Dos iniciativas en el mismo sentido

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Días pasados se suscitó un extraño intercambio de comunicados a raíz de la difusión que el Frente Mercedino para la Victoria se había puesto en contacto para intentar buscar normalizar la cuestión dominial del predio donde tiene su cancha el club Defensores.

Días pasados se suscitó un extraño intercambio de comunicados a raíz de la difusión que el Frente Mercedino para la Victoria se había puesto en contacto para intentar buscar normalizar la cuestión dominial del predio donde tiene su cancha el club Defensores.

Rápidamente el oficialismo comunal salió a aclarar que el estado comunal “mantiene y mantendrá dicho espacio que fuera concedido por el intendente Carlos Selva a través de un convenio refrendado por el Concejo Deliberante de nuestra ciudad, con fecha renovable a la continuidad de actividades que en el espacio de calle 6 entre 35 y 29 (sede) se desarrollen en favor del deporte y la recreación”.

En 1992 una ley nacional le brindó la tenencia de varios espacios fiscales a los municipios. En virtud de esa ley es que el estado comunal puede ceder la misma -de tenencia se habla- a otras organizaciones. Pero solo puede ceder la tenencia ya que es todo lo que tiene (valga la redundancia). De ninguna manera la tenencia implica normalización dominial, menos aún si se trata de espacios fiscales que tienen un plazo de prescripción mayor (y en algunos casos son imprescriptibles).

Independientemente de lo positivo de la voluntad política del jefe comunal de entregarle la posesión de un predio a un club, sin dudas cuando se habla de normalización dominial se está hablando de algo mucho mejor que la simple posesión, que da derechos, pero muy pocos cuando el legítimo titular dominial es el Estado Nacional.
En épocas de campañas políticas, muchas veces la palabra fácil se encuentra a la vuelta de la esquina. Y más cuando hay sectores en pugna.

Lo que pretende el club Defensores es lo mismo que pretende el municipio cuando habla del ex Martín Rodríguez. Selva –con buen tino– está solicitando el traspaso definitivo de ese predio a la órbita de la Municipalidad de Mercedes. Lo cual será beneficioso –sin dudas alguna– para toda la ciudadanía. Es que se puede proyectar a 20 o 30 años qué hacer con ese pedazo de tierra y con el inmueble. De otra forma, siempre se estará a merced de lo que diga el jefe del Estado nacional, o uno de sus ministros.

La iniciativa del club Defensores y del FMpV debería ser vista con buenos ojos por parte del Ejecutivo comunal por cuanto al club le garantizaría el predio de por vida, con todo lo que ello implica para una institución deportiva. Sería preferible esa actitud, antes que atizar sospechas sobre cualquier acción que quiera llevar adelante otro grupo político.

Es cierto que el Ejecutivo comunal tiene potestades para definir sobre el uso del suelo. Pero en este caso se trata de la misma entidad y el mismo uso que se viene dando, razón por la cual no es necesario realizar advertencia de ninguna naturaleza. Y es que ambas iniciativas van en el mismo sentido.

Salvo que la preocupación solo sea quién se queda con el rédito político. Solo en ese caso la disputa adquiere otra dimensión.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*