Documentos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Usted pretende solapadamente que yo transgreda las reglas. Seguramente estará acostumbrada a que en muchas oficinas públicas lo hacen, pero acá no”, dice el hombre, que atiende con la mirada puesta en la pantalla.
• Sí -el hombre atiende con la mirada puesta en la pantalla y sus manos moviéndose en el tecado-.
• Buen día – dice la chica-.
• Hola
• Mire, vengo a denunciar que me han robado el documento
• Un momento…. ahora le tomo la denuncia -el hombre sigue compenetrado en su pc-.
• …..
• Documentos, por favor – por primera vez la mira a la cara y deja de escribir-.
• No los tengo. Vine a denunciar justamente que me lo robaron
• Pero los necesito. Tiene que identificarse para hacer la denuncia -señala la pantalla aunque la joven, del otro lado de la mesa, no puede ver lo que hay allí. El hombre lo hace como si estuviera haciendo referencia a algún formulario-.
• Tengo una cédula de cuando era chica
• No sirve. La cédula dejó de ser válida para identificación personal.
• Bueno, no sé, tengo en esta cartera un carnet de suscripción a la revista Ohlala Tiene escrito mi nombre…- la chica amaga abrir la cartera-.
• ¿Usted me está cargando?
• Disculpe… ¿y la tarjeta de crédito? Por suerte no la tenía en la billetera que me robaron…La tengo acá -la chica levanta el plástico como un trofeo-.
• ¿Y cómo sé que no se la robó?… a la tarjeta, digo…. quiero decir, yo sé que es suya, que usted no se la robó. No estoy diciendo eso. Lo que digo es que para el formulario no sirve porque pudo haberla robado o encontrado en la calle. O simplemente haberla pedido prestada.
• Entonces no puedo hacer la denuncia
• Entienda mi situación, señorita. Yo estoy trabajando. No puedo tomar una denuncia sin que la persona se identifique. Usted pretende solapadamente que yo transgreda las reglas. Seguramente estará acostumbrada a que en muchas oficinas públicas lo hacen, pero acá no…
• Sí, lo entiendo. Dígame, ¿Se puede hacer un nuevo documento sin hacer la denuncia de haber perdido el viejo?
• Ahí tiene. No solamente pretende ir por el costado de la ley sino que, además, acaba de reconocer que lo perdió, y a mí me dijo que se lo habían robado
• ¡Es una manera de decir! En realidad me lo robaron. Pero, ¿no es lo mismo para el caso? Lo que yo quiero es que quede claro que ya no lo tengo y que cualquiera lo puede tener y eso hace que yo corra riesgos.
• Todos corremos riesgos todo el tiempo, señorita. Eso no viene al caso. ¿Necesita algo más?
• ¿Hay alguna manera de poder denunciar que me robaron el documento sin presentar el documento porque me lo robaron?
• Tiene que traer un testigo que diga que usted es usted. Es decir, que certifique que usted es quien dice ser, ¿se entiende?
• ¿Un escribano?
• No se haga la graciosa, quiere… una persona de su entorno
• Ah ok, gracias.

Lea también:  Premiaron a escritores de Mercedes SADE

———————————————————————————

• Buen día -dice la chica-.
• Hola -dice el hombre mirando la pantalla sin dejar de mover sus dedos en el teclado-.
• Hola -dice el muchacho que acompaña a la joven-.
• Dígame
• Ayer estuve acá, con usted ¿Se acuerda? vine a hacer la denuncia de que perdí el documento en un robo y usted me dijo que necesitaba un testigo ya que no contaba con el documento para identificarme…
• Sí, recuerdo. ¿usted es el testigo? -dice el hombre mirando al muchacho-.
• Si, mucho gusto.
• Me permite su documento.
• Acá tiene -el muchacho le alcanza el dni y el hombre lo observa detenidamente, como si buscara algún dato que no se encuentra. Frunce su cara como si estuviera oliendo a podrido y finalmente se lo devuelve. Ahora se dispone a escribir en su máquina-.
• Nombre y apellido
• Eduardo Galetti -el hombre escribe a gran velocidad-.
• Número de documento
• treinta y tres, veintidós, cuarenta, sesenta y cuatro
• Qué parentesco tiene con la señorita.
• Somos novios -El hombre se detiene y los mira-.
• Novios…
• Sí -responde la chica-. ¿Por?
• Dejeme pensar -el hombre se acaricia la barba y adelanta el mentón-. No, no puede ser…
• ¿qué cosa no puede ser? -pregunta la joven un poco fastidiosa-.
• Es que no sirve. Novios no es nada, me entiende. ¿Cómo certifico que son novios, que tienen una relación? Usted le podría haber pagado a este hombre de la calle para hacerse pasar por su novio. Está clarísimo que son novios, no estoy dudando de eso, no digo que usted esté mintiendo, sólo que no lo puedo poner en este formulario de denuncia. Me entiende, ¿no?
• ¡Ahora soy yo la que cree que me está cargando! -dice la chica mientras su novio la mira extrañada, como si nunca la hubiera visto con ese ánimo-.
• ¿qué dice?
• Ayer usted me dijo que yo lo estaba cargando. Ahora es usted el que me está tomando el pelo. ¡Eso digo!
• Tranquilícese, señorita. Yo estoy haciendo mi trabajo. Mire toda la gente que hay detrás suyo -el hombre señala por encima del hombre de la chica-, estoy intentando ayudarla.Estoy pensando cómo podemos hacer… escucheme, ¿ustedes están conviviendo?
• No -la chica resopla y se deja caer contra el respaldo de la silla-.
• ¿Qué tiene que ver eso? -pregunta el muchacho-.
• Ay, ¡qué macana! -se lamenta el hombre-. Si convivieran podríamos decir que están en concubinato y esa es otra historia, ahí sí hay un vínculo legal y el muchacho podría ser testigo de que usted es usted, ¿me sigue?
• ¡Bueno, sí! ¡convivimos! ¡ponga ahí que convivimos y listo, hágame el favor! -el hombre vuelve sobre la computadora y escribe-.
• Fíjese que pese a su enojo la estoy ayudando demasiado. Estoy haciendo algo que no debería. Estoy faltando a la verdad sólo porque quiero que usted se vaya satisfecha y para que vea mi buena voluntad. Espero que sean reservados y no anden comentando por ahí lo que acabamos de hacer porque me podrían hacer un apercibimiento, y hasta echarme.
• Quédese tranquilo -se anticipa el muchacho al ver que su novia mastica furia-, lo entendemos perfectamente. Sabemos que está en una posición incómoda y no queremos complicar aún más las cosas. Somos concubinos y se acabó la historia, así nos puede tomar la denuncia
• Bien. Ahora faltaría una sola cosita para autentificar que ustedes son concubinos. Necesitan un testigo… un vecino, el portero, alguien que de cuenta que ustedes viven juntos, y con eso estamos.

Lea también:  Literatura y juegos en vacaciones de Invierno en Chelen

 

Marcos Tabossi

www.untalmarcost.blogspot.com.ar