La policía de la mente

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los dichos de un funcionario –en el ámbito de su privacidad- generaron un proyecto de resolución pocas veces visto. Tal vez producto de la felicidad los integrantes del bloque Cambiemos no analizaron lo que escribían. Y es que –más allá del poco feliz comentario- el proyecto en sí mismo quiere que alguien pida disculpas o se retracte de ¿una opinión?

Por Javier Guevara

El lunes un funcionario comunal en su Facebook escribió: “Desaparecieron 30.000 compañeros, mirá si no se van animar a desaparecer 1.500 urnas!!!”

La frase –muy poco feliz por cierto- banaliza un hecho tan dramático como lo vivido durante la dictadura militar. Pero busca cuestionar un manejo poco claro del escrutinio provisorio. Tal vez esta semana –o la próxima- los bonaerenses tengamos certezas respecto del resultado electoral de las PASO. Que son como si fueran una encuesta, pero no son una encuesta. Son elecciones en el sentido estricto de la palabra.

Los dichos del funcionario –en el ámbito de su privacidad- generaron un proyecto de resolución pocas veces visto: “El HCD se dirige al Departamento Ejecutivos a fin de indagar si las expresiones publicadas en redes sociales referidas a la vinculación entre personas desaparecidas durante la dictadura militar y el supuesto faltante de 1500 urnas pertenecen al actual Coordinador de Derechos Humanos de la Municipalidad de Mercedes” dice el artículo 1. En tanto que el segundo afirma: “De ser afirmativa la respuesta este cuerpo procederá a la citación del funcionario en cuestión” y el tercero: “De ser negativas las expresiones descriptas se solicita al Departamento Ejecutivo el correspondiente desmentido.”

Tal vez producto de la felicidad que les provocó el espaldarazo obtenido en las urnas, los integrantes del bloque Cambiemos no analizaron lo que escribían. Y es que –más allá del poco feliz comentario- el proyecto en sí mismo quiere que alguien pida disculpas o se retracte de ¿una opinión?

Dicen que el poder no cambia a las personas. Las muestra tal cual son. Y esto es un claro ejemplo de ello. Los mismos concejales que se mostraron irritados cuando un concejal presentó un pedido de informes para conocer el origen de afirmaciones falaces en torno a la potabilidad del agua corriente, ahora piden un desagravio por una opinión de un funcionario. Pero ni siquiera salen enérgicamente a repudiarlo. Simplemente quieren que dé explicaciones de sus opiniones.

Es cierto que un funcionario público tiene más responsabilidades que un hombre de a pie. Pero dicha responsabilidad es extensible a los ediles que –deberían- evaluar más sensatamente el objeto de un expediente legislativo.

Si dicha resolución fuese aprobada, un Poder Ejecutivo serio debería contestar: “No indagamos en el pensamiento de los funcionarios y mucho menos en las redes para saber qué escribe qué. Sin perjuicio de ello, le vamos a preguntar al citado funcionario si él realizó tamaña comparación en las redes”. O algo por el estilo.

No es casual que este bloque responda al gobierno que –recientemente- haya ordenado la creación de un registro con los datos de abogados y litigantes que aleguen la inconstitucionalidad de la Ley de ART. Felizmente dicho registro duró cuatro días ya que  el Juzgado Federal del Trabajo N° 4 hizo lugar a una medida cautelar con la que ordenó al organismo la “suspensión de lo dispuesto por la resolución MTEySS N° 760/17”.

Parece que no se puede pensar, ni actuar en contra de las disposiciones de este gobierno.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

6 comentarios

Parece que para Cambiemos el funcionario piensa feito , para los standares. Además se cuidan bien en el proyecto de pedido de informes de nombrarlo … tirar la piedra y esconder la mano. Ojo! No vaya a ser que también controlen con quien almuerza, donde sale , horarios, con quien se junta … no es meterse en la privacidad de una red social ?

Deja un comentario

*