Luis Lorenzo Bandoni: 30 Años

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Derrapando: El gran dirigente del Mercedes Automóvil Club dejó su sello de jerarquía con su trabajo visionario y generoso, reflejado en el autódromo y otras obras que perduran en el tiempo.

Por Alberto Félix Hassán

El 19 de noviembre de 1987 el automovilismo y la comunidad mercedina sufrieron la irreparable pérdida de un gran hombre, que con visión, capacidad y decencia supo ocupar un lugar privilegiado en la historia del automovilismo deportivo, llevando con mano firme la conducción de una institución que puso a Mercedes en lo más alto de la actividad que nosotros amamos apasionada y desinteresadamente, nuestro querido Mercedes Automóvil Club.

Solo contaba con 59 años este dirigente que conocimos de la mano de Don Mauricio Gallo en la década del 60, con quien Derrapando tomó contacto gracias a otro luchador de los fierros, Héctor Coco Saborido que nos unió para conformar una Comisión Directiva que dio continuidad a la excelente gestión del inolvidable Adrián Bani y su formidable equipo de trabajo.

Junto a Luis concretamos dos ediciones de las 500 Millas Mercedinas en Buenos Aires 1968 y Chivilcoy 1975, tres competencias de Turismo Nacional que contaron con la participación de corredores del campeonato argentino como Paco Mayorga, Ricardo y Juan C. Iglesias, Dora Bavio, Rubén Ibarguen, Alfredo Pérez entre otros.

Al no poder continuar con la actividad nacional y tras la fusión con el Club Huracán (Señores Fara y Bianco) Bandoni tuvo la idea sensacional, un autódromo para Mercedes el que se inauguró en Ruta N°5, Km 92,300 el 9 de noviembre de 1986 con el TC del Oeste en sus dos clases.

Las más importantes categorías zonales pasaron por el circuito, con el agregado de aquellas jornadas de Karting más que exitosas. Lamentablemente un año después Luis Lorenzo Bandoni nos dejó prematuramente tomando la posta otro gran entusiasta, Juan Carlos Romans y su activa CD.

Treinta años han transcurrido con muchas lágrimas derramadas, se fue un hombre con todas las letras, un apasionado, un dirigente de lujo como los de antes, un fierrero de alma que puso mucha plata de su bolsillo, pero especialmente mucha pasión por el automovilismo.

Derrapando perdió a un amigo del alma con quién visitamos circuitos, carreras y escritorios para impulsar esta actividad que tanto queremos.

Lástima que su fallecimiento cortó esa interminable serie de proyectos que Luis Lorenzo tenía y quedaron inconclusos.

Doce años después el autódromo para el cual pedimos por su nombre se cerró dejándonos un vacío gigante, que a pesar de la lucha permanente no pudo volver a ponerse en marcha hasta hoy.

Figuras como las de Luis Lorenzo Bandoni no deben ser olvidadas, por haber marcado un camino limpio y recto, con esa honestidad caballeresca que este hombre manifestó en todos los actos de su vida, para que los que lo conocimos lo tengamos por siempre en un lugar muy especial de nuestro corazón.

 

 

Autor: Carlos Luna

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario

*