Desbaratan una banda de piratas del asfalto

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se los cree responsable de al menos tres robos a comerciantes mercedinos en la ruta 5 • Los investigadores imputan a un comerciante local como partícipe necesario • Dos detenidos y dos prófugos.

Tres ilícitos, perpetrados todos ellos de forma muy similar, habrían sido esclarecidos tras una serie de allanamientos realizados en Salto, Pilar y Mercedes los cuales derivaron en la detención de dos sujetos que vivían en nuestra ciudad y en el pedido de captura de otros dos. Atracos en la ruta.

Los tres hechos que se creen esclarecidos ocurrieron en la ruta nacional 5 pero dentro del partido de Luján razón por la cual los sumarios se instruyeron en la UFI de la vecina localidad. Los tres expedientes dormían el sueño de los justos hasta que en la UFI 1, a cargo del doctor Juan Bidone, tuvieron un vuelco importante.

Además existió otro nexo entre esta trilogía: en todos ellos las víctimas eran de la ciudad de Mercedes y fueron asaltadas cuando se dirigían a comprar frutas y verduras a la ciudad de Buenos Aires.

Diego Hermidas fue la primera víctima y quien brindó el disparador de la investigación. El 31 de mayo del 2008 el propietario de la verdulería de 10 y 17 se dirigía en su vehículo al mercado cuando, llegando a Luján, fue interceptado por otro vehículo que primero le arrojó miguelitos adelante y al frenar fue increpado por cuatro personas fuertemente armadas. Hermidas recibió algunos golpes y amenazas, y luego le arrebataron el celular y cerca de 25 mil pesos, el dinero que el comerciante se destinaba a invertir en la compra de mercadería.Algo similar le ocurrió a Silvio Blanco el 5 de septiembre: en ruta 5 llegando a Luján fue interceptado por cuatro NN fuertemente armados. Los malvivientes no solo lo golpearon bastante a Blanco sino que también le arrebataron los celulares que encontraron y los cerca de 10 mil pesos que llevaba encima.

El otro hecho fue poco después: el 21 de septiembre cuando Sebastián Zunino fue interceptado más o menos en el mismo punto y mediante el mismo sistema. Los cuatro malvivientes sustrajeron celulares y 8 mil pesos en efectivo.Ese fue el último ilícito de la trilogía de robos que terminó archivada en Luján. Y un día despertó.

Fue un dato que aportó Hermidas cuando la causa llegó a la UFI 1 a raíz de una pregunta de los investigadores. Tiempo antes de ser objeto del robo venía teniendo un problema de tipo económico con un ex socio suyo.Los investigadores entendían que debía existir un entregador vinculado a la actividad por cuanto en los tres hechos las víctimas estaban relacionadas con la compra venta de frutas y verduras.

El dato aportado por Hermidas derivó en el pedido de la fiscalía de las llamadas y mensajes del celular de ese ex socio: Guillermo Gabriele.

Llegada la información, el fiscal Bidone les solicitó a sus colaboradores que realicen las investigaciones pertinentes de los días previos y posteriores de los tres hechos. Unos llamados recibidos y realizados casi al momento de que se producía el primer hecho les indicó que podían estar en la buena senda. Un teléfono de Salto y otro de Pilar los puso en alerta sobre todo cuando establecieron que los mismos los conducían a Manuel Videla y Fernando Morales, ambos con antecedentes por robo y en libertad.

Carlos Giles, un mercedino, también tuvo contacto telefónico previo con Gabriele.

Las comunicaciones son sospechosas, sobre todo, cuando Diego Hermidas fue la víctima: casi en simultáneo. Esas mismas comunicaciones lo absuelven a Gabriele de su participación ya que la antena lo ubicó en la ciudad de Mercedes, a varios kilómetros del robo.

►Investigación

El estudio del cruce telefónico llevó tiempo, mucho tiempo. Ya que no solo se analizaron las llamadas salientes y entrantes de Gabriele, sino también de Videla, Morales y Giles. Con toda la información, desde la UFI se solicitó el allanamiento de la vivienda y el comercio de Gabriele y el domicilio de Giles, los tres realizados en Mercedes; más el allanamiento del domicilio de Videla y Morales, domiciliados en Salto y Pilar, respectivamente.

Los cinco allanamientos se realizaron en la madrugada del martes tras la autorización otorgada por el juez Marcelo Romero. Como resultado de los mismos se detuvo a los vecinos de Mercedes (Gabriele y Giles) aunque no localizaron a Videla ni a Morales. Se secuestró documentación, celulares y otras pruebas que acreditan las relaciones cruzadas y que podría permitir dar con el otro de los participes de los ilícitos. En el caso de Carlos Giles, además de documentación que lo podría comprometer más en la investigación, se le secuestró 3 billetes falsos de 100 pesos razón por la cual se le dio intervención a la justicia federal.

►Situaciones

A Guillermo Gabriele se lo acusa de ser participe necesario en dos de los tres hechos. Se pudo establecer que conocía a los otros tres y las llamadas telefónicas lo complican. “Me hablaban porque buscaban trabajo”, habría esbozado como defensa el comerciante, dichos que no explicarían porqué las llamadas se concentraban en los días de los ilícitos.

Distinta es la situación procesal de Carlos Giles quien tiene antecedentes por robo calificado con abuso de armas y su fotografía habría sido reconocida por tres de las víctimas de los robos como uno de los cuatro individuos que lo habría asaltado.

Situación similar a la de Giles, es la Morales y Videla a quien la justicia los considera prófugos. Pista firme por el cuartoLos investigadores están convencidos que el cuarteto que realizaba esos robos en la ruta 5 son las mismas personas que el pasado jueves 31 de julio, cerca de las 23 horas, fueron arrollados por una formación de TBA.

En aquella oportunidad el vehículo fue arrastrado 200 metros, a causa de lo que uno de los ocupantes fue lesionado y trasladado al hospital. Luego del accidente, la policía realizó una inspección en el lugar y encontró un arma de fuego. Interrogados por la presencia del arma y ante las contradicciones del titular de la camioneta –quien no se encontraba internado- se produjo inmediatamente su detención por portación de arma.

Visiblemente consternado por la situación, el titular del rodado admitió conocer solamente al herido y aportó un dato significativo: había una tercera persona dentro de la combi que logró salir del rodado y huyó antes que llegue la policía.

También señaló que habían venido a traer a una persona a Mercedes –la cual presumiblemente había sido dejado en inmediaciones de 22 y 113- y que volvían a Pilar. En un momento de su declaración comentó que antes habían pasado por la ciudad de San Andrés de Giles.Las dos personas que fueron encontradas en la combi eran oriundas de la ciudad de Pilar y fueron identificados como Fernando Morales y Roberto Laraschi. Morales es, precisamente, uno de los prófugos.

Los investigadores creen que el mercedino que se bajó de la combi antes del accidente es Carlos Giles y quien se escapó era Manuel Videla, el otro prófugo.Sobre Laraschi no existen elementos para sospechar más que, aquella noche, en San Andrés de Giles una pareja de ancianos fue víctima de un robo perpetrado por cuatro individuos.

Autor: Redacción

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •