“La política es el medio por el cual mejoramos la calidad de vida de la personas”

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

De niño, se crió en el barrio Seminario donde jugaba al tenis, al fútbol y andaba en bicicleta, actividades que hoy sigue ejercitando frenado un poco por un problema en la rodilla • Muy buen alumno en su etapa escolar, se recibió de kinesiólogo en la UBA • La política lo llevó a fomar parte de una banca en el Concejo Deliberante representando al PRO y autodefiniéndose de “centro derecha” • Sin perjuicio, hace una crítica de las políticas de su espacio, en relación al gobierno provincial y nacional, y elogia el “orden” del gobierno de Ustarroz.

La entrada a su consultorio esboza un cartel donde varios profesionales laburan como él hasta altas horas de la noche. Psicólogos, psiquiatras, esteticistas y otras profesiones hacen gala de las soluciones acerca de la salud que requiere un ser humano, acudiendo al sector privado, el que puede, o bien, dirigiéndose al hospital municipal, hoy dirigido por Bandoni, un hombre que entró al nosocomio con el mismo color de bandera que hoy eligió la mayor parte de los argentinos: el sol de la bandera argentina agrandó su amarillo y gobierna gran parte del símbolo patrio.

Gustavo Mangoni es kinesiólogo y salió elegido como 5° concejal durante las últimas legislativas, representando al Pro-Cambiemos Mercedes. Tiene 50 años y está casado con Valeria Chapuis, agente fiscal de la UFI 2, con quien tiene cuatro hijos.

Nació en Mercedes el viernes 22 de marzo de 1957. El diario Clarín sacaba en tapa que el presidente provisional, en ejercicio del Poder Legislativo, daba a conocer un decreto con fuerza de ley por el cual se liberaba definitivamente la comercialización del girasol, maní y maíz para las cosechas, actividad que reglamentaría la Junta Nacional de Granos, así como los precios y los cupos de exportaciones. Y que las disposiciones que se opongan a este decreto quedarán automáticamente derogados. Ese mismo año se realiza la reforma a la Constitución Nacional, durante la dictadura militar autollamada “Revolución Libertadora”, derogando la constitución peronista de 1949 e incorporando el artículo 14 bis, en materia laboral, referido a los derechos de los trabajadores. La Convención Constituyente fue realizada de manera forzada, bajo elecciones carentes de libertad, con un amplio sector de la ciudadanía que ejercía el voto en blanco. Fue ampliamente cuestionada por su falta de legitimidad. Terminó disolviéndose por falta de quórum, sin haberse podido culminar la labor legislativa, pero reformando forzosamente una constitución que rigió a los argentinos por largo tiempo.

En ese contexto económico, político y social, de convulsión dictatorial de un poder de facto, Alcides Mangoni, hoy jubilado del Banco Provincia y María Elena Pisoni, jubilada docente, tuvieron a Gustavo, que ejerce la kinesiología, carrera que tuvo la suerte de estudiar en la Facultad de Medicina de la UBA (Universidad de Buenos Aires), hermano de Adriana, bioquímica y docente.

Se crió en el barrio Seminario y cuenta: “Era otra cosa hace 40 años atrás. Estaba mucho en la calle, donde hoy está el Fonavi. Teníamos las canchas de fútbol, las calles eran de tierra, andábamos mucho en bicicleta, íbamos a la Liga a jugar al tenis y a la pileta. Jugábamos también al fútbol en Parroquial. Mis amigos de esa época eran Patricio y Néstor Testa, Ariel y Gastón Marzano, Hernán Aschero, Fabián Micotis…”, recuerda entre otros.

Ingresó al jardín de infantes de la Escuela número 13, frente a la Terminal de Ómnibus. Fue a la escuela número 2, durante la primaria. Su madre era docente de esa institución, por lo que le resultaba más fácil tenerlo cerca. Cuando terminó la primaria, hizo el secundario en el Colegio Nacional, egresado como Perito Mercantil. Recuerda que era un alumno muy aplicado. Durante la primaria llegó a ser abanderado y solía ser bastante estudioso, generando una metamorfosis durante la secundaria, que le permitió ser un poco más revoltoso. Sin perjuicio de su cuasirebeldía adolescente, nunca se llevó materias.

Terminó el secundario y empezó a estudiar kinesiología en la Facultad de Medicina de la UBA (Universidad de Buenos Aires). En Capital, vivió 5 años con Daniel Lapenta y Roberto Boccardo, dos compañeros de la secundaria. “Teníamos muy buena convivencia”, recuerda.

Apenas finalizó la carrera en tiempo y forma, se volvió para su ciudad natal que lo esperaba para ejercer su profesión. Sin embargo, empieza a hacer kinesiología en Suipacha, cuando Daniel Picolomini deja un consultorio en el pueblo vecino. Fue así que Gustavo tomó el consultorio ofrecido por su colega y arranca a trabajar allí.

Paralelamente al consultorio suipachense, en el que trabajó durante 8 años, empezó a hacer kinesiología a domicilio en Mercedes. “En aquélla época, cuando nosotros arrancamos se hacía un poco de todo. Había muy pocos kinesiólogos. Estamos hablando del año 1990. Hacíamos respiratorio, traumato…”, recuerda.

Al poco tiempo empezó a trabajar en Cerelmer (Centro de Rehabilitación de Liciado Mercedes) y luego se instaló en su consultorio que actualmente tiene en calle 33 número 879: un policonsultorio que comparte con otros profesionales (psiquiatras, psicólogos, esteticistas y otros), sin dejarCerelmerpor la mañana.

Lea también:  Tras los paros, bancarios cerraron las paritarias

-¿Cómo empezaste a trabajar en la política?

-Me invitaron a participar en una formación del Pro, el año pasado. Siempre tuve la inquietud de participar en política pero nunca se había dado. Estuve más que nada dedicado al trabajo.

-¿Quién te convocó?

-Un amigo: Hugo Pescio. Me llamó y me dijo si quería participar. Entonces me pareció un momento bueno. Me gustaba la iniciativa. Comulgo con las ideas del Pro. Y bueno, este es el momento. Y acá estoy.

-¿Qué ideas te llaman del Pro?

-El cambio, el cambio. La modernidad eh…no sé qué decirte.

-¿Qué valores políticostenes?

-Yo creo que uno…pienso en el desarrollo. En crecer permanentemente, en traer obras, en competir. Yo soy muy de hacer, de hacer y hacer. Me da la impresión que el Pro va por ese sentido, ¿viste? De hacer, de cambiar, de generar.

La semilla de la política fue germinando desde mucho antes que un amigo lo invite a participar activamente, acudiendo a las reuniones que se llevaban a cabo en el búnker del Pro. En esas reuniones, se debatían acerca de quiénes iban a ser los posibles candidatos que iban a integrar las listas para los concejales en las últimas elecciones legislativas y quedó como candidato en el quinto puesto, ingresando a la banca del Honorable Concejo Deliberante, luego del batacazo dado por Cambiemos, fusión del Pro, con la UCR(Unión Cívica Radical) y el Partido FE, a la que Gustavo denominó “lista de confusión”, que metió 6 concejales.

-¿Qué perspectiva tenes de la política local?

-Nosotros queremos llegar a la intendencia en el 2019. Quiero que el ejecutivo sea nuestro. A mí me parece que no es un mal gobierno el de Ustarroz. No tiene deudas, pero me parece a mí que le falta un poquito más de movimiento, un poco más de gestión. Y una cosa que hay que mejorar es el tema de la recaudación. Hay mucha morosidad. Entonces, hay que tratar de recaudar con las tasas con un pago de 30 o 40 %. Está bien que ahora con la moratoria, como estuve mirando, se ha estado acercando mucha gente para normalizar la situación. Pero hay que tratar de recaudar más para no presionar tanto a los pocos que pagan y todo eso trasladarlo a la obra pública.  Muchas de las obras más grandes que vinieron fueron bajadas por Provincia. Pero al gobierno de Ustarroz lo veo ordenado.

-Le dio un superhábit de 11 millones…

-Por eso hay que tratar de superarlo.

-¿Qué opinás acerca de las declaraciones que versan sobre la falta de plata que gira la Provincia que tiene una bandera distinta a la de la ciudad?

-Las obras, como las 25 cuadras de asfalto, de la 40 y 29, la calle 2, es todo plata provincial.

-¿Cómo están de cara a las próximas elecciones?¿SesónComesaña va como candidato a intendente?

-Yo estoy convencido de que va a ir como candidato a intendente. La gente lo apoyó abiertamente. Tiene buen caudal de votos, es una persona honrada. Lo aprecio mucho. Es una buena persona.

-¿Qué proyectos tenes como concejal?

-Mira. Yo ahora me estoy empapando del tema salud. Trabajamos un poco coordinados con Daniel Bandoni en el hospital, con el tema del SAME que está por arribar a Mercedes, con las salas periféricas, algún proyecto para armar en Gowland que ahora tiene un alto desarrollo demográfico. Así que estoy más con el tema de salud pero me interesa más también el tema de obra pública. La obra pública sería el asfaltado, cloacas, agua. Estoy tratando de empaparme en esos temas. Estamos pensando en armar bicisendas para la ciudad, para darle un poquito más de estímulo a la movilidad en bicicleta. Armar un desarrollo urbano en Mercedes. Hay muchas motos y muchos autos en Mercedes. Si vos ves en las capitales el mundo más desarrolladas, el uso de la bicicleta es fundamental. Entonces estamos pensando en armar un desarrollo urbano con bicisendas para bicicletas.

-¿Lo crees posible en Mercedes?

-Si. Yo creo que sí. Si se hace un buen trabajo sí. Inclusive si hay un buen contacto con la gente de Nación, el Ministerio de Transporte te arma un proyecto de esos.

-¿Qué es la política?

-La política es el medio por el cual mejoramos la calidad de vida de la personas. Aportamos nuestras ideas y nuestro tiempo para mejorarla.

-¿Tenes tiempo para la política?

-Sí…es decir, no. Estoy teniendo. Achicando un poco mi actividad privada para encargarme más de la política. Me gusta.

Recuadros

Recuadro I

Críticas al gobierno provincial y nacional

-¿Qué crítica le haces al gobierno provincial que comanda María Eugenia Vidal?

-Hoy por hoy no se están viendo grandes…tenemos mucha presión tributaria. Han aumentado mucho los servicios, es como que no vemos una continuación. Pero estamos esperando. Sabemos que el camino es este pero estamos esperando una reestructuración que haya una mejora, que haya empleo y que se vea. La gente lo único que escucha es queja, nada más. Es hoy por hoy lo que estamos viendo en este momento.

Lea también:  Gran debut del lobense Luciano Forunato

-¿Crees que no se escucha la demanda popular, de alguna manera?

-Hay que escuchar, hay que escuchar. Seguro, sí, si.

-¿Y a nivel nacional con Mauricio Macri, cómo ves la situación?

-Y más o menos, son parecidas las políticas de Vidal y Macri. En la misma línea. Igual yo creo que vamos bien y vamos en el buen camino, pero bueno. Estamos un poco ansiosos de ver los resultados. Hay que controlar la inflación y montón de cosas. Los economistas dicen que hay que esperar, que ya va a llegar. Estamos cansados de malas noticias. Queremos tener buenas noticias.

-¿No te parece que el gobierno quiere achicar el estado generando desempleo?

-Lo que pasa es que el déficit hay que achicarlo. Hay que achicar el estado.

-¿Crees que hubo déficit durante el kirchnerismo?

-No. El déficit fiscal. Hay que achicarlo y mucho tiene que ver con el achicamiento del estado.

-¿Pero vos crees que el estado sufría déficit cuando asume Cambiemos?

-Sí. El déficit era muy grande. Los economistas te lo dicen.

-¿Qué herramientas crees vos que se deberían utilizar políticamente para paliar el déficit?

-Toda esa masa de gente que trabaja para el estado les daría actividades productivas.

-¿Generando empleo?

-Generando empleo, claro. Hay que achicar la cantidad de empleados públicos pero esa gente tiene que ir a trabajar al sector privado para producir. El estado estaba muy inflado y en muchas áreas, ineficaz.

-¿Por qué se está endeudando tanto el gobierno de Cambiemos?

-El endeudamiento externo no ha bajado. Como no hay activación productiva, uno para generar obras se tiene que seguir endeudando. La idea es que a futuro nos endeudemos cada vez menos.

-Claro, pero nos estamos endeudando cada vez más…

-Y…viene con un nivel de endeudamiento parecido al que venía en los gobiernos anteriores.

-El kirchnerismo pudo llevar a cabo una política de desendeudamiento nunca vista en la historia, ¿no crees que lograron bajar abruptamente los índices de endeudamiento externo o crees que es una mera infamia?

-Claro, tenes razón. Hubo una política de desendeudamiento. Pero hubo mucho conflicto con lo que debíamos, con lo que no debíamos, me parece que había mucho enfrentamiento con los grandes mercados. No es positivo esto. Porque vos en definitiva tenes que recurrir a un crédito.

-¿No crees que implica pérdida de soberanía nacional?

-No, no. Yo creo que está globalizado. Tenemos que tener acceso a crédito. Y más vale que tenemos que tratar de ser moderados. En lo que se puede. Es muy difícil. Más vale que Macriestá pidiendo créditos porque si no la rueda no se mueve. Más que nada porque hay mucha obra pública en marcha. Se necesita. Pero en algún punto los privados van a tener que empezar a invertir. Aportar para el estado.

-La crítica fundamental que se le hace al endeudamiento externo es que las inversiones nunca llegan

– Lo que tenemos que decir es que la obra pública se está viendo. Eso sí. Rutas, puentes. En eso estábamos muy atrasados.

-¿Y el puente que se mal construyó sobre el paso de las vías que justamente esta semana el “Pollo” Sobrero criticó diciendo que era una obra que se tenía que hacer de nuevo?

-Ese tema lo solucionaron. Es un problema técnico. Eso depende de los ingenieros que están haciendo la obra (risas). Para eso estudió esa gente. Yo escuché que lo habían solucionado. Es una responsabilidad de la empresa que contrataron. Debe haber medios de control para eso. Inclusive ya se está por habilitar.

-¿Los tarifazos?

-Creo que estaban muy atrasadas las facturas. Se actualizaron.

-¿A eso llamaron “sinceramiento fiscal”?

-Claro. A la quita de subsidios que tiene que ver con la baja del déficit fiscal.

-¿La calidad de los servicios?

-La calidad de los servicios no ha mejorado (risas) se están actualizando las tarifas pero no ha mejorado el servicio. Se apagan los aires acondicionados, baja la tensión. Se ve.

Recuadro II

Deportes en el presente

En la entrada al consultorio, Gustavo tiene un armario con ficheros, muchos cuadros de congresos y jornadas de kinesiología a los que ha asistido, una mesa ratona con revistas La Nación, Viva y una Paparazzi sin tapa, gastada por el uso, y una plancha donde abundan fotos de su familia, en diversos lugares, de sus encuentros con amigos jugando al tenis, de una maratón en la que corrió y la conclusión que es un aficionado a los deportes: “Jugué al fútbol en una época, actualmente juego al tenis y hago ciclismo. Corría en maratones pero después por problemas de rodillas…”, dice el kinesiólogo, que aclara que hoy se dedica más al tenis y al ciclismo, entrenando con Darío Oliva y Jorge Morales.

  Compartir:

Deja un comentario

*