Aceros Borroni y una semana candente

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Durante cinco días la UOM dispuso una medida de fuerza con paro total de actividades y bloque de la planta • Un grupo de autoconvocados realizó diversas medidas planteando oponiéndose a la medida de fuerza • El viernes se dictó la conciliación.

En la última edición el secretario general de UOM Mercedes, Humberto Perdiguero adelantó la inminencia de una medida de fuerza en la fábrica Aceros Borroni.

Según indicó, sería a causa de una serie de discusiones que se habían dado en el ámbito del Ministerio de Trabajo –entre ellos el despido de un empleado – y en los que se encontraron con una “negativa total de parte de la empresa”.

Inicio de una medida

Según contó Perdiguero, a primera hora del lunes el gremio se apersonó en la fábrica y se llevó a cabo una asamblea donde se tomó la decisión de parar la planta. “La planta se paró y se bloqueó el ingreso y egreso de camiones. Muchos dicen que tomamos la planta, no fue así. Nosotros nos paramos en la puerta. Lo que estaba pasando ameritaba una intervención”, remarcó el dirigente de la UOM local y sostuvo: “Con el correr de los días la protesta se empezó a calentar. Llegaron distintas organizaciones a acompañar la situación. Les aclaré que esta es una lucha de la UOM, que la pelea era entre la fábrica y la UOM a nivel nacional y local; y que si querían venir a respaldar y dar su estímulo a los compañeros que estaban protestando lo aceptábamos. Tomamos ese respaldo y solidaridad de todos los que se acercaron”.

La medida que no fue informada al Ministerio de Trabajo continuó el martes y nadie sabía a ciencia cierta hasta cuando se prolongaría.

 

Un planteo diferente

Un grupo de trabajadores el miércoles fueron a reclamar al gremio el cese de la medida de la fuerza. Alrededor de medio centenar de trabajadores de la fábrica de Aceros Borroni se hicieron presentes en la sede de la UOM, en calle 30 entre 31 y 33 donde muchos de ellos fueron a pedir la desafiliación y en conjunto solicitar un encuentro con Perdiguero. Sin embargo y tras aguardar más de una hora no los atendió Perdiguero y se fueron manifestando la decisión de desafiliarse.

“La realidad es que nos encontramos con un paro el lunes y nunca fuimos consultados sobre eso. Nosotros no estamos de acuerdo y no nos dejan entrar a trabajar. Trajeron gente de otro lado para hacer esta medida”, comentó Oscar Casco un trabajador quien agregó: “ayer pude ingresar a trabajar y cuando salí me empujaron y me quisieron pegar. Y no soy el único. Hay muchas personas que quieren entrar a trabajar. Este hombre trae colectivo de otro lado para una medida que decidió él porque el 80% de la fábrica no está de acuerdo”.

En tanto, Cristian Ortolá explicó: “la idea de los compañeros es que se terminen las mentiras en Borroni. Para la sociedad de Mercedes pareciera que es la peor empresa y la realidad es que nosotros estamos recibiendo muchas cosas que la gente no sabe. Hay mucha gente que ha necesitado ayuda con la familia y han colaborado. Es una empresa donde se puede dialogar”.

“Lo que está pasando ahora es por cuatro personas que decidieron un día, el viernes, que iban a hacer un paro. Nosotros llegamos a la empresa como todos los días y nos encontramos con algo muy triste: las puertas cerradas, no nos dejaban entrar, ni dejar los vehículos. Y solo con ver a simple vista se dan cuenta de que es gente que no pertenece a la empresa. Son gente que viene de afuera a sembrar miedo”, manifestó y agregó: “Hoy la gente tiene miedo, porque estamos viviendo algo a lo que no estamos acostumbrados. Hay violencia, ayer (por el martes) trajeron hasta mujeres a gritar. Es un ambiente muy feo. Y eso es lo que está viendo la sociedad de Mercedes y lo que reflejan los diarios: las mentiras del secretario de la UOM. Creo que de toda la empresa no hay una sola persona que sepa los motivos de este paro. No entendemos nada de lo que está planteando. Y el despido que se dio, el chico nunca planteó que hagamos un paro. Al final siempre pierde la gente”, sostuvo.

Más tarde, otra de las trabajadoras Carina Morales denunció que “lo que queremos es trabajar. Es nuestro derecho y ellos tienen que respetarlo. Queremos que nos dejen pasar, que dejen salir y entrar a los camiones. Con esta medida los más perjudicados vamos a ser nosotros. Indudablemente esto es una situación política, nos están coartando el derecho de ganarnos el pan y mediante la violencia”

Jueves, otra movida

El jueves el mismo grupo fue al Ministerio Público Fiscal a denunciar las amenazas y la imposibilidad de prestar tareas. Con posterioridad a ello estuvieron reunidos con el Delegado Regional del Ministerio de Trabajo, Jorge Retegui a quien le solicitaron que interceda.

En la puerta del Ministerio, los trabajadores autoconvocados dialogaron con los medios. En esa oportunidad, Daniel Delvecchio agregó también que “esto parece ser más una cuestión política. No nos estamos sintiendo representados, nunca nos plantearon cuál es el problema que ellos dicen. Nosotros trabajamos ahí y no vemos  ningún problema, trabajamos con libertad y no tenemos presiones. Nosotros queremos trabajar y llevar el pan a nuestra casa”.

En tanto, cerca de las 14 horas también se reunieron con el intendente municipal Juan Ustarroz quien tras escuchar la problemática prometió entrevistarse con los diversos actores a la espera de poder destrabar el conflicto.

