Dos empresas, muchas preguntas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ANALISIS. Por irregularidades en la facturación, la AFIP está en condiciones de clausurar Elimpar hasta por 15 días • Los empleados están a cargo de SEUC, una empresa con solo 50 mil pesos de capital social.

Por Guillermo Eloy Davobe

En abril del presente año, la AFIP realizó una inspección de rutina en la calle 26 Nº 580, y se encontró con dos empresas domiciliadas comercialmente allí, una era SEUC S.R.L y la otra ELINPAR S.A.

La primera (SEUC SRL) cuenta  con personal declarado (siete personas), constituida el 11 de noviembre de 2013, y cuyo objeto social es: Servicios de comercialización, instalación y explotación en telecomunicaciones e informática. Cuenta con un capital social de $50.000.

La segunda empresa es ELINPAR SA cuyo objeto social es el de provisión y venta de software. No incluye el cobro e implementación del estacionamiento medido.

Ambas empresas comparten el mismo directivo: Jaime Solovey, y el mismo domicilio legal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde fueron creadas.

Elinpar SA es la que se encarga del cobro e implementación del sistema de estacionamiento medido, según contrato celebrado con la Municipalidad de Mercedes, el 4 de diciembre de 2013. La empresa se compromete a abonar al Municipio el 23 % del total recaudado.

En el contrato de concesión por 3 años (con una prórroga por el mismo tiempo), se aclara que los ingresos de la empresa serán los derivados del cobro de la tarifa por el estacionamiento, pero también,  del cobro de las infracciones voluntarias derivadas del indebido estacionamiento. El Municipio de esta manera cede ingresos que le eran propios antes de la puesta en marcha del sistema tercerizado.

En la inspección realizada por la AFIP se encontró que la empresa Elinpar SA no emitía facturación y/o comprobantes en legal forma, por lo que fue sancionada en virtud del artículo 40 de la Ley 11.683 que rige la materia. La sanción prevista en este artículo es de multa y clausura (de entre 3 a 15 días).

Son varias las preguntas que surgen a partir de esta inspección, a saber: ¿Por qué dos empresas para un mismo fin, una que tiene los empleados y otra que sólo cobra?

Si hay irregularidades en la  facturación, ¿El municipio obtendrá los ingresos que le corresponden por el canon del 23 % de lo recaudado? ¿Cómo podrá controlar el municipio a la empresa si los comprobantes que se emiten no son válidos como factura?

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •