Gabriela Lorusso: “Me gusta más actuar que dirigir”

  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Shares

Participará como actriz en “Fragmentos de un Pianista Violento”, una obra de Darío Bonheur, que se estrenará este sábado a las 20 en el Centro de Arte SABA (41 entre 20 y 22) • La trama aborda la violencia de género como tema central.

Gabriela Lorusso estrenará “Fragmentos de un Pianista Violento”,  este sábado a las 20 en el Centro de Arte SABA, ubicado en la calle 41 entre 20 y 22. Se trata de una pieza teatral craneada por Darío Bonheur, un pampeano que ha actuado en obras como “La lección de anatomía”, “La importancia de llamarse Ernesto”, “Ivonne, princesa de Borgoña”, “El fantasma de Canterville”, “Ambiciones”, “Cien veces no debo”, entre otras; además, participó en el ciclo “Teatro x la Identidad”, durante 3 años con “El piquete”, “Blanco sobre blanco” y el monólogo “Mi hijo tiene ojos celestes”; protagonizó diferentes cortometrajes y participó en diferentes producciones televisivas; en el 2006, debutó como director, con la obra “El terrenito de la esquina”.

Gabriela Lorusso es una artista local que actualmente está trabajando de docente en su centro artístico, SABA con Laboratorios de Entrenamiento Actoral y Taller de Biodrama, como en El Cruce del Arte (40 entre 33 y 35), y en la Municipalidad, como actriz y directora teatral. Ha representado varias puestas en la ciudad, en diferentes performances.  Hoy participa como actriz en una obra que aborda la violencia de género como tema central, una problemática social que aqueja varios hogares de nuestra ciudad: “yo estaba buscando un texto a principios de este año. Entonces le pedí a Darío (Bonheur, al propio autor de la obra), el texto de esta obra, que me encantó y a él le alegró un montón que nos reencontremos luego de haber compartido mucho teatro”.

  • ¿Cómo van a representar semejante temática?
  • Somos dos actores en escena: un matrimonio que son vecinos del pianista y su mujer, a quienes están espiando. Pero también, por momentos, somos el pianista y su mujer. Es un lindo juego para nosotros que se torna interesante.
Lea también:  La radio llega al MAMM con “Radiantes”

De hecho, en la síntesis del afiche de la obra, se ve un ojo que es a la vez un pianista tocando, como con manchas rojas de sangre. Lorusso adelanta una escena: “ellos van a un baile. A ella la invita a bailar otra persona a la que le dice que no, porque la compromete. El pianista se conoce con este caballero y le dice que baile. Y luego, obviamente, le recrimina haber bailado con esa persona”.

  • ¿La obra toca el tema de los celos?
  • Hay de todo: maltrato físico y verbal al que no representamos en forma tal . En realidad, todo lo que pasa entre el pianista y su mujer lo hacemos a distancia. No estamos en contacto nunca. Hasta incluso no sé si no es más fuerte todavía.
  • ¿Por qué eligieron a Naipauer para dirigirla?
  • Porque me gusta mucho su trabajo. Me parece que abordamos el teatro con una mirada bastante parecida. Me gustan mucho las puestas de Jorge. Y la verdad es que ni lo dudé. Yo tenía muchas ganas de actuar, pero no me quería dirigir.
  • ¿Cuál fue la última obra que hiciste como actriz?
  • Remedios para la Patria. La sigo haciendo aún. Y Sofía Míguez, que también la hago. Este año hice las dos cosas. Esos dos unipersonales son mi laburo. Están siempre. Pero tenía ganas de actuar otra cosa. Y que alguien me dirija.
  • ¿Te gusta ser dirigida o te gusta más dirigir?
  • A mí me gusta mucho más actuar que dirigir. Dirigir tiene un encanto desde el lugar de la concepción total del espectáculo. Desde pensar la gráfica, el vestuario, hasta la puesta. También el simbolismo. Pero yo disfruto mucho este lugar de actriz.
  • Tenes una idea muy arraigada de la dirección, separada de la actuación.
  • Para mí no se puede. Cuando lo hago es por necesidad. Por un tema de laburo. Me resulta práctico generar los unipersonales que armo yo. Por ahí los preparo a las 3 o 4 de la mañana. Tengo esos horarios. Funciono mucho mejor de noche. Pero tenía ganas de que me dirijan y entregarme a la mirada de otro.
  • ¿No se te escapa un poquito la dirección desde la actriz?
  • No. ¿Sabes que no? Soy una actriz muy obediente. Soy muy respetuosa con eso. Lo que sí charlamos con justificación por qué se hace algo de determinada manera. Es algo entre el director y el actor. Pero lo termino haciendo como el director quiere, siempre planteando mi justificación de por qué lo hacía de manera distinta. Pero respeto mucho los roles. Lo que me gusta en este caso es unir dos directores. Y romper con esta cuestión que entre los directores no nos vamos a ver las obras de otros directores. Me parece que tiene que haber límites para los egos.
Lea también:  “Hace 18 años no se construyen cárceles”

Hace alrededor de 10 años que Gabriela Lorusso volvió a nuestra ciudad, su ciudad natal, con libros de Anton Chejov bajo el brazo. En esa década fue forjando un sello en materia teatral, con un estilo propio, contrario a las tradicionales técnicas que venían inundando las tablas mercedinas que pedían a gritos una vanguardia artístico-teatral, de la que ya forma parte esta talentosa actriz local.

  Compartir:

Deja un comentario

*