Alguien te está mirando

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La presidente Cristina Fernández anunció el desplazamiento de la conducción de la ex SIDE, para quitarle el poder de las escuchas y subordinar los servicios de inteligencia al poder democrático.

(Por Javier Guevara) El anuncio realizado por CFK llega varios años tarde. Pero no por tardío, es innecesario.
“La SIDE es una policía secreta y un Estado paralelo”, dijo en 2004 Gustavo Beliz en un canal de televisión mientras mostraba la foto de Jaime Stiusso. Había asumido el cargo de Ministro del Interior poco menos de un año antes.
Mostrar esa foto le valió salir eyectado de su cargo. Y un proceso judicial que aún arrastra por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Jaime Stiusso es el nombre de ‘guerra’ de Antonio Horacio Stiles. Un hombre de 61 años, ingeniero y fanático de la tecnología. Ingresó a la SIDE en diciembre de 1972 y pasó del tímido lugar de chico de los mandados hasta convertirse en el director general de Operaciones, el cargo más importante detrás del jefe y del subjefe. Es un cargo ‘de planta’ por decirlo de alguna forma.

Estuvo en la SIDE más tiempo que Julio Grondona en la AFA. Solo que desde un lugar de menor exposición, con menos prensa y con muchísimo más poder. Y es que la información es poder. Y de eso, Stiusso –afirman– tenía montones. De todos y de todas.

Un mes después que le aceptaran la renuncia a su cargo (en diciembre del 2014), el fiscal Alberto Nisman presentó la denuncia contra CFK y apareció muerto en el baño de su casa generando un hecho político sin precedentes en el país, con amplia cobertura mediática global.

¿Tiene esto último alguna relación con aquello? Esa parece ser la hipótesis presidencial. Aunque –claro está– no la manifiestan.

Por eso CFK decidió avanzar contra el único organismo que ha reclutado a mansalva (y con la anuencia de todos los gobiernos de turno) a la mano de obra desocupada que dejó el mal llamado Proceso de Reorganización Nacional.

Es cierto que ese organismo en casi siempre fue funcional al poder de turno. Siempre es así. De la misma forma que Mauricio Macri se encuentra involucrado en escuchas realizada por Ciro James conjuntamente con Jorge ‘El Fino’ Palacios, entre otros. La información es poder. Y si la misma se obtiene en forma exclusiva, es más poder aún. Pero esas estructuras para-estatales y/o para-gubernamentales adquieren vida propia y dejan de responder a aquellos mandos naturales que lo crearon. Porque la supervivencia de esa estructura así lo indica. Y terminan atentando contra sus creadores y/o socios para sobrevivir y brindarle la red de espionaje a los nuevos actores.

La SIDE o SI es el último bastión del oscurantismo de los 70. El problema es que a lo largo de 30 años la democracia fue incapaz (sea por decisión o por impericia) de sanearlo. Y eso es necesario. No para que la muerte de Nisman no quede impune, sino para poder buscar construir un órgano eficiente, transparente y útil para los intereses nacionales, que deje de responder a intereses que poco tienen que ver con los mandatos constitucionales.

Autor: Mesa de Noticias

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

*