Casación ratificó la absolución de Melo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tras la apelación del Ministerio Público Fiscal al considerar que no fue debidamente valorada la prueba por el TOC N° 3, el Tribunal de Casación Penal volvió a fallar en favor del ex funcionario municipal • Para Melo fue “una tranquilidad”.

En marzo de 2017 se llevó a cabo el juicio oral y público a Marcelo Melo tras el cual el Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 resolvió que las conductas por las que fue acusado “no resultaron constitutivas de los delitos de Peculado ni Enriquecimiento ilícito”, y consecuentemente, tampoco del “Incumplimiento de los deberes de funcionario”, como fuera denunciado. Melo fue absuelto tras la jornada de alegatos cuando los jueces Alejandro Caride, Eduardo Costía y Ricardo Marfía anticiparon su veredicto y una semana después dieron a conocer los fundamentos del fallo.

Tras ello, el Ministerio Público Fiscal apeló la resolución al Tribunal de Casación Penal. La Fiscalía señaló en el recurso interpuesto que el TOC N° 3 valoró “arbitrariamente” la prueba al dictar el 22 de marzo de 2018 veredicto absolutorio respecto de Melo.

Además, se remarcó que el acusado realizó una “retención indebida” de fondos de la Fiesta del Salame de 2012 y que el delito es de “pura actividad”, es decir, al margen de que no ocasionó perjuicios al erario municipal; y se sostuvo que había elementos para demostrar el enriquecimiento ilícito.

Por estos días se conoció la resolución que dictó la Sala 1° del Tribunal de Casación Penal, compuesta por los doctores Ricardo Maidana y Daniel Carral, en la que se rechazó el recurso de la Fiscalía y se sostiene la absolución del ex funcionario municipal.

Los antecedentes

En el fallo, en primer lugar se recordó la imputación realizada a Melo por parte del Ministerio Público Fiscal en su carácter de coordinador general de la 38 Fiesta Nacional del Salame Quintero que daba cuenta de que “percibió indebidamente en su caja de ahorros personal, por exclusiva orden suya, entre el 24 de enero de 2012 y el 26 de septiembre de 2012, la suma de $29.842 que artesanos participantes en el mencionado evento depositaron para reserva de sus stands, sustrayendo dicho caudal de dinero de la esfera de custodia natural que deberían haber sido la tesorería municipal y/o una cuenta bancaria a nombre del municipio”. Y que dicha maniobra “provocó un perjuicio patrimonial a las arcas municipales, toda vez que dichos depósitos se vieron menoscabados ‘al menos’ en 2.126 pesos por los gastos administrativos que la cuenta acarreó, a lo que debe sumarse la falta de una rendición circunstanciada, sumas que dejó de percibir el municipio”.

También que se hacía referencia a que el informe de movimiento de la cuenta contrastado con el listado de titulares de stands de la fiesta, se había podido establecer que diez depositantes no figuraban en el mismo, por lo que se depositaron 5.600 pesos que “al no encontrarse debidamente rendidos paran a engrosar la figura de enriquecimiento” remarcando además, que Melo no registraba otra actividad laboral que motive dichos depósitos.

En tanto, se había sostenido que “la inejecución de los principios y procedimientos básicos de la actuación funcional cuyo cumplimiento exigía su cargo como funcionario de la municipalidad (…) que exigían de su parte el ingreso inmediato de los fondos en la tesorería municipal, o bien  en una cuenta a título gratuito del Banco de la Provincia y no en una cuenta privada”.

De dicho análisis realizado por la fiscalía en la etapa de instrucción surgieron los cargos que se le imputaron a Melo.

En tanto, se recordó que para el TOC 3–  en función de la documentación que se reunió en la investigación – “las conductas comprobadas no se adecuaban a las descripciones típicas configurativas de los distintos delitos” que se atribuían a Melo.

Resolución

Tras relevar diversos fragmentos de la resolución en primera instancia, el doctor Carral – juez preopinante – señaló que “desde mi punto de vista, el “a quo” evaluó con exhaustivo detalle el material reunido en el proceso. Con este norte, juzgó que no arribó a la certeza necesaria en tal instancia para validar la pretensión fiscalista, ello toda vez que estimó insuficiente el tenor cargoso de la prueba”. A la vez que recordó que el TOC 3 sostuvo en su resolución que “a lo largo del debate la Fiscalía no aportó evidencia que permita afirmar que requiere un pronunciamiento en el fuero criminal, que Melo haya sustraído, separado o apartado dinero del erario municipal”.

Además, coincidió en resaltar que Melo “abrió esa cuenta en cuestión en el Banco de la Provincia, a su nombre con la exclusiva finalidad y como el medio que consideró más idóneo y expeditivo para la percepción de los fondos que luego de depositados allí eran rendidos por el tesorero de la comisión organizadora”.

En tanto, se remarcó que – coincidiendo con el TOC 3 – no se verificó que Melo “haya presentado al tesorero una faltante en su rendición de cuentas o la detención de un menoscabo dinerario. En conclusión, el dinero pasó a las arcas municipales y fue incluido en el presupuesto comunal aprobado”, entre otros conceptos.

Para el camarista, “el Tribunal juzgó, con acertado criterio, que la intimación propuesta por la acusación carece de sustento jurídico al resultar accesoria de los delitos ya tratados. A mi parecer, coincidencia con el razonamiento de los colegas en la instancia anterior, si existe cierta identidad entre la suma identificada desde la acusación como base del perjuicio patrimonial del erario público y aquella que diera lugar a la sospecha de enriquecimiento no justificado, corroborado la inexistencia del detrimento en las arcas públicas, en concreta relación a los hechos atribuidos, mal puede entonces derivarse de ello una imputación hacia una figura alternativa o subsidiaria como la pretendida”.

En resumen, consideró que los basamentos para dictar el veredicto absolutorio tal lo dado por el TOC 3 fue “razonable” y que “el Tribunal analizó con suficiencia e integralmente, la prueba obtenida en el curso de la audiencia de debate” y lo incorporado por lectura. En todos los aspectos el juez Maidana concordó con lo expuesto por el magistrado.

Consecuentemente, la Cámara resolvió “rechazar el recurso de casación interpuesto por la fiscalía”.

“Esta resolución me deja tranquilo”

Luego de conocer la resolución de segunda instancia, Marcelo Melo se refirió al tema. “Esta resolución me deja tranquilo, en saber que las cosas se hicieron bien. Pero, lógicamente, queda la bronca de cómo se manejó todo, como ensuciaron, y lo hicieron quedar a uno como un ladrón ante toda la gente. Fueron seis años, porque tardó eso, en que se dicte esta sentencia. Pero creo que quedó claro para la Justicia que las cosas se hacían bien”, expresó y lamentó que “a causa de esto se tuvo que cambiar la forma en la que se venía haciendo la fiesta. Digo esto porque sé que trae muchos inconvenientes hacerlo como se está realizando ahora y se podría haber seguido haciendo de otra manera”.

Por otro lado, Melo señaló: “Yo no tenía nada que ocultar. Lo que dolió es todo lo que se dijo que ninguno de los que inició estas causas ni siquiera llamaron para reconocer que estaban equivocados o disculparse. Eso demuestra que claramente hubo una animosidad”.

Respecto de si consideraba injusto que la acusación se haya dado solamente a su persona, cuando existió una comisión organizadora del evento, opinó: “Es cierto que se enfocó todo en mí, que era el coordinador. Pero de todo eso dolió que muchas de las personas que estaban en la comisión miraran para el costado o se hicieron los distraídos cuando todos los dedos me apuntaban a mí. Cada uno sabrá cómo fue que actuó en la medida que le correspondía”.

En cuanto a si, con ya dos instancias a su favor, realizaría alguna presentación por los posibles perjuicios que esto le causó, indicó que de momento no lo ha pensando y que los dialogaría con su abogado particular, Ariel Fusco. “Además, tengo entendido que todavía queda una instancia más. Creo que sería una locura que vuelvan a apelar la resolución, aunque también era una locura que esta causa que me iniciaron llegara a juicio y sucedió. No sé cuál fue el motivo para que se diera de esta manera, pero no me sorprendería que suceda visto desde ese lugar”, concluyó.

  Compartir:

Autor: Mariano Oyarzu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*