 

No pudieron entrar

Desde el Ministerio Público Fiscal los trabajadores le garantizaron presencia policial en el lugar el viernes a las 8:00 para ingresar. Y a esa hora se hicieron presentes las fuerzas de seguridad y un grupo de entre 30 y 40 trabajadores. Para sorpresa de todos, los manifestantes les impidieron el acceso a los empleados de la firma (sin amenazas) y solicitaron la orden de un juez para permitir el ingreso.

Tras esto –siendo ya el quinto día de inactividad- los trabajadores volvieron sobre sus pasos rumbo a la Fiscalía a ampliar la denuncia formulada.

“Nos presentamos a trabajar y no nos dejan entrar. Había un solo patrullero con dos oficiales y los que estaban haciendo la medida se nos pararon adelante y no dijeron que no pasaba nadie y no hubo manera. Y es más gente de afuera que Mercedes que la trajeron obviamente para hacer el trabajo sucio. Es un grupo muy chico de la empresa, la realidad es que la mayoría estamos del otro lado. Y no entendemos tampoco que quieren lograr con esto”, señaló Casco e indicó: “nos fuimos a la espera de que haya una intervención y podamos volver a trabajar. Nosotros no queremos ser agresivos y entrar en un conflicto. Pero nuestro derecho es poder entrar a trabajar y nos lo están quitando. Por eso nos autoconvocamos para ver cómo podemos revertir esta situación”.

Sin embargo, Perdiguero señaló: “lo que sucedió fue una plantada de los compañeros que estaban afuera. Nadie amedrentó, porque incluso los que vinieron de UOM de afuera vinieron a acompañar y a aconsejar a los compañeros. Todos los trabajadores que hicieron la medida, es cierto no estaban acostumbrado a este tipo de situaciones. Pero estas son las luchas que se dan y fueron acompañados. Lamentablemente los que se pusieron de la vereda de enfrente no entienden que también peleamos por ellos. Porque ellos hoy están bien, pero mañana a ellos se lo pueden sacar” a la vez que agregó: “Nosotros no conducimos para algunos, sino para todos. Mañana van a entender los beneficios que van a tener, porque hay mucha perversidad de parte de la empresa y se busca poner trabajadores contra trabajadores. La empresa tiene mucha soberbia e hicieron cosas para profundizar aún más la problemática. Pareciera que estaban preparando el terreno para convertir esta empresa en otra Pepsico. Fueron a la justicia, llevaron a la policía y se iba a terminar en una represión. Nosotros queríamos llevar la discusión a otro terreno donde se dialogue”.

“No queremos luchar con los compañeros. Posiblemente alguno no se sienta representado, no digo que no pueda pasar, pero nos sentaremos a charlarlo donde corresponde y le explicaremos todo”, concluyó.

 

Día de conciliación

El viernes al mediodía Humberto Perdiguero reunió a los trabajadores apostados en la puerta de Aceros Borroni y les informó que habían presentado un escrito solicitando la convocatoria a una audiencia en el Ministerio de Trabajo.

“Yo dije que iba a ser un dirigente de acción, no de omisión, ni de sedentarismo” les dijo a los trabajadores reunidos en la puerta. “Estamos contentos pero sabemos que esto no termino, hemos puesto las cosas en su lugar para que nos empiecen a mirar distintos” dijo Perdiguero y les recordó: “Todos los días, desde que arrancó el conflicto el domingo estuve con ustedes… pase lo que pase vamos a estar hasta las últimas consecuencias”, sostuvo. Y les garantizo que la medida de fuerza había sido “sobre todo deja un mensaje para la parte accionaria de la empresa”. Hacia el final de su breve alocución afirmó que el secretariado nacional estuvo acompañando la medida y que tuvieron el apoyo de otras seccionales. “El mensaje es que Mercedes va a participar en otros conflictos”, sostuvo. En el discurso de Perdiguero quedaba en claro que la medida de fuerza estaba por concluir.

Cerca de las 14 horas la empresa fue notificada de la audiencia prevista para las 17 horas.

Desde la UOM Mercedes se hizo presente Perdiguero junto al cuerpo de delegados con la representación de los doctores Enrique Sánchez y Javier Pafundi. Por parte de la empresa lo hizo su apoderado el doctor Sergio Apesteguía.

En la audiencia Apesteguía señaló que “en el día de la fecha se me hace saber de los motivos esgrimidos y los cuales habrían dado motivación al bloque efectuado a la planta industrial, el cual a este momento lleva cinco días sin poder ingresar o egresar de la misma bienes y personas impidiendo la producción y comercialización de los productos de la empresa. Entendiendo esta parte que la medida tomada por la organización gremial carece de legalidad” dijo y negó la existencia de pagos en negro, de no haber pagado premio alguno y sostuvo que el despido ya había sido tratado en un expediente al cual se refería.

Por su parte la parte gremial manifestó su malestar ante la no concurrencia de los directivos de la empresa y luego solicitó una inspección del Ministerio para determinar si existían o no pagos en negro, entre otras cuestiones.

Así las cosas cerca de las 19 horas –sin que ninguna de las partes haya solicitado la conciliación obligatoria- y cuando se estaba labrando el acta pertinente; un funcionario del Ministerio que había llegado a la ciudad a tratar esa problemática solicitó un cuarto intermedio.

Al retorno del mismo la UOM Mercedes solicitó el dictado de la conciliación obligatoria y cerca de las 20:30 horas se suscribió el acta según el cual se retrotraía la situación al momento del despido –esto es el 4 de julio- con lo cual la empresa debe reincorporar al trabajador y ordenan que las partes se abstengan de adoptar cualquier medida que pudiera implicar una modificación directa o indirecta de las relaciones laborales y se convocó a una audiencia para el 3 de agosto a las 10 horas.

  Compartir:

Autor: Redacción

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

Deja un comentario

*