Inundaciones y políticas de Estado

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Vecinos de la zona ribereña han hecho saber su preocupación por los cambios de planes que podrían llegar a generar las novedades políticas a nivel provincial • El batacazo de María Eugenia Vidal les hizo temer por su continuidad.

Por Javier Fernando Guevara

Vecinos de la zona ribereña han hecho saber su preocupación por los cambios de planes que podrían llegar a generar las novedades políticas a nivel provincial. Y es que el gobernador Scioli les había garantizado obras que ya se comenzaron a concretar. No peligraban ante la posible asunción de Aníbal Fernández. El batacazo de María Eugenia Vidal les hizo temer por la continuidad de las mismas.

En rigor de verdad –más allá de las simpatías o antipatías que genere la presencia de la actual vicejefa del gobierno porteño al frente del primer estado argentino– es hora que la dirigencia política comience a elaborar políticas de Estado. Las defina y las sostenga a lo largo del tiempo.

En este punto Scioli ha garantizado la continuidad de varias cuestiones: subsidios a los servicios públicos, por decir uno. Macri, por el contrario, se ha mostrado poco afecto a dar certezas sobre las medidas económicas a tomar.

Algo similar ocurre con Vidal, quien llegó a la gobernación con conceptos interesantes sobre lo que sería un hipotético gobierno ‘amarillo’ en la provincia. Pero a la fecha –guerra mediática mediante– poco se sabe sobre los planes de gobierno.

En este punto sería interesante para los vecinos que la gobernadora electa comience a manifestarse públicamente sobre –al menos– qué sucederá con las obras y los proyectos que están en vías de ejecución.

Y es que cualquier Estado debe trascender a los gobernantes. Esto es: los compromisos asumidos por CFK en la Nación deberían ser cumplidos por su sucesor (sea Scioli o Macri). Y lo mismo debería ocurrir a nivel provincial y municipal.

Lo dicho suena bastante obvio. Pero lo obvio a veces no es lo que efectivamente se realiza.

En Mercedes tenemos un claro ejemplo que bien podría servir para reflexionar: a mediados del último mandato de Gioscio, el veterano caudillo contrató unos profesionales y avanzó en la consolidación del GIS. Era un trabajo de campo generador de información tendiente a tomar decisiones urbanísticas, sanitarias y productivas hacia delante. Cuando Carlos Selva asumió, se debía comenzar la segunda etapa de ese trabajo en el cual el Estado comunal había invertido dinero y recursos humanos durante casi una gestión. Pero el nuevo intendente prácticamente desatendió el diagnóstico y el trabajo fue abandonado en un algún cajón.

Algo similar ocurrió con un proyecto encargado por el entonces gobernador Duhalde para evitar las inundaciones de los ríos bonaerenses. Tras meses de trabajo y de dinero invertido, el estudio fue entregado. La idea era que las sucesivas gobernaciones lo realizaran, pero poco y nada se hizo de aquel proyecto que –hoy– perdió actualidad.

En este punto son importantes las políticas de Estado: para no dilapidar los recursos y poder darle soluciones a tiempo a los ciudadanos.

Es de esperar que –le gusten o no le gusten– Vidal siga adelante con las obras programadas en la cuenca del río Luján para que imágenes como las que se vieron el último lustro pasen a formar parte de nuestro pasado y nunca más del presente.

  Compartir:

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 comentario

Que obras hizo el felpudo?Puro relato,no hizo nada en 8 años y vienen a reclamar ,me suena a campaña de miedo/mentira

Deja un comentario

*