controlar a Nicolás Colovos ni a interpelar a nadie. Nicolás nos recibió de una manera muy amable, como los que están trabajando ahí. Vimos que la separación no es real porque hay una reja que separa a los niños de los adolescentes. Esa reja estaba abierta. La directora nos manifestó que está abierta la mayor parte del tiempo. Nos fuimos bien. Y las manifestaciones no fueron muy distintas. Volvimos sobre lo mismo a raíz de la denuncia. Que los más chiquitos tienen que estar separados de los adolescentes por una cuestión lógica. Porque la directora del zonal considera que tiene que ser así. Está separada la ducha de la parte de los sanitarios. Las canillas, por ejemplo, no están habilitadas porque la bacha está en un lado y la canilla en el otro. Una cuestión lógica. Está bien que están trabajando y las cosas no  pueden ser de un día para el otro. La otra cuestión está en la justicia. La denuncia se hizo el año pasado. Nunca pasa nada hasta que pasa, más allá que haya controles permanentes. Son chicos que están en situación de vulnerabilidad ¿Por qué no protegerlos si tenemos los medios para hacerlo? Respecto de los fondos, el hogar es de una iniciativa municipal. La provincia le entrega una beca que son $ 6.700 por mes y aparte el municipio recibió 3.156 mil pesos en el 2017. Esos 3 millones el municipio no tiene obligación de rendirlos. Pero sobre las becas sí. El hogar se solventa exclusivamente por fondos municipales. La beca es para cubrir necesidades de vestimenta, educación o de alquileres extras.  Hay cosas que estaban bien, como las camas hechas. El desorden que puede haber es el que puede haber en cualquier casa con chicos. La verdad que después estaba limpio”.

  Compartir:

4 comentarios

Deja un comentario

*