Editorial: La generación de empleo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A través de la actividad judicial, docente, impositiva y la banca estatal, los empleados públicos pican en punta a la hora de establecer cualquier medición. 

Por Javier Guevara

En Mercedes, se sabe, las industrias no son las principales generadoras de empleo. Los empleados estatales son pues la gran mayoría. A través de la actividad judicial, docente, impositiva y la banca estatal, los empleados públicos pican en punta a la hora de establecer cualquier medición.

En el actual marco económico; donde los principales actores políticos que se referencial en el gobierno nacional y provincial justifican la reducción de los empleados estatales, es claro que la generación de empleo debe ser uno de los objetivos de cualquier gobierno comunal.

Independientemente de que –días pasados- funcionarios nacionales informaron que en breve comenzaría reclutarse personal para la cárcel federal largamente anunciada, es importante pensar en industrializar la ciudad.

Si bien no es la primera vez que se anuncia el aterrizaje de capitales orientales en estos lares, no hay porque pensar que esta vez no se concretará el anuncio. Y si bien 50 personas pueden parecer pocas, es importante dejar en claro que prácticamente no existen más las grandes empresas que generan miles de puestos de trabajos en forma directa. El mundo ha cambiado y lo mejor que le puede pasar a una ciudad como Mercedes es que decenas de pequeñas de empresas empiecen a detectar el diamante en bruto que significa una comuna a unos kilómetros de los dos de los puertos bonaerenses más importantes, que se encuentra atravesado por dos rutas (una nacional y otra provincial), que posee ferrocarriles y cuyos niveles de inseguridad están por debajo de la media.

La gran pregunta es si efectivamente los mercedinos deseamos una ciudad con más industrias o solo queremos el puñado de empresas que se encuentran actualmente. Ya que más allá de la concreción del SIP a mediados de los noventa, los gobiernos comunales no han avanzado fuertemente en la concreción de un Parque Industrial en serio. Comunas vecinas han aventajado a Mercedes a pesar de tener cualidades logísticas claramente inferiores. Y esto nunca fue castigado por el electorado.

El corolario de una ciudad que no se industrializa es el bajo crecimiento poblacional ya que ha nadie le gusta vivir en una ciudad donde no hay trabajo.

Mucho se ha cuestionado la política “clientelista” del anterior gobierno nacional. Y es posible que el gran fracaso (además de la cuestionada corrupción que ha teñido los últimos gobiernos) haya sido la imposibilidad de sacar de la pobreza a millones de argentinos. En el caso de Mercedes fue notorio la gran cantidad de asentamientos que genero la ausencia de una política social firme de parte del entonces jefe comunal Carlos Selva que no quiso o no supo combatir los mismos. Es más, existen denuncias que lo vinculan aconsejando a vecinos sobre cómo avanzar en una toma.

Sin dudas que la única forma de combatir la pobreza y la marginalidad es con trabajo y con educación. No hay fórmulas mágicas.

La generación de empleo debería ser una política de estado en la cual confluyan los distintos actores sociales y políticos locales. Ya que no importan los demás detalles: si un gobierno no genera empleos fracasará en una de las premisas básicas.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*