Francia: los anuncios de celulares deberán advertir que el uso del aparato es peligroso

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se sancionó por ley un conjunto de pasos hacia la regulación de las tecnologías inalámbricas. Ofrecerán información pública sobre la ubicación de antenas, y desalentarán el uso del wi-fi en las escuelas. Y habrá una ronda de diálogo sobre los niveles públicos de exposición.

Por Claudio Fabián Guevara

Como ocurrió con los cigarrillos, ocurrirá con los celulares y otras energías inalámbricas. De a poco se descorre el velo sobre sus efectos, y la publicidad deberá empezar a advertir sobre ellos. Así será en Francia, donde en poco tiempo más los avisos de teléfonos celulares deberán obligatoriamente insertar en sus anuncios publicitarios que el uso del aparato es peligroso para la cabeza, y recomendar el uso de un protector.

Una ley fresquita, fresquita

A fines de enero el Parlamento francés aprobó una ley que aborda el problema de los campos electromagnéticos y los enfermos hipersensibles. Estos últimos constituyen una categoría de enfermos que luchan en Europa por obtener reconocimiento legal de su afección (negada por los sistemas de seguro médico, excepto en Suecia). La normativa francesa es uno de los primeros pasos firmes para una regulación más firme de las tecnologías inalámbricas y los peligros que entraña su expansión.

Entre las disposiciones de la ley, sobresale la primera reglamentación para las publicidades de celulares –que deben advertir del peligro que implica su uso, promoviendo el uso de un accesorio protector para la cabeza–, la obligatoriedad de ofrecer información pública sobre la ubicación de antenas, y una fuerte señal para desalentar el uso del wi-fi en las escuelas. Además, fija el inicio de una ronda de diálogo nacional sobre el nivel de exposición público a campos electromagnéticos.

Un debate clave

Este debate puede tener profundas consecuencias, habida cuenta de que es el punto crítico de todos los criterios técnicos que sustentan la regulación actual. En lo que respecta a electrosmog, las regulaciones oficiales ignoran la raíz del problema: lo que se cree que es seguro, no lo es. Porque siguen manejando el viejo paradigma de la industria: el “patrón térmico”, es decir, el supuesto de que los campos electromagnéticos afectan a la salud recién cuando calientan los tejidos, y que todo campo por debajo de ese umbral, no tiene consecuencias en los organismos.

La ciencia descubre los mecanismos por los cuales débiles campos electromagnéticos –considerados inocuos años atrás–, son capaces de producir profundas perturbaciones en los seres vivos.
La ciencia descubre los mecanismos por los cuales débiles campos electromagnéticos –considerados inocuos años atrás–, son capaces de producir profundas perturbaciones en los seres vivos.

Este antiguo criterio permitió la fijación de niveles públicos de seguridad miles de veces más altos de los recomendables hoy, cuando la ciencia descubre los mecanismos por los cuales débiles campos electromagnéticos –considerados inocuos años atrás–, son capaces de producir profundas perturbaciones en los seres vivos. Por eso las autoridades mundiales en la materia reclaman que los niveles públicos de seguridad sean disminuidos “miles de veces” para ofrecer alguna seguridad al público.

Primera ley en su tipo

“La nueva ley no va lo suficientemente lejos, pero es el primera de su tipo en el mundo”, opina Arthur Firsterberg, especialista norteamericano en el tema, que elaboró el siguiente resumen de los principales ítems de la nueva ley:

  1. Quien desee construir instalaciones radioeléctricas reglamentadas por la ANFR (equivalente francesa de la Comisión Nacional de Comunicaciones) deberá presentar al gobierno local un estimado de cálculos de los campos electromagnéticos que se generarán. Esta información debe estar disponible al público.
  2. Se crea, dentro de la ANFR, un “Comité de Diálogo” nacional sobre los niveles de exposición del público a campos electromagnéticos. Este comité dará información a todos los interesados. La ANFR dará informes anuales al Comité de Diálogo sobre los resultados de las mediciones de campos electromagnéticos en Francia , así como las medidas adoptadas para reducir los niveles de exposición en lugares “atípicos”, donde los niveles son mayores de lo habitual. El ANFR compilará un censo anual de lugares de exposición y atípicos informar periódicamente sobre las medidas adoptadas para reducir la exposición a tales ubicaciones.
  3. Dentro de un año a partir de sancionada la ley, la ANFR producirá un mapa a nivel municipal de todas las antenas de telefonía móvil en Francia.
  4. Todo anuncio de teléfonos celulares debe mencionar, clara y legiblemente, el uso recomendado de un accesorio que reduce la exposición de la cabeza a la radiación. Los infractores están sujetos a una multa de €75.000.
  5. Los anuncios que promueven el uso de los teléfonos celulares sin accesorios están prohibidos. Los infractores están sujetos a una multa de €75.000.
  6. Toda persona que venda teléfonos celulares debe proporcionar, a petición, un accesorio diseñado para niños menores de 14 años de edad que reduce la exposición de la cabeza a la radiación de radiofrecuencia.
  7. El wi-fi está prohibido en lugares dedicados a la acogida, descanso y actividades de los niños menores de 3 años de edad.
  8. El wi-fi en las escuelas primarias se debe desactivar cuando no esté en uso para la enseñanza.
  9. Desde un año a partir de hoy, el gobierno presentará al Parlamento un informe sobre la hipersensibilidad electromagnética.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*