jose1

José Luis Bernárdez: “Hay muchas cosas para hacer y mejorar”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es comandante mayor retirado de Gendarmería y llegó a la Secretaría para dar la impronta propia de la disciplina de su profesión y aportar sus capacidades como especialista en tránsito • Habla de la gestión, algunas falencias y qué acciones tomará para mejorar sobre todo la cuestión del tránsito en Mercedes.

 jose1

Por Yesica Landola

El mercedino José Luis Bernárdez es comandante mayor retirado de Gendarmería. Ni bien cumplió su etapa en la fuerza se puso al hombro la Secretaría de Control Urbano, por pedido del intendente Carlos Selva.

Nació el 5 de febrero de 1958. Estudió en la escuela Nº 35 y realizó el secundario en la Escuela Industrial.

Cuando culminó sus estudios ingresó a la Escuela de Oficiales de Gendarmería Nacional donde se recibió como subalférez. Fue destinado como primer destino a Neuquén, y como ocurre en esta carrera pasó por distintos lugares. En nuestra ciudad estuvo en dos ocasiones.  

Realizó en Chile un curso de investigación en accidentes de tránsito por medio del cual obtuvo el título de “Especialista en accidentes de tránsito”. También fue custodia del ministro de Defensa de la Nación hacia el fin del mandato del presidente Raúl Alfonsín y los primeros meses del mandato de Carlos Menem. Vivió tres años en Estados Unidos  donde se capacitó en el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica y luego fue convocado como instructor invitado del mismo.

Más tarde fue jefe de la Unidad Especial de Seguridad de Objetivos en Buenos Aires y fue luego subdirector de Educación de Instituto. Se retiró el 1º de septiembre de 2011. Desde esa misma fecha asumió en la Secretaría de Control Urbano.

Su esposa Rosa Haydee González y sus hijas Ángela (9) y Magalí (3), lo acompañan en esta nueva etapa de su vida.

¿Por qué eligió seguir una carrera dentro de la fuerza?

– Siempre me gustó la idea de seguir una carrera del tipo militar. Cuando estábamos en sexto año en Industrial, la Escuela de Gendarmería hizo una campaña de incorporación. Vinieron a explicar qué era, porque en esa época –año ‘76- nadie sabía lo que era.

Me gustó, me anoté y después de realizar el examen ingresé.

En Gendarmería estudié nueve años en total, contando los tres años de la escuela y los diferentes cursos.

Se estaba retirando de la fuerza y le llegó la convocatoria del intendente ¿Cómo fue ese momento?

– La convocatoria llegó a causa de mi profesión. Carlos ya me había dicho antes de retirarme así que me esperó hasta que lo hice. De hecho, el último secretario de Control Urbano fue Ariel Fusco y luego hubo un periodo en que no nombró secretario y las direcciones pasaron a formar parte de gobierno. Me retiré y asumí en medio de las elecciones primarias y generales.

• ¿Y cómo tomó la familia esta decisión?

– En realidad no querían. Estaban esperando mi retiro porque mientras estaba en actividad en mi casa estaba solo los fines de semana. Pero lo asumieron y me acompañan.

• Es un área compleja… ¿Con qué  panorama se encontró?

– La secretaría abarca Tránsito, Seguridad e Inspección General. En Seguridad hay un director hace tiempo, y cuando llegué estaba todo bastante organizado y encaminado.

El área de Tránsito e Inspección General estaban trabajando pero con otra metodología, algo que quizás no llegaba a cumplir el objetivo que tenía el intendente en este sentido.

Como la orientación del intendente fue que se haga lo que yo sé hacer, para lograr los objetivos que él tenía

Si alguien espera que en unos meses se arregle todo lo que pasa en Mercedes está muy equivocado porque yo no soy mago, sino una persona.

• ¿Cuál cree que es el área más sensible en esta secretaría y qué considera que se puede hacer para mejorarlo?

– El tema del tránsito, y es un problema generalizado en el país y en el mundo, no solo en Mercedes. La ciudad está muy desordenada, y ordenarlo para darle otra imagen y perspectiva al tránsito va a llevar mucho tiempo. Primero por la conducta que es lo más difícil de cambiar, y segundo hay trabajar mucho sobre la vía.

Con el estacionamiento, por ejemplo, vamos de a poquito. También es necesario la señalización y semaforización. Yo quisiera ver todas las calles de Mercedes con las sendas peatonales pintadas, la 29 con una raya amarilla en el medio para que impida que se cruce de un lado al otro; y todo como debe ser una ciudad del primer mundo. Pero eso lleva mucho tiempo y dinero. Esto es lo más complejo en este momento.

En cuanto a Inspección General se está trabajando bastante bien, a pesar que solo tengo ocho o nueve inspectores, más algunos en formación. Con ellos hemos divido la ciudad en zonas y se está regularizando la situación. Este es otro de los objetivos del intendente, porque había muchos negocios sin habilitar y se está normalizando la situación. Otra área que funciona bastante es el departamento de licencia.

Hay un montón de cosas para hacer y mejorar. Quisiera hacer un montón de cosas más pero todo lleva tiempo.

