El cerdo, el biodiesel y los limones

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nada parece detener esta iniciativa importadora que nuevamente hace poner en crisis a la industria argentina. Todo sea por colocar unos limones más en el mercado.

Por Javier Guevara

La semana que pasó el diputado nacional mercedino presentó una iniciativa para rechazar la iniciativa del gobierno argentino de abrir el mercado de la carne porcina para los Estado Unidos.

En aquella gran nación, la carne porcina se encuentra subsidiada –como ocurre en casi todas las grandes naciones que impulsan la libertad de mercado- y por estos lares no. Ya de por si, esa es una ventaja comparativa que posiblemente generará beneficios para el consumidor, pero a muy corto plazo.

Y es que la Argentina tiene un problema mucho mayor que los precios de las materias primas. Y si no, basta preguntarles a los productores tamberos si ellos se han visto beneficiados por el aumento que experimentó la leche en la góndola del supermercado.

Casi simultáneamente con esa buena noticia para el mercado americano, se supo que el gobierno de Donald Trump decidió aplicar fuertes aranceles a las importaciones de biodiesel argentina.

Contra lo que se ha difundido recién a mediados de este mes se autoriza definitivamente el ingreso de los limones argentinos al mercado americano. Los optimistas auguran que las exportaciones anuales llegarán a unas 20 mil toneladas por un monto de 50 millones de dólares.

La veda se impuso a los limones argentinos en 2001 cuando los productores de limones de California -el segundo productor de cítricos de EE.UU.- apelaron contra el permiso otorgado a sus competidores argentinos por el Departamento de Agricultura de su país (USDA, por sus siglas en inglés). La base de la demanda era la acusación -negada por los argentinos- de que los limones estaban infectados por una bacteria llamada cancrosis, que daña la fruta y que podía contagiar a la producción local.

Casualmente todos aseguran que el cerdo americano tiene una enfermedad, pero eso no parece importar al mercado local.

El presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos, Juan Uccelli destacó que “en la primera negociación que hubo, en Estados Unidos solicitaron la apertura para la importación de carne de cerdo, y del lado argentino, el ministro (Francisco) Cabrera les dijo que sí. En ese momento vinieron con todo el triunfalismo de que la exportación de limones estaba abierta, pero hasta agosto no ha viajado ni un solo limón para allá. Esto nunca sucedió, antes nos cambiaban por otro tipo de carne, ahora nos regalaron”.

En Mercedes y en la zona la última se ha multiplicado exponencialmente la producción de carne porcina. Y si bien algunos sectores preveen que el acuerdo permitirá ingresar carne porcina a menor precio (vale recordar que allá la actividad se subsidia) es seguramente mayor el impacto que producirá el desempleo de la región.

Ya lo advirtieron los gobernadores de Entre Ríos y La Pampa, donde es muy fuerte la actividad en este rubro. Sin embargo el gobierno nacional ha hecho oídos sordos a esta acuerdo que se cerró cuando la ciudad de Buenos Aires quedó situada por la presencia del vice americano.

Nada parece detener esta iniciativa importadora que nuevamente hace poner en crisis a la industria argentina. Todo sea por colocar unos limones más en el mercado.

  Share:

Author: Yesica Landola

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*