Algún día iba a pasar

  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares

En Mercedes hace mucho que se habla de la problemática de las “motos colectivos”. Pero –entiendo yo- se juzga a sus conductores desde el auto. Y es posible que alguien le haya advertido sobre las posibles consecuencias de conducir así pero ¿tendría otra opción?.

Por Javier Guevara

Existe un comercial muy ingenioso respecto del uso del cinturón de seguridad. Pone en evidencia como los usuarios de las montañas rusas exigen el uso de medidas de seguridad y las contrasta –con frases- con la poca relevancia que le da la ciudadanía a las reglas de tránsito.

Siempre recuerdo que hace varios años ya –en la vieja Gaona- en medio de una noche tormentosa me apareció repentinamente un ciclista. Yo venía avanzaba en auto (prestado por cierto) y de la nada vi al ciclista. No fue tragedia de suerte. En ese momento y luego de esquivarlo insulté al aire. Pensé efectivamente en la inconsciencia del hombre que conducía en su bici, de noche y con lluvia. Contra todas las reglas de tránsito que había aprendido.

A los metros pensé en ese hombre que avanzaba bajo la lluvia, de noche y pensé: “tendrá otra posibilidad”?. Y llegue a la conclusión que seguramente el hombre sabía que se estaba jugando en esa vuelta a su casa (así lo imagine yo). Pero que seguramente no tenía otra posibilidad. No había caminos alternativos y ni siquiera había buenas rutas (las de hoy que son malas, son del primer mundo en comparación con aquellas).

En Mercedes hace mucho que se habla de la problemática de las “motos colectivos”. Pero –entiendo yo- se juzga a sus conductores desde el auto. De la misma forma que juzgaba a aquel hombre que iba en bicicleta por la Gaona. Dicen los vecinos que la veían a diario a la mujer avanzar en su moto llena de chicos. Y es posible que alguien le haya advertido sobre las posibles consecuencias de conducir así pero ¿tendría otra opción?.

No es este el caso, pero en muchas ocasiones se ve a las madres saliendo de la escuela colgada de chicos. ¿Cuál sería la otra opción? ¿Qué los chicos dejen de ir a la escuela?. En realidad las opciones posibles son diversas: algunas se arreglan con dinero (por ejemplo: comprarse un auto) y otras con educación y cultura (por ejemplo: tener menos hijos). Lo cierto es que ahora existen las presunciones más duras con una mujer que seguramente tiene el alma destrozada por el siniestro del cual fue protagonista.

Estos hechos que no deberían suceder, pero suceden, deberían servirle a la sociedad para entender lo complejo del tema. Y cuando se dice sociedad se habla no solo del ciudadano de a pie, sino a los funcionarios, agentes de tránsito y comunicadores.

Si de esta tragedia dolorosa no comienza a edificarse un cambio cultural, los muertos se multiplicarán por miles a pesar del esfuerzo de varios. Porque aquellos que –seguramente- caen con dureza ante la mujer que piloteaba la moto, no utilizan cinturón de seguridad en sus vehículos o llevan chicos en caja de la camioneta. Pasan semáforos en rojo o tapan el acceso para discapacitados. O sea que aquellos que son duros con la mujer, incumplen otras normas de tránsito. Claro que las que están a su alcance. Nunca llevarían cuatro chicos en una moto (porque no la usan), pero posiblemente lleven un chico más en su auto. Y es que –ya lo dice el refrán- es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.

La tragedia del miércoles algún día iba a suceder. Lo mejor que nos puede pasar como sociedad es que de ella aprendamos.

  Compartir:

Autor: Redacción

  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares

4 comentarios

una persona que vive por el cementerio ponele y trae sus hijos a la escuela 2 va a venir caminando con sus 4hijos y encima la mayoría deja a sus hijos en el colegio y se va a trabajar creo que hay que tener mas prudencia en conducir para los dos

Deja un comentario

*