javi

Javier Moreyra: “Soy un puente entre el barro y lo que recibe la gente”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El sábado 5 presentó dos instalaciones en el “Taller del Sol”, luego de dos años sin exponer • Su regreso con una temática para la reflexión sobre la cultura y una mirada a la vida actual.

javi

Por Yesica Landola

 

El pasado sábado 5 de noviembre se llevó a cabo la inauguración de una nueva exposición del artista Javier Moreyra, en el que fue su regreso luego de dos años de no hacer presentaciones. Se trata de dos instalaciones: “aRAZA2” (por un cacho de cultura bicentenaria) y “Montaje capital” (instalación cerámica), que fueron presentadas al público en el “Taller del Sol”, de calle 18 entre 27 y 29. Esta última quedó en exposición permanente en la vidriera del centro cultural y se podrá apreciar hasta el 20 de noviembre próximo.

El artista dio inicio a la muestra junto a varios invitados que hicieron su aporte sobre las temáticas presentadas. “Montaje capital” se trata de una muestra con piezas cerámicas, una serie de objetos que simulan una ciudad aplastada por un gran ser recubierto de monedas de oro que la pisotea, simbolizando al capitalismo.

En tanto, “aRAZA2” se ubicó en la vereda, y en ella se pudo disfrutar de un trabajo realizado con cueros de animales y palos, una toldería natural, que cubría un televisor de grandes dimensiones, apoyado sobre libros, que reproducía un video sin cesar en el que se veía a un ícono de la televisión, y otro aparato menor, recubierto con espejos y apagado.

Javier Moreyra nació el 28 de marzo de 1968 en la ciudad de Mercedes. Estudió en la Escuela Nº 2 y en el Colegio Nacional. En 1985 terminó el secundario y se recibió de Analista de Sistemas.

Durante diez años fue modelo publicitario en Buenos Aires y Chile, donde estuvo viviendo. Tuvo la oportunidad de viajar por distintas partes del mundo gracias al modelaje.

Mientras estuvo en Chile, aprendió el oficio de ceramista con Ricardo Irarrazabal.

En el 2000 regresó a Mercedes y puso su propio taller: “Tierra de rescate”. Más tarde comenzó a dar clases en el Taller del Sol.

Hace dos años se hizo cargo del almacén Moreyra, de su padre, que se encuentra ubicado en Acceso Sur y 164,  y donde hoy se siente conectado con “lo básico y humano” de la vida.

¿Cómo surgió la idea de la presentación de estas instalaciones?

La instalación “aRAZA2” (por un cacho de cultura bicentenaria) surgió con los festejos del bicentenario, es una reflexión sobre las culturas que se han perdido y lo que se ha ganado. Algo fue arrasado en pos de lo que hoy permanece.

Estas instalaciones hablan de una reflexión que hoy pasa por mi ser, y que intento transmitir a través de mi obra.

El proceso creativo se inició con la idea de plasmar una ciudad. Una ciudad  que puede tener muchas connotaciones. Yo le asigné una, motivado por lo que está sintiendo mi ser hoy. Y en ese proceso me pregunté cómo está esa ciudad, qué cosas le pasan, cuál es el mensaje que yo quiero transmitir a través de ella. La ciudad de hoy está bastante acelerada, bajo la influencia de estímulos que a veces son muy superficiales, y con muchos signos de violencia y destrucción.

El tema del medio ambiente nos urge, por eso integré a la instalación un video que muestra en principio la belleza del universo que tenemos y luego cómo está siendo destruida por un consumismo devastador. El muñeco que pisotea a la ciudad revestido en monedas de oro y coronado por personas de barro simboliza al capitalismo.

Desde mi lado de ceramista esa ciudad debe tener el mensaje de llamar a la reflexión y pensar qué estamos haciendo, si vamos a un buen puerto o si se necesitan tomar medidas y aportar lo mejor que cada uno tiene, para que esta realmente sea una ciudad feliz.

¿Cómo se da esta elección del formato?

Viene vinculado con una serie que yo miraba de chico, de Batman y Robin. Un dia vi una fotografía de la realización de la escena donde ellos suben un edificio, pero en realidad era un montaje y el edificio no existía y ellos caminaban sobre una tarima con un telón de fondo. Entonces, esa sensación me hizo pensar que estamos acostumbrados a ver cosas que no son la verdad. Y lo asimilamos como verdad. Y la verdad es que estamos influenciados por una cultura que trata de dispersar nuestro verdadero ser. La televisión tiene mucho que ver con eso, de ahí que el formato sea básicamente un montaje.

