Caso Sofía Santillán: toda la esperanza puesta en un identikit

  • 35
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    35
    Shares

El 26 de diciembre del año pasado fue encontrado el cuerpo sin vida de la joven trans en un descampado del Ferrocarril Sarmiento • A la fecha no se logró dar con el autor del crimen y los investigadores dan a conocer un nuevo identik y descripción del homicida.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Sofía Santillán el pasado 26 de diciembre de 2016 conmocionó a la ciudad y más porque, al cumplirse el primer año de su desaparición física aún no se ha logrado dar con su homicida.

Los restos de la joven fueron encontrados en los terrenos ferroviarios cercanos al Ferrocarril Sarmiento, cerca de los galpones y las vías a la altura de calle 21. Tenía 22 años, era oriunda de Azul y desde hacía varios meses vivía en nuestra ciudad. Estaba desaparecida desde el 23 de diciembre a la noche, fecha en la que se presume se produjo su fallecimiento.

El cuerpo fue encontrado por una persona que se acercó hasta el lugar tras varios días de no dar con su paradero. La escena era desgarradora: la joven se encontraba arrojada en el suelo, entre los pastizales y la condición del cuerpo daba cuenta que habría estado fallecida en el lugar varios días. Las condiciones climáticas de ese fin de semana poco ayudaron: la lluvia y el calor de esos días se evidenciaron en sus restos y en la escena del crimen complicando el esclarecimiento, e incluso el causal del deceso que se pudo clarificar recién dos días después del hallazgo.

 

Días buscándola

Sofía era parte de un grupo de mujeres que ejercen servicios sexuales en la zona. Sin embargo, desde hacía varios meses antes de la tragedia tenía el proyecto de montar su propio taller de danzas gracias al trabajo que venían realizando desde la Oficina de Atención a la Víctima del municipio. Por motivos que se desconocen, la joven dejó de asistir a dichos encuentro y se había ido de la ciudad. Hasta poco más de un mes antes del triste descenlace que había retornado.

El viernes 23 de diciembre de 2016, a la noche, había estado en la calle 6 entre 29 y 21 junto al grupo. Se había ido con una persona que requirió sus servicios y ya no la vieron. Primero pensaron que se podría haber ido con este sujeto o con otro que pasó por el lugar, práctica que no era ajena.

Pero al día siguiente, tras llamados y mensajes no pudieron encontrarla. En un primer momento pensaron que por las fiestas había ido a visitar a su familia o amistades. Para el domingo, todos los consultados por una amiga que había estado con ella el viernes negaron saber algo sobre Sofía.

Y fue esta amiga quien volvió al predio donde la vio por última vez. Recorrió la zona y se encontró con la terrible imagen de la joven fallecida en el lugar.

Investigación

Los investigadores visualizaron diferentes cámaras de seguridad de la zona, pero no pudieron dar con elementos de interés. Los estragos de las condiciones climáticas sobre el cuerpo de la víctima no dieron ningún tipo de prueba.

Solo se podía hablar de testimonios que llevara a la investigación por “Homicidio doblemente agravado críminis causa y femicidio” hasta un culpable.

Así fue como se confeccionó un identikit  llevado a cabo por un testigo – quien sería la última persona que estuvo con Sofia Santillán, el viernes que desapareció y posteriormente fue encontrada sin vida en predios ferroviarios -.

Se difundió una imagen desde la Fiscalía Nº 3 que investiga el hecho, en el que se mostraba el rostro (según declaraciones de testigos) del presunto asesino de la joven trans.

 

Sospechoso que no era

En los primeros días del mes de enero se detuvo a un sujeto en barrio Güemes quien se encontraba prófugo de la justicia y que tendría algunas de las características señaladas por testigos a los investigadores de quien fuera la última persona que estuvo con la joven trans antes de su muerte.

El hombre, de 36 años de edad, tenía una orden de arresto por encontrarse prófugo de la justicia ya que se encontraba cumpliendo una condena de seis años y medio por tentativa de homicidio en la Unidad Penitenciaria N° 17 de Urdampilleta, de la cual salió por el beneficio de salidas transitorias en el mes diciembre y no regresó.

Una persona denunció a este sujeto aparentemente por encontrar similitudes físicas con el identikit que se difundió por parte de los investigadores. Se comenzó a investigar su paradero y se realizó el operativo para detenerlo. Una vez logrado ello, también se llevó a cabo un allanamiento fiscal en la vivienda donde se pudo secuestrar una bicicleta y ropa de características similares a las descriptas por testigos.

Sin embargo,  en rueda de reconocimiento de la que participaron cinco testigos que habían visto al homicida de Sofía (dos de ellos el día de su desaparición) que se realizó con un grupo de internos de la Unidad Penitenciaria N° 5 escogidos por la víctima y su letrado defensor de acuerdo a sus características físicas solo una persona habría reconoció al detenido.

Los días continuaron pasando y no se logró determinar que esta persona tuviera vinculación con el crimen de Sofía, a pesar de que hasta la coartada del por entonces sospechoso no se había podido probar.

A fines del mes de febrero, la única línea sobre la que se tenía esperanzas cayó: el Juzgado de Garantías N° 3 resolvió no hacer lugar al pedido de prisión preventiva del sospechoso por considerar insuficientes los elementos para vincularlo al crimen.

Al juez no le fue suficiente el hecho de que el acusado no pudiera justificar dónde estaba la noche que desapareció Sofía, y sumado a ello, entre los testigos solo habría uno que lo pudo identificar y muchas de las características dadas por personas allegadas a Sofía  que manifestaron haberlo visto la noche del 23 de diciembre y semanas previas -que confeccionaron el famoso identikit por el cual fue detenido-, no coincidían.

Tras ello, la investigación giró en torno a nuevas declaraciones de las mismas personas, familiares de Sofía y en los últimos meses varios pedidos de pericias psicológicas a las personas que estuvieron con la joven fallecida en sus últimos días.

 

Una nueva carta: un nuevo identikit

Esta semana, a pocos  días de cumplirse un año del homicidio de Sofía Santillán y sin tener a la fecha un sospechoso concreto, la autoridad judiciales y policiales intervinientes, solicita a la comunidad que toda aquella persona que tenga conocimiento de un dato que pueda considerarse de interés para llegar a la persona que cometió el crimen lo comunique directamente a la Fiscalía (02324-432358), la Comisaría de Mercedes (02324-425115) o la Dirección de Investigaciones Mercedes (02323-426507).

En su oportunidad quienes habrían tomado conocimiento directo del sujeto que ingresó al descampado con la víctima, la última vez que fue vista con vida, aportaron como descripción del mismo: un sujeto masculino, de entre 30 y 35 años, alrededor de 1,70 metros de altura,  robusto con panza, el pelo morocho corto lacio, de piel trigueña o morocho, cara redonda con la nariz “normal”, tono de voz raro (como provinciano o extranjero de país limítrofe); tenía las manos arruinadas como lastimadas con las uñas sucias, le faltaba una falange de uno de los dedos de sus manos. En ese entonces se movilizaba en bicicleta oscura con canasto delantero y portaequipaje con una bolsa en el manubrio. Además, decía ser “gitano” y haber salido recientemente de la cárcel o estar gozando en ese entonces de una libertad transitoria.

Sumado a este pedido, desde la UFI N° 3 volvieron a remitir dos identikit de los conformados oportunamente por los testigos que lo habrían visto para intentar dar con datos que puedan servir a la investigación y arribar a la detención del homicida.

 

Pocos elementos

No se lograron restos de ADN que no fueran de Sofía en una serie de muestras que se tomaron.

Según el fiscal Pedro Illanés “el fracaso de la investigación se debe a la falta de ADEN y lo que se perdió en la escena del crimen al haberse hallado el cuerpo 48 horas después de su muerte; con el prejuicio que ocasionaron sobre los restos las altas temperaturas y las lluvias en esos días” y agregó que “ello sumado a la situación de exposición que lamentablemente la víctima tenía, alejado de testigos de lo que ocurriera también fue un factor que hizo que a la fecha no pudiéramos resolver la autoría del crimen. Los dos testigos que tenemos no han aportado datos que lleven a una resolución y esperamos ahora con los identikits que estamos haciendo públicos poder tener nuevas pistas”.

Por otro lado, vale destacar que se han realizando en los últimos meses careos entre Nicol Vega, alias “Nichi” quien habría sido la última persona en estar con Sofía con vida y una hermana de la joven fallecida, y hasta se realizaron pericias psicológicas a las mujeres que estuvieron con ellas, cuyos resultados se esperan en las próximas semanas.

 

 

Para la madre de Sofía “hay gente que sabe

quién fue y no habla”

 

María Fernanda Espíndola, madre de Sofía Santillán continúa a la espera de resoluciones. “La investigación está quieta. Yo sigo sosteniendo que Tamara y Nichi saben quién fue. Para mí es sospechoso que siguieran trabajando en la zona sabiendo lo que pasó, por ejemplo”, indicó y agregó: “Mi hija hizo el careo con una de ellas y hubo un montón de contradicciones. Y a raíz de ello surgieron los test psicológicos que estamos esperando todavía”.

En cuanto a las expectativas señaló: “quiero ir a hablar con el Fiscal General para manifestarle mis expectativas. Yo no me quejo del fiscal, es muy bueno, trabaja mucho. Pero yo lo veo de mi lado: yo sé que hay gente que sabe quién fue y no habla. No existe el crimen perfecto y yo voy a ir hasta las últimas consecuencias para que mi hija descanse en paz. Yo sé que no me la van a devolver, pero espero eso”.

Por otro lado, la mujer señaló: “de tanta movilización y gente supuestamente preocupada que había me quedé sola. Todo el mundo se borró. Yo sigo sola. Cuando tengo que viajar lo hago y me ayuda la municipalidad de Azul con el viaje. Pero nadie más estuvo. Ahora se acerca la fecha de que se cumpla un año, otra fiesta más sin ella. Sufro bajones, pero yo tengo que salir adelante por mis hijos y porque se llegue a conocer la verdad y Sofía descanse en paz”.

  Compartir:

Autor: Redacción

  • 35
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    35
    Shares

1 comentario

Deja un comentario

*