Por una empresa estatal

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La crisis de la MOM debería servir para que la clase dirigencial analice seriamente la necesidad de contar con una empresa estatal de transporte de pasajeros.

La crisis de la MOM debería servir para que la clase dirigencial analice seriamente la necesidad de contar con una empresa estatal de transporte de pasajeros. No importa que tantas ganas tenga un empresario de participar en el mercado local, tan deteriorado como esta el transporte de pasajeros, es muy poco probable que exista alguna oferta seria y duradera en el tiempo.

Y es que hay mucho por hacer. No solo se debe brindar un buen servicio, sino que se debe acostumbrar nuevamente a los ciudadanos a utilizar las bondades de un colectivo. Mercedes ya no es más la ciudad que permite ir caminando de un punto al otro del mapa en un rato. Ahora se necesita bastante tiempo para cruzar a pie “el pueblo”.

Y no tener un buen transporte de pasajeros es uno de los motivos de los temas que más preocupan: las motocicletas. ¿Alguien cree que a si una madre/padre le garantizara el servicio de colectivo que recoge a sus hijos de la escuela y los deposita cerca de su casa, no abandonarían las costumbre de subir a 3 chicos en una moto?. Seguro que si.

Sucede que hace décadas que Mercedes a tomado a la línea de colectivos como una forma de comunicar a los pueblos con el centro o ir al cementerio. Y debería ser mucho más que eso.

Si se realizara una encuesta, seguramente la inmensa mayoría de los mercedinos desconocería el recorrido y los horarios de los colectivos. Mucho menos las paradas.

Todo ese trabajo no lo realizará ningun empresario. No porque sea inoperante, sino porque no tendrá recursos para costearlo. Y entonces se debería ingresar en el festival de los subsidios. De hecho el municipio ya lleva pagado cerca de 200 mil pesos en una empresa que quebró.

Es necesario ponerse a trabajar en la creación de una empresa estatal que reciba dinero de los contribuyentes. De hecho existen infinidad de ingresos que hoy percibe el municipio que podrían ser destinados a esa empresa. Y es que una línea de colectivos que funcione podría resolver no solo la invasión de ciclomotores con escolares, sino el problema del estacionamiento en el radio céntrico. ¿Cuántos empleados públicos acudirían a sus oficinas en colectivo si efectivamente pudieran?. Es imposible saberlo. Pero seguro que varios autos dejarían de quedarse estacionados durante horas en las zonas cercanas al centro.

Además podrían establecerse recorridos que efectivamente les permitan a los habitantes de distintos pueblos poder manejarse libremente, sin tener que pensar en mudarse.

Hace varios años entre los colectivos y los trenes, cualquier habitante de la zona podía acudir –puntualmente- a la escuela a diario. Pero en aquellos días, los servicios lo solía ofrecer el estado.

Los defensores de las privatizaciones y elogiadores sistemáticas de la habilidad del sector privado deberían admitirlo. Y deberían intentar conformar una empresa que le resuelva –de una vez y para siempre- el problema de la movilidad a los mercedinos.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*