Estamos trabajando. Yo soy el secretario pero esto es un equipo de trabajo donde todos tenemos que tratar de hacer lo mejor posible en lo que le corresponde hacer. Esto es como una máquina, si una parte deja de funcionar no sirve.

¿Qué considera que es lo más difícil de erradicar para mejorar la situación?

– Lo más difícil es lograr el cambio de conducta. No podemos estar permanentemente corrigiendo o aplicando multas porque no se cumplen con determinadas pautas de reordenamiento. Por supuesto que la exigencia debe ser constante.

Algo que siempre critiqué desde afuera, y que no quiero hacer, es que se tomaban medidas terminales pero a los tres meses se cambiaba. Todo tiene que ser lento, progresivo y hasta que sea necesario. Las contramarchas son las que nunca logran crear una conciencia en la gente y una conducta.

Por ejemplo: el estacionamiento a 45º, que fue criticado porque dicen que está al revés –que si se va a la ley uno se encuentra con que está bien más allá de las apreciaciones que uno pueda hacer. Si nos hubiéramos propuesto marcar el estacionamiento en todas las calles que nos permiten seguramente hubiéramos creado un caos. En cambio, comenzamos con tres cuadras. Así nos costó un montón que la gente se acostumbrara, pero lo hizo. Una vez que consideramos que esa prueba piloto surtió su efecto seguimos marcando la calle 27. Ahí no costó casi nada que la gente estacionara a 45º. Después seguimos con la calle 22 completa.

Por supuesto, siempre hay quienes no quieren avenirse a la norma y estaciona a la izquierda. Pero esas personas desconocen que no le están haciendo un daño al municipio sino a sus vecinos entorpeciendo la circulación.

Mercedes no es distinta a otras ciudades del mundo. Sí ha habido situaciones en la ciudad que no han permitido una conducta y que hoy ya no podemos seguir teniendo. No se puede seguir con la ley de la selva.

Un caso son las motos. Seguimos trabajando y exigiendo cascos. Algunos lo usan y otros no. Es una cuestión de conciencia y de seguridad personal, pero no parecen entenderlo. No respetan la forma de circular en la vía pública, andan a exceso de velocidad y se pasean por las avenidas haciendo “Willy”. Eso lo tenemos que combatir creando una conducta apropiada o sacándole la moto.

A veces es complicado porque los agentes de tránsito son pocos, tienen muchas tareas asignadas y hasta hacen cursos de capacitación.

Ellos están todo el día abocados al tema del tránsito. Pero solo son 18, y no podemos estar las 24 horas, los 365 días del año en todos los puntos de Mercedes, que es lo que parece que se pretende.

Para colmo, los inspectores de tránsito son muchas veces insultados y maltratados. Parece que la gente no entiende que están cumpliendo con una tarea en beneficio de la sociedad y no en contra de la misma.

¿Desde qué momento se debe trabajar para lograr una buena conducta en materia de tránsito?

– Sin ninguna duda la educación se debe comenzar de abajo hacia arriba. Con esto me refiero a las escuelas. Es por ello que vamos a repartir folletería en las escuelas y jardines. Lo ideal es que empiecen desde el jardín de infantes

Pero también tenemos que generar un cambio de conducta en los adultos. La única forma es exigir permanentemente.

Va a llevar tiempo, pero estoy convencido de que se va a lograr. Hoy todavía no se nota, pero a medida que se vaya avanzando se va a notar.

Yo sé que es algo que nos cuesta a todos. Sobre todo el tema del estacionamiento, y a uno mismo le cuesta porque quisiera estacionar siempre en la puerta del lugar adonde va. Pero la idea es restringiendo el estacionamiento en el centro. Y nos vamos a tener que acostumbrar a estacionar a tres o cuatro cuadras.

¿Qué es lo que se va a ir realizando desde la secretaría de ahora en adelante en la ciudad para mejorar el tema del tránsito?

– Vamos a seguir marcando el estacionamiento a 45º y posteriormente actualizar la ordenanza en el Concejo Deliberante. Porque hay que recordar que todo lo que pasa en la vía pública es competencia del Legislativo. Yo no puedo poner un semáforo si no lo autorizan. Vale la aclaración a opinólogos que escuché que dijeron que se estaban dedicando a cosas menores como la colocación de luminarias. No es algo menor, y además es algo que dice la ley respecto de las atribuciones del Concejo Deliberante.

También estamos trabajando en la señalización y colocar la cartelería como corresponde.

Queremos actualizar también la ordenanza del estacionamiento medido, que si bien no quedó sin efecto no se está aplicando, en una zona más amplia a la que estaba antes. Eso va a permitir descongestionar mucho el estacionamiento.

Vamos a realizar un estudio para establecer dónde es necesaria la colocación de semáforos. Porque no se deben colocar donde ocurre, porque podría ser contraproducente.

Falta hacer mucho. Y aunque no quiero entrar en el terreno de las críticas, hubo momentos en los que se debieron hacer cosas, que no se hicieron y hoy sentimos las consecuencias.

Se habló no hace mucho tiempo de su posible alejamiento de la gestión.  ¿Continuará en el cargo?

– Mientras que yo considere que puedo aportar algo para mejor la situación, y el intendente apoye y que considere que la política que se planteó se está cumpliendo voy a seguir. De lo contrario, daré un paso al costado.

 

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •