Condenaron a 12 años de prisión a conductor por un cuádruple homicidio

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El miércoles el TOC N° 2 condenó a Federico Teilletchea a la pena de efectivo cumplimiento por el delito de “Homicidio simple” y se lo detuvo inmediatamente • El fallo fue unánime y sienta un importante precedente.

El miércoles pasado se dio a conocer el fallo del Tribunal Oral en los Criminal N° 2 en el juicio que se llevó adelante contra Federico Andrés Teilletchea, imputado por un siniestro vial en la ruta provincial N° 41 ocurrido en enero del año 2012, en el que fallecieron cuatro personas oriundas de Rosario. Para los jueces, por unanimidad, consideraron al imputado culpable del cuádruple homicidio simple con dolo eventual, y lo condenó – de manera ejemplificadora – a la pena de doce años de prisión de efectivo cumplimiento, y diez años de inhabilitación para conducir. Además, se ordenó su inmediata detención en pleno recinto.

Se trató de un fallo sin precedentes, dados que estos casos generalmente se juzgan como “homicidios culposos” y las penas no son de cumplimiento efectivo. Ello, además, llevó una gran satisfacción a la familia de las víctimas que desde el luctuoso episodio comenzaron a bregar por una mayor conciencia vial a través de una ONG en la ciudad de Rosario.

El imputado es Federico Teilletchea (de Villa Lía), quien llegó en libertad al juicio dado que el hecho fue caratulado como cuádruple homicidio culposo, y se elevó en esos términos, y fue asistido profesionalmente por el doctor Rodrigo Lilo.

En tanto, la fiscalía de Juicio la llevó adelante la doctora Valeria Chapuis, y las familias tuvieron como particulares damnificados a los doctores Juan Pablo Portesi y Javier Guevara.

 

El fallo

Para el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 a cargo de los jueces Juan Tillet, Graciela Larroque y Tomás Barski, quedó acreditado que el domingo 15 de enero de 2012, Federico Teilletchea junto a sus amigos concurrieron al boliche bailable Aeropuerto a las 2 de la mañana, en un automóvil Peugeot 406 propiedad del ahora condenado. En ese lugar ingirieron bebidas alcohólicas y aproximadamente a las 5 de la madrugada emprendieron el regreso a San Antonio de Areco de dónde era oriundos.

Teilletchea llevó a dos de sus amigos y junto a uno de ellos, de apellido Aponte, emprendieron el retorno a Villa Lía  -donde se domiciliaban – haciendo una parada en una estación de servicios donde este mantuvo un cruce de palabras con una empleada del comercio y un playero que la manifestaron que no continuara manejando, evidenciando un estado de ebriedad del sujeto. Teilletchea no solo hizo caso omiso sino que salió del lugar imprimiendo una alta velocidad por ruta 8 en dirección hacia ruta 41.

Alrededor de las 6:40 de la mañana, condujo su vehículo por ruta 41 en dirección a Baradero a una velocidad no inferior a los “150 kilómetros por hora” actuando “plenamente conciente de los riesgos de su temeraria conducta conllevaba para sí y terceros, incluso con indiferencia hacia los potenciales daños”. Además, se remarcó que el imputado era chofer profesional.

Al llegar a la curva “los toros” (a 7 kilómetros del cruce entre las rutas 41 y 8), “como consecuencia del estado de intoxicación etílico que presentaba y de la alta velocidad a la que conducía, descendió a su propia banquina, y tras recorrer unos veinte metros, realizó una maniobra para volver a subir a la cinta asfáltica, realizando el rodado un derrape con su parte trasera, por el cual terminó direccionándose al carril contrario, el que invadió, embistiendo con su trompa el ángulo frontal izquierdo de un vehículo Fiat Palio que circulaba por su carril a una velocidad permitida, en sentido a Castelli”.

Martín Busalacchi, Mirta Radicci, Hugo y Facundo Sánchez viajaban en ese vehículo rumbo al balneario de Lucila del Mar, en el Partido de la Costa, para vacacionar. Con motivo del impacto recibido y las severas lesiones sufridas perdieron la vida de forma inmediata.

A su vez, el choque le produjo al acompañante de Teilletchea politraumatismos graves.

Las pericias realizadas sumadas a los testimonios que se dieron durante el debate fueron más que suficientes para echar por tierra, por un lado el lugar en el que el imputado buscó colocarse (de no haber ingerido alcohol y el de introducir una maniobra necesaria por un vehículo que lo  encandiló, lo cual no pudo probar) y se dictó en primer término veredicto de culpabilidad.

En cuanto a la calificación, los jueces tuvieron en cuenta que Teilletchea era chofer profesional y oriundo de la zona por lo que conocía el estado de la ruta y el tránsito en esa época del año. Se sumó además que al menos dos personas intentaron disuadirlo de que no continúe manejando atento a su estado de ebriedad, por lo que los jueces consideraron que “obró plenamente consciente de los posibles resultados lesivos de su conducción” y además “intensificó esos peligros” aumentando la velocidad tras haber sido advertido de potenciales riesgos.

Además, se sumó la indiferencia manifestada tras el accidente hacia las víctimas del hecho. Todo ello conllevó a que el Tribunal entendiera que actuó con “dolo eventual”. Y es por ello que se calificó como “cuádruple homicidio simple y lesiones graves en concurso ideal”, como autor penalmente responsable y se le impuso una pena de doce años de prisión de efectivo cumplimiento, inhabilitación especial para conducir por el término de diez años, accesorias legales y costas del proceso” y la detención inmediata del imputado.

Inmediatamente después de conocerse el fallo Teilletchea fue detenido y trasladado desde Mercedes por la Policía a la comisaría de San Antonio de Areco para luego ser derivado a la ciudad de Carmen de Areco.

  Share:

Author: Yesica Landola

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*