El centro es mío, mío, mío

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es realmente patética la decisión del gobierno comunal de impedir –con la colocación de conos– que se estacionen vehículos sobre la acera de la municipalidad, el viernes pasado. Todo ello para reservarles lugar a dirigentes que venían a participar de una reunión de intendentes del massismo.

Por Javier Guevara

Es realmente patética la decisión del gobierno comunal de impedir –con la colocación de conos– que se estacionen vehículos sobre la acera de la municipalidad, el viernes pasado. Todo ello para reservarles lugar a dirigentes que venían a participar de una reunión de intendentes del massismo.

Y es patética porque demuestra cuál el es criterio del orden del tránsito de las autoridades comunales: ‘Es para nosotros’. Parece ser la consigna. Y tal es así que los flamantes vehículos de los funcionarios municipales que –sin explicación oficial aún– fueron entregados el jueves, tienen los calcos identificatorios que les permite circular libremente y no pagar estacionamiento. O sea que a algunos funcionarios (sin establecer los motivos) se les asignó un vehículo para que se manejen, y además tienen estacionamiento libre (algo que está vedado para el resto de la ciudadanía). Es común observar en derredor del municipio vehículos oficiales detenidos durante horas (algunos mal estacionados). Esta situación atenta contra el espíritu de la medida más impopular del último lustro, que es el estacionamiento medido. ¿O acaso esos vehículos tienen algún justificativo particular para estar ocupando durante horas el mismo lugar que impide a un vecino acercarse?

El problema de la permanencia en el poder es la confusión que se crea entre los bienes propios y los del Estado. Y con ello el objeto de la función pública. Aquellos funcionarios públicos (electos o no por la voluntad popular) no están para otra cosa más que para servir a la ciudadanía. Y no al revés. De ninguna manera puede creer que es la ciudadanía quienes deben servir al funcionario. Sin embargo aquí parece que es al revés.

En diversas oportunidades se han ‘reservado’ lugares para eventos institucionales. Pero nunca como ahora quedó evidenciado el alto grado de apropiación del espacio público como en esta oportunidad. Porque no sólo se impidió que vehículos se estacionen en una cuadra (con la consiguiente disminución de espacios) sino que se afectaron los recursos públicos, porque ese lugar no generó ningún tributo. Y eso sólo se hizo para que un intendente pueda ser anfitrión de dirigentes políticos que están trabajando para una campaña.

Ese acto es una clara evidencia de la falta de apego a los normas institucionales de esta gestión, y de qué poco le importa la ciudad y la ciudadanía. Solo están preocupados en demostrar su poder. Que algún día –como todo– se extinguirá.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios

Ayer domingo,al mediodía,una mujer estaba estacionado en un vehículo municipal,era un Kangoo color verde oscuro,como si tal,en Avda. 29 casi esq.26, frente a la confitería El Cabildo. ¿Es hora de estacionar,dia y en un vehículo comunal un domingo?.Los soldaditos de Selva utilizan vehículos comunales como si fuesen propios, tal el caso del vecino Balk (empleado municipal),en calle 8 e/ 53 y 53 bis,en donde tiene su domicilio que siempre está con un vehículo distinto, descargando “mercaderías” en su casa.Lo tiene todos los días, a cualquier hora y cualquier día.¿Está autorizado, paga él el combustible?.También lleva personas a abordo,que podrían ser su esposa,hija,y demás familiares. ¿Quién controla esto?.La Comuna es de todos,la hacienda de la misma también es de todos los vecinos mercedinos que abonamos tasas en tiempo y forma. Además, lo más importante,la Comuna no es un local políticos,ni unidad política en donde se reúnen para actos políticos.Es una vergüenza total.

Deja un comentario

*