¿Cuál es la finalidad que perseguís a la hora de exponer tus trabajos?

Compartir y entregar un mensaje. Y a partir de eso que uno tiene, dar.

Sería distinto si no lo hiciera. Y que sea de una manera novedosa, al menos para mi, por eso también la elección de una vidriera para exponer, algo que nunca había hecho .El subtítulo de Montaje Capital es “instalación cerámica” y habla de lo que me moviliza. Estoy movilizado, a través de la cerámica a plantear una reflexión al espectador; a participar socialmente con lo que tengo, a entregarlo.

También busco un crecimiento como ceramista, la experimentación con nuevas formas, nuevas texturas, nuevos esmaltes, nuevas técnicas.

¿Cuánto estuviste trabajando en este proyecto?

En principio, te diría que toda la vida. Creo que uno llega al hoy con la riqueza de cada día que vivió, de lo que se nutrió, de lo que es, de lo que se formó. En ese sentido podría contar que soy analista de sistemas, estuve diez años trabajando como modelo publicitario, relacionado a la fotografía y a la producción de arte, he asistido a  talleres literarios, publicado poemas y cuentos, trabajé en producción de eventos viendo distintas manifestaciones artísticas, trabajé como asistente de chef en un lodge 5 estrellas del sur de Chile, y he pasado por los talleres de varios maestros ceramistas. La realización de un proyecto como este demanda mucho tiempo, de por sí el proceso cerámico es lento. Las ideas vienen de hace tiempo, pero recién éste año empezaron a concretarse. En el diseño general de las dos instalaciones se involucran distintos recursos, y participaron varias personas. El diseño de la invitación, una chacana (Cruz Inca) que contiene a una gran ciudad, es de Romina Carvajal Satt, una ilustradora chilena. Aníbal Farías es un escultor que hace miniaturas con alambre, y realizó la figura del muñeco que mide 1.80 mts. Junto a su esposa Jorgelina me prepararon los marcos que encierran a la ciudad. Mi cuñado, Carlos Villarreal, se encargó de la parte eléctrica, Matilde, Alejandra, Carlos y Pedro me ayudaron en el armado, Carmen Guinot participó de la apertura de la muestra leyendo, Alejandro Cabrejos hizo la compaginación de video, Cristian Falabella la difusión, la municipalidad me prestó las vallas que pusimos en la calle… y aprovecho la oportunidad para agradecer a todos los que participaron de esto.

En estos días estuviste encontrándote mucha gente, algunos conocidos otros no ¿Crees que cumpliste el objetivo de mostrar lo que querías con este trabajo?

Si, y fue con creces. La reacción de la gente fue muy linda y sus devoluciones también. Tuve comentarios muy interesantes de sus interpretaciones. En lo personal me gustó el poder reunirnos en la calle para vivir un momento especial, como siempre  lo es un hecho de esta naturaleza.

En un medio periodístico se tituló al evento: “Llamado a la reflexión sobre el avasallamiento de las culturas originarias y el avance del capitalismo”. Cuando lo vi me dí cuenta de la fuerza y la importancia que tiene esto. Y de lo que me tengo que hacer cargo. Alguien me dijo: ‘es muy jugado lo que estás presentando’. Y como expliqué antes, esto es lo que siento necesidad hoy de transmitir a las personas que observan mi obra. Estoy asombrado y conmovido por la repercusión que tuvo. Y creo que es lo mínimo que puedo hacer, porque realmente me siento comprometido con esto que estoy presentando.

Uno de los trabajos está en exposición y el otro solo se mostró en la apertura ¿Tenés pensado hacer alguna nueva presentación con ambos, dada su repercusión?

En el Taller del Sol el montaje va a permanecer hasta el 20 de noviembre, y se puede ver desde la calle. Después, estoy invitado a participar de un evento en El Limonero, el 26, donde tengo pensado presentar el Montaje Capital “recargado”, una versión especial realizada para la ocasión.

Varias personas me comentaron justamente de que este mensaje tiene que llegar a distintos ámbitos, así que no descarto nuevas presentaciones.

¿Qué proyectos tenés para el futuro?

Seguir trabajando con el barro, al menos en los ratos libres que me deja el negocio. Me han encargado 2 esculturas hace más de un año, y ahora voy a empezarlas. También empezaré a dar un taller institucional en CAIDIM. Y, seguramente, esperando la llegada de un nuevo proceso creativo.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •