'Bocha'

‘Bocha’ Novelli: su última bandera de largada

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Derrapando. El jueves nos dejó este fierrero de alma, Domingo Carlos ‘Bocha’ Novelli, integrante de una reconocida familia de mecánicos y dirigentes.

Por Alberto F. Hassan

Domingo Carlos ‘Bocha’ Novelli tuvo su última partida el pasado jueves luego de soportar una enfermedad que su esposa Teresita y sus familiares acompañaron con gran entereza.

El taller de los Novelli fue durante años un centro automovilístico donde en 15 y 18 se recibía a una interminable cantidad de clientes, quienes eran más que eso, amigos que tenían la eficiencia del trabajo responsable e idóneo.

Don Carlos Novelli, con su socio el señor Girini, entendía bien los secretos de la mecánica junto a sus hijos “Bocha” y Mario. Siendo el jefe de familia un muy activo dirigente de nuestro querido Mercedes Automóvill Club, donde don Carlos se juntaba para jugar a las cartas esperando que Adrián Bani les diera a toda su troupe la orden de comenzar a diagramar las próximas “500 Millas Mercedinas”.

Cuando conocí a Danielito Urrutia, con quién me une una profunda amistad, ya los Novelli eran amigos del hijo del acompañante de Fangio que murió en tierra peruana el 29 de octubre de 1948 en un recordado accidente.

Con ‘Bocha’ hemos transitado largos años de amistad de una persona excelente, que con trabajo, capacidad y bondad mantuvo al pie de la letra las buenas enseñanzas de sus padres con quienes vivía en 16 y 15.

Tras la presencia de Sampol y Boetti en el Gran Premio de Turismo de 1966 con un diminuto Isard 700, fue el Bocha Novelli quién tomó la butaca derecha de los autos de Minino Sampol no sin antes acompañar a Enrique Luis Castagnola en la Vuelta de Rojas de TC de 1964 con el Ford ex-Navone y Druetta.

►Como olvidarte

Como olvidar el trabajo en la roja cupé Fiat 1500 N° 168 del Gran Premio de la Patagonia donde Minino y Bocha llevaron el nombre de Mercedes por todos los caminos del sur en una epopeya memorable que culminó con pleno éxito.

Luego vino el Peugeot 404 que volaba, como así también sus fierros, con la compra del Torino ex-Mouras en el TC, aquel carrerón del Gran Premio de la Montaña 1973 para culminar siempre junto a Sampol con la llegada de la cupé impecable del Negro Pedernera roja con fierros de Wilke y Pedersoli.

Recuerdo que en General Pico Carburando daba en un control de la primera vuelta a los nuestros en cuarto puesto delante del equipo Ford de Gradassi y el Flaco Traverso hasta que el “Chivo” no quiso más lola.

La cupé luego fue azul con una dupla inquebrantable con Caprio y Amaro acompañada en el taller y en la ruta, con aquella amistad con el sabio don Pablo Macagno y mucho antes con Maratea en el Fiat.

Entre tanto Bocha Novelli compartía el trabajo en el taller con la pérdida irreparable de sus familiares más directos y su gran compañera, esposa y amiga Teresita Palermo que ha sido un pilar relevante en vida, aferrada a cuidarlo hasta en los momentos más duros, cuando de lado quedaron las carreras, el taller, los amigos de La Perla, luego del Cabildo, para llegar a Open.

►Amigo de fierro

Domingo Carlos Novelli, un muy buen amigo fierrero que hasta se dio el puesto ya cuarentón él de correr en Karting junto a un lindo grupo de compañeros dejando siempre muy presente su condición de buena persona, defensor acérrimo de sus ideas, pero manteniendo un culto de la palabra amistad. Hasta siempre amigo…. Te extrañaremos y te recordaremos con el afecto que supiste generarnos.

Autor: Paloma Rocío Guevara

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario

*