Con el agua hasta el cuello

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Selva no se va a olvidar fácilmente de este mes. Nunca su imagen estuvo tan deteriorada en las calles como en la actualidad. Tras las críticas que viene soportando por la implementación del sistema de estacionamiento medido, ahora le llegó el agua.

Tal vez por haber estado una semana internado, o tal vez porque se encuentra embriagado de victorias, el jefe comunal salió con declaraciones pocos felices sobre las inundaciones. Con fotos aéreas que mostraban la magnitud de la inundación, acusó al gobierno provincial y al nacional por el desastre. Y como cereza de la torta afirmó que todos los desagües de la ciudad estaban bien, y que La Cámpora había obstruido el operativo desplegado por el municipio. Palabras más, palabras menos.
En la mañana del lunes redobló esta estrategia: en las comunicaciones que mantuvo con distintos periodistas mostró su ira y malestar con la situación, con la oposición, y con el gobierno provincial y nacional. Dijo cosas como: “Lamentablemente hasta el 10 de diciembre del año que viene vamos a tener que convivir (sic)”, en referencia a la labor desplegada por el CDR. También dijo: “Ustarroz es una persona jodida. Tiene su ambición personal de ser intendente y haré todo lo posible para que no lo sea, porque no se lo merece a mi juicio”, dijo mostrando la otra cara del afable Carlitos.
En el Concejo pasó lo que pasó. Se escucharon duras críticas hacia el gobierno y más de un concejal ultraselvista quedó acurrucado ante la turba hostil.
Tal vez por ello Selva dio marcha atrás. En un programa de la TV Pública Mercedes (una suerte de 6,7,8 pero local) pidió disculpas por “si en algún momento tuvo algún exabrupto el día lunes” aunque no brindó precisiones. “Pido disculpas si alguien se sintió ofendido. Realmente había situaciones que me habían molestado. No tengo derecho a expresarlas porque muchas de la situaciones que se produjeron pueden tener atribuciones directamente al municipio”, confesó ante Mariano Pérez, el coordinador de prensa que conduce el magazine.
Es extraña la postura del jefe comunal que se queja de las especulaciones políticas en medio de la tragedia, pero no dudó un instante en fustigar al gobernador Scioli y al gobierno nacional cuando los vecinos –con el agua en las rodillas- clamaban por ayuda más que por discursos.
Es extraño que le moleste que un concejal tenga aspiraciones de ser intendente. Más aún cuando él fue concejal, tuvo aspiraciones de ser intendente (legítimas por otra parte) y no dudó en –por ejemplo- reducirle la planta política al entonces jefe comunal Julio Gioscio.
Más extraño es que le parezca lamentable que nos tengamos que acostumbrar a convivir. Y es que la convivencia figura entre las reglas básicas de la república.
Y muchísimo más extraño es que hace dos años –cuando un fenómeno meteorológico similar azotó la ciudad- todo haya sido culpa de la naturaleza. Por aquellos días Selva se presentaba como un fiel soldado sciolista. Entonces no figuraba en su agenda la posibilidad remota de cuestionar a la Provincia.

  Compartir:

Autor: Mesa de Noticias

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*