Cordial saludo de Daniel Urrutia (hijo)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con motivo del 70 aniversario del fallecimiento de su padre en la carrera a Caracas, su hijo se comunicó con Derrapando.

Por Alberto F. Hassan

El lunes 29 de octubre, al cumplirse 70 años del accidente que le costó la vida a su padre Daniel Urrutia, acompañante de Juan M. Fangio, recibimos como tantas veces, el saludo telefónico de su hijo desde Fort Lauderdale (EE.UU), donde desde 1978 con su cuñado Tato Ferrea (esposo de Mirtha Urrutia) han montado una gran empresa dedicada a generar todo tipo de elementos para autos de competición de las más importantes categorías del mundo.

Nuestro querido amigo Danielito, que nació un mes y días después del fallecimiento de su padre, tiene continuamente el reconocimiento hacia Derrapando, que desde hace mucho años tomó el legado de los periodistas y dirigentes de aquella época de oro del Turismo Carretera, para que la figura del deportista mercedino quede inmortalizada para siempre entre los mercedinos y también a nivel nacional con la organización de eventos recordatorios del muchacho de Mercedes, que con tantas ilusiones acompañó al “Chueco” en aquella verdadera epopeya automovilística.

Horacio Ferrea era el socio del “Polaco” Herceg (genio de la mecánica) pensando en 1978 en nuevos horizontes se instaló en EE UU a 33 kms de Miami, para conformar con su cuñado (Danielito) una importante empresa familiar dedicada a generar elementos ganadores para todas las especialidades, incluso llegando a ganar las 24 Horas de Le Mans con su mecánica.

Daniel Urrutia (hijo) corrió durante años en la IMSA de EE.UU y Centro América con un Chevrolet Camaro azul y amarillo con el N° 13 llevando en sus puertas la calco de Derrapando. Transcurriendo el tiempo, su hijo se puso el casco y los guantes para competir y ganar con el que hoy es un Chevrolet Corvette.

Después de 40 años de trabajo eficiente en EE.UU, distante quedó con una gran familia conformada junto a Lorena (su esposa), el anhelado sueño de retornar a Mercedes para instalarse en una tranquila chacra disfrutando de la hora del retiro.

Igualmente el hijo del inolvidable Daniel Urrutia jamás olvida a la ciudad donde la gente ha querido siempre a los familiares de aquel excelente deportista, los Urrutia y los Lisciotto.

Mercedes es para mí dijo Danielito: “Es un país, no es una ciudad”, enviando su cordial saludo para toda la gente de nuestra ciudad, los fierreros y los vecinos en general.

  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*