Explican con precisión el colapso de la red cloacal

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EL NUEVO BROMISTA. De los creadores de ‘la gente tira mucha basura’ para comprender el problema de La Florida y el desborde de los contenedores urbanos,  llega ahora la respuesta exacta y precisa para este nuevo inconveniente.

‘El periodismo es un sacerdocio’, le enseñaron a este cronista, del mismo modo que le enseñaron ‘el sacerdocio es un periodismo’ durante su breve paso como seminarista.
Aquella lección, que intenta resumir la amplia gama de vicisitudes, dificultades y obstáculos que encuentran quienes eligen este camino -el de la búsqueda de la verdad inexorable, cueste lo que cueste, caiga quien caiga-, viene a cuento del último hallazgo de ‘El Nuevo Bromista’, o mejor dicho del desarrollo de lo que fue la investigación sobre un tema urticante, insalubre, para darle forma de noticia o de primicia en esta página inmaculada: el estado de la red cloacal de nuestra ciudad.

Avispado por inquietantes llamados vecinales, de aquí, de allá y de acullá, este cronista se calzó imperturbable las galochas, el traje de astronauta y el barbijo y, aun comprendiendo los peligros de la empresa, verificó ‘in situ’ las denuncias.

bromista

Las verificó con el olfato y con la vista: verdaderos geisers tanto en calles de tierra como de asfalto y ya de tanta antigüedad que entre los vecinos –vencidos por la resignación- se empezó a acuñar el nombre de ‘Little Islandia’, tal vez explotable en el sentido turístico, siempre mirando la mitad llena del vaso.

Pero la aventura tuvo un último episodio al momento de pedir explicaciones oficiales.

De los creadores de ‘la gente tira mucha basura’ para comprender el problema de La Florida y el desborde de los contenedores urbanos; de los productores de ‘sirven para evitar más accidentes’ para argumentar la falta de bacheo; de los guionistas de ‘nos sacaron las cooperativas’ para justificar la contratación de un servicio para mantener plazas y canteros; y siempre a tono de la inolvidable ‘Echale la culpa a Río’; llega ahora la respuesta exacta y precisa para este nuevo inconveniente: ‘el vecino va mucho al baño’.

Y esto sin repetir la frase exacta, porque este cronista, queridos lectores, conserva el pudor y las buenas costumbres.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 comentario

Deja un comentario

*