La postura del empresario: “Espero que se valore como bueno”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El representante de Color ONe SA, empresa encargada de la colocación de los cestos con cartelería, Ezequiel Bisso se mostró dolido por la polémica y dio sus perspectiva • Asegura que busca el crecimiento de la ciudad. 

Ante las múltiples declaraciones aparecidas en los medios con respecto a la colocación y ubicación de los nuevos cestos de residuos que portan sobre sí un amplio espacio para cartelería publicitaria, el propio dueño de la empresa Color ONe SA, Ezequiel Bisso mantuvo una entrevista con El Nuevo Cronista para hablar sobre el proyecto y lo que generó esta polémica.

Según explicó, comenzó la gestión en el 2007 y fue aprobado a principios de 2008.

El convenio fue firmado en mayo de ese año pero con el problema con el campo y la situación de coyuntura internacional se pudo empezar a instalarlos a principios de 2009.

“La repercusión de la gente que va por la calle es que dicen que son lindos y que están buenos. Pero no todos piensan igual y algunos concejales mostraron su disconformidad con respecto a esta iniciativa”, explicó.

En cuanto a si era de su conocimiento los motivos de esta repercusión indicó: “Puntualmente es que la publicidad podía ir sobre el cesto pero está la ordenanza que es bastante amplia porque no habla de que tiene que ser sobre el cesto y que este tiene que ser de determinada medida”, manifestó y añadió que “este es otro formato, y estamos sobre la misma ordenanza pero con otra idea a nivel creativo sobre el cesto en sí”.

Además, indicó que “este circuito lo compró personal y cuenta con diez carteles. Hay otros dos circuitos que ya los tengo vendidos, sin contar que son cinco de ellos cedidos al municipio para transmitir campañas de bien público y dos de ellos a los costados de teatro para que anuncie sus actividades en una cartelera lumínica”.

“Nosotros nos dedicamos a esto en Capital y gran Buenos Aires, pero no nos queremos llevar por delante a nadie. Nuestra idea era simplemente aportar algo y trabajar.

No obstante, el formato anima a la ciudad y no la aplaca tanto como antes. Por supuesto depende de los gustos particulares”, aseguró

En cuanto a lo que significó para su persona la polémica explicó: “Cuando coloqué los carteles me fui de vacaciones con mi familia y cuando volví me encontré con todos los periódicos que me causaron algunas sorpresas pero que como en cualquier democracia uno sabía que iba a haber quienes estuvieran conformes y disconformes. Hubiera preferido que el 100% estuviera de acuerdo, pero sabía que existía la posibilidad.

Hay que seguir para adelante, tratar de que la gente se acostumbre al formato, pero falta la iluminación”, manifestó.

Por otro lado, expresó que “el 25% de lo recaudado en concepto de publicidad, que es la función de los carteles, va a ser donado a tres comedores comunitarios. Estamos evaluando cuál es la causa más justa de apoyar. Uno de ellos será El Honguito” y añadió que “a pesar de que la ordenanza nos exime de pagar las tasas a la publicidad, a nosotros nos parece justo pagarla y lo vamos a hacer. La idea no es sacar  una tajada propia sino acercar un proyecto a la comunidad”.

►Cuestionado

Bisso también dio sus propias explicaciones con respecto a los diversos puntos en contra que habrían sido encontrados sobre los mismos. “Sobre los cuestionamientos de que los cestos son pequeños, no sé si no son el doble de grandes de los que están vigentes. En cuanto a que no están señalizados, la obra está en pleno proceso de ejecución y no hubo tiempo de terminarlos para que empezaran las críticas. Sin embargo, la gente sí lo sabe porque ya hay muchos que están llenos hasta la mitad o las tres cuartas partes”

Por otro lado, trascendió que en el mapa en que dejó plasmada la ubicación de los cestos, la cual fue aprobada por el Ejecutivo, al momento de la instalación de uno de ellos en a puerta de la municipalidad fue detenido por el intendente Carlos Selva y cancelada esa ubicación.

“Yo presenté un relevamiento de ubicaciones teniendo en cuenta que no dificulte la libre circulación y todas las ubicaciones fueron dadas de acuerdo a lo que yo había presentado. Con respecto a la cuestión del municipio, quizás no se tuvo en cuenta que lo que se pretendía era poner un cartel donde estuviera señalizado que ahí estaba el municipio, siendo uno de los que quedaban a su disposición. Si al intendente no le gusta, me parece bárbaro”, expresó y aseguró que “antes de colocarlos yo consulté con los vecinos para que no les genere perjuicios. Se trata de perjudicar lo menos posible. En el último de los casos, en que existieras muchos problemas tienen cuatro bulones que se aflojan, se saca el cartel y no queda nada”.

Por otra parte también fue cuestionada la ubicación sobre calles 27 y 24, cerca de la Basílica Catedral. Al respecto indicó que “no encuentro motivo por el cual un cartel con cesto de residuos que mide dos metros de altura pueda obstaculizar una torre de 73 metros que tiene la iglesia, con todo el respeto que se merece. Además, el cartel no está ubicado en el atrio sino en la vía pública, que es la vereda y a la vuelta hay un cartel de chapa donde se pegaban publicidades y nunca escuché críticas con respecto de este. Simplemente tratamos ponerlo discrecional y criteriosamente, donde al paso de la gente haya un cesto de residuos”, afirmó.

“Este formato solo se ve en ciudades importantes y quienes lo solicitan son los auspiciantes. Esto no hace más que hablar muy bien de Mercedes en cuanto a su realidad y su proyección de lo que viene, teniendo en cuanta que es una ciudad de 80 mil habitantes. Espero que sea valorado como algo bueno para la ciudad”, concluyó